Publicidad

Blogs

 

De par en par

 

Juan Simarro Fernández

Los pobres: el megáfono de Dios

 
Los pobres: el megáfono de Dios
 
La pobreza: escándalo y vergüenza humana (XXIV)

Lo que se dice del dolor y el sufrimiento en el sentido de que son el “megáfono de Dios”, se puede decir también de los pobres. Sin lugar a dudas, en el contexto bíblico, el hombre y, fundamentalmente, los pobres y sufrientes del mundo, de una manera muy especial, son el lugar sagrado por excelencia. A través de sufrimiento de los pobres, Dios nos grita hoy a los creyentes perpetuando su pasión en la de

16 DE FEBRERO DE 2010

En la Biblia hay todo un clamor no escuchado hoy suficientemente por los seguidores de Jesús. Un clamor por los pobres, por la justicia, por la denuncia de las actividades de los injustos -no tienen sentido los profetas si no los asociamos a esta causa de Dios-, un Dios, Jehová, que se hace eco del clamor de su pueblo y cuya causa culmina con la venida de Jesús, el cual, al ser preguntado por su identidad y esencia de ser el Mesías, responde que  “a los pobres les es anunciado el Evangelio” . 

 El que quiera seguir a Jesús, tener la auténtica vivencia de la espiritualidad cristiana, no tiene más remedio que asumir, a través de la vivencia de una fe activa, la causa de los pobres uniendo su grito a ese megáfono de Dios que nos anima a unirnos a la búsqueda de la justicia.  De lo contrario, nunca llegará a conocer al Dios que se revela en la Biblia. Al asumir la causa de los pobres siguiendo al Maestro y al hacerse su discípulo, no le queda otra salida que enfrentarse a la injusticia del mundo y asumirla como tarea del discípulo. Tiene que asumir que gritar a voz en cuello contra la injusticia es parte constitutiva de la espiritualidad cristiana.

También, a lo largo de este camino elegido como parte imprescindible de la vivencia de esta espiritualidad, tiene que aceptar y asumir conscientemente, guiado por la fe, que esta lucha por la justicia en el mundo no es solamente algo que afecta solamente a las estructuras de pecado que oprimen y marginan -no lo tiene que vivir solamente como una acción social-, que no afectan solamente a la vivencia de una ética sana o a una moral social liberadora de los sufrientes del mundo -no lo tiene que vivir como una cuestión ética-, sino que esa lucha forma parte integral e inseparable de la auténtica vivencia de la espiritualidad cristiana que sigue a Jesús de Nazaret y que se realiza en la práctica de los valores del Reino. Es estrictamente una cuestión espiritual, teologal, que emana del seguimiento a Jesús.

Esta lucha por la causa de los pobres, este escuchar el megáfono de Dios que habla a través del sufrimiento de sus criaturas empobrecidas y reducidas al no ser de la exclusión, tiene que ver con Dios mismo. El que se une a esta causa tiene que darse cuenta que es parte constituyente de la vivencia de una fe viva y activa y que, al enfrentarse por la fe con la injusticia del mundo, está formando parte del grito que se emite por ese megáfono de Dios que es la presencia de los pobres en el mundo.  Asumir la causa de los pobres es una cuestión teologal, de fe y de fidelidad al Maestro. 

Al unirnos al megáfono de Dios estamos mostrando al mundo el rostro del Dios que se nos revela tan directamente en su hijo Jesús. La injusticia en el mundo, el despojo y el abandono de los pobres, el robo de los injustos y acumuladores, la insolidaridad que, muchas veces, muestran los cristianos y el ponerse de espaldas al grito de los pobres, es lo que hoy está ocultando al mundo el verdadero rostro y la verdadera identidad de Dios.

El no escuchar ese megáfono de Dios que es la presencia de los pobres en el mundo, el hacerse el sordo al grito de los excluidos, es la mayor negación que los hombres pueden hacer hoy de Dios, se llamen cristianos o no. Esa insolidaridad silente, ese pasar de largo, es lo que teje el velo que oculta el rostro del verdadero Dios a los hombres que se mueven en la insolidaridad, en el egoísmo y en la avaricia como valores comunes a gran parte de la humanidad.

 Hoy, incluso entre los cristianos, ese megáfono de Dios está ensordecido por la adhesión de los hombres al consumo desmedido y a los ídolos del dios Mammón, el Dios de las riquezas que aturde el resto de los sentidos más humanos.  Ídolos y falso Dios que se nutre chupando y anulando la dignidad de los pobres a los que sacrifica de forma despiadada en los altares insolidarios del lujo y del consumo necio, ídolos y dios falso que se nutre de la acumulación, la opresión, la injusticia y la muerte.

Tenemos que revitalizar el megáfono de Dios que se muestra en la presencia de los pobres del mundo para que estos impíos idólatras sean desenmascarados, para que estos verdugos no sigan creando víctimas ante el silencio incluso de los llamados seguidores del Dios justo.

El pueblo de Dios silente ante el sacrificio y sufrimiento de los pobres e injustamente tratados, ante los humillados y ofendidos de la historia, ante los tratados como sobrante humano, está poniendo, irresponsablemente, una sordina al megáfono de Dios, no considera a los pobres como lugar sagrado en donde Dios se revela de una manera especial hoy, está viviendo una fe desarraigada de la realidad, está abandonando al prójimo sufriente y pasando de largo incapaz de ser movido a misericordia. Se ven impedidos de poder captar las dimensiones de la revelación de Dios y no pueden entender el carácter del Creador. No conocen su rostro.

Al no conocer el rostro de Dios, no saben entender el mensaje central del Evangelio: Es en lo débil del mundo donde Dios se hace fuerte. Colaboran así en la perpetuación de la pobreza y del sufrimiento, en la perpetuación de ese escándalo y vergüenza humana que se mueve en un mundo por el que no circulan los auténticos valores del Reino. Colaboran en silenciar el megáfono de Dios, del Dios justo.


 Artículos anteriores de esta serie:
   1 Pobreza: escándalo y vergüenza humana  
   2 ¿Quiénes son los verdaderos pobres?  
   3 Hambre en tres vertientes  
   4 Desarrollo no sostenible  
   5 La pobreza y los derechos humanos  
   6 Los pobres y los ídolos de Mammóm  
   7 Pobres, solidaridad y justicia  
   8 ¿Quién es mi prójimo?  
   9 Muerte: aborto versus hambre  
   10 Los pobres y su Dios  
   11 Los pobres y los bienes del mundo  
   12 Cristianos esclavizados  
   13 El sistema capitalista y los pobres  
   14 ¿Cuál es tu postura ante los pobres?  
   15 Civilización de la moderación  
   16 Navidad con corazones de carne  
   17 Navidad. Paz en un mundo sin pobreza  
   18 Navidad pobre, esperanza y amor  
   19 Erradicación de la pobreza  
   20 Formas de erradicar pobreza  
   21 La pobreza y el SIDA  
   22 Los pobres y la acreditación de Jesús  
   23 Los pobres, la justicia y el «todavía no»  
 
 

Autores: Juan Simarro Fernández

©Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

Madrid, '¿Hay Solución!' en Cristo

Un reportaje fotográfico de César Iglesias Menéndez para Protestante Digital del evento "¿Hay Solución!" celebrado en Madrid, el viernes 18 y el sábado 19, en la explanada de la Plaza de Toros de L...

Heller Gzlez., de cura a pastor anglicano

Heller González Pena, responsable de la Iglesia anglicana El Renuevo en A Coruña (Galicia), es de nacionalidad cubana. Allí estudiaba para sacerdote católico, pero tuvo una experiencia que le llevó...

Soledad y soledades (Mª Jesús Núñez)

Una entrevista a María Jesús Núñez Dios psicóloga, y escritora, sobre la soledad en nuestro tiempo. ¿Qué es? ¿por qué se produce en el siglo de la comunicacióin? ¿hay diferentes tipos de soledad? ¿...

Cumbre iDeo, jóvenes y Dios: A. Sampedro

Por primera vez en España se celebra la Cumbre Ideo de Especialidades Juveniles (5-6 de septiembre, Madrid), un ministerio dedicado al ministerio juvenil, cuyo director regional en Europa es Alex S...

Johnny Cash, profeta de la Gracia (José de Segovia)

El cantatutor Johnny Cash, "el hombre de negro", en su última etapa, hace una reflexión profunda de la fe, la vida cristiana, el sentido de la iglesia como comunidad y en especial de la Gracia de D...

El tiempo perfecto de Dios (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la verdad", nos habla de la historia de Jesús y la higuera que no daba fruto, aplicando este relato del Evangelio al concepto de tiempo perfecto p...

Cash, el hijo pródigo (José de Segovia)

Seguimos hablando de Johnny Cash con José de Segovia, y en esta segunda entrevista nos encontramos con el Cash cuya fe atraviesa caminos oscuros y tortuosos, pero que siempre lucha de alguna forma ...

Tiempo imperfecto (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la Verdad", nos habla sobre tiempo imperfecto y tiempo perfecto.

¿Por qué ser virgen hasta el matrimonio?

Dice Will Graham: "Imaginaos que estáis casados. Vuestro cónyuge os pregunta: “¿Por qué me eres tan fiel?” Y respondéis, “Bueno, cariño, porque no quiero contraer enfermedades sexuales, ni tener un...

Johnny Cash, el hombre de negro

Una entrevista a José de Segovia. Se publica ahora el disco perdido de esta leyenda de la música popular norteamericana, “Out Among The Stars”, que nos revela una fe que pasó por caminos tortuosos,...

El amor se alimenta con pequeños detalles

La psicóloga Mª Jesús Núñes da sugerencias prácticas que protegen una relación saludable y duradera de pareja. Se basan en estudios con parejas de más de 20 años casados. Y tienen que ver mucho con...

Cuando 'amor' significa 'siempre'

Actualmente es un 'milagro' ver parejas que duran. Los problemas de pareja son una causa principal de consulta en psicología. Las cifras en España son de 2012 es de 110.764 parejas rotas. Pero el ...

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar