Publicidad

Blogs

 

La voz

 

César Vidal Manzanares

Carta de Santiago: fe, salvación y obras

 
Carta de Santiago: fe, salvación y obras
 
De algunos mitos difundidos sobre el protestantismo (XI)

Intentaba yo en mi última entrega plantear el punto de vista contenido en la Biblia sobre la justificación que no es otro que el expresado por Pablo al afirmar: “por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados GRATUITAMENTE por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación”

19 DE FEBRERO DE 2010

Es algo que se repite en afirmaciones paulinas tan claras como la de que  “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por la fe sin las obras de la ley”  ( Romanos 3:28 ) o la que sostiene:  “Porque Dios es uno y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión”  ( Romanos 3:30 ).

Señalaba yo entonces que los pasajes que acentúan esta enseñanza son numerosos al afirmar la Biblia que  “el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe en Jesucristo”  ( Gálatas 2:16 ) o  “que por la ley ninguno se justifica para con Dios es evidente, porque: El justo por la fe vivirá”  ( Gálatas 3:11 ). Finalmente, manifestaba que aunque el catolicismo hace referencia a la gracia, la salvación nunca puede ser por gracia si incluye obras para obtenerla ya que tal y como señaló Pablo:  “al que obra, no se le cuenta el salario como gracia sino como deuda; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia”  ( Romanos 4:4-5 ). La fe, por lo tanto, como considera el mito católico sobre el protestantismo, no es la obra de poca calidad que permite ganar de forma barata la salvación, sino el canal que nos permite recibir la salvación que ganó Cristo en la cruz. Debe reconocerse que la diferencia entre las dos posiciones es notable y el error de apreciación – verdadero mito - de muchos católicos resulta bastante grave.

Sin embargo, esta incomprensión por parte de los católicos de la enseñanza bíblica sobre la justificación por la fe y de la posición evangélica al respecto no concluye en lo señalado en mi última entrega. De hecho,  hay otros dos mitos estrechamente entrelazados con él. El primero afirma – supuestamente basándose en la carta de Santiago – que puesto que la fe sin obras es muerta, la justificación también es por las obras; el segundo insiste en que el protestantismo deja aparte las obras ya que se aferra a un concepto laxo – y falso – de la salvación.  Ambas afirmaciones – que se siguen repitiendo – carecen de base real. De entrada, Santiago no dice en ningún lugar que la fe más las obras justifica contradiciendo a un Pablo que afirma que la justificación es por fe sin obras. Lo que Santiago afirma es que mediante las obras y no sólo mediante la fe  se puede ver  que alguien está justificado ( Santiago 2:24 ) e igualmente señala que la fe entendida como una obra – precisamente lo que muchos católicos piensan erróneamente que creen los protestantes – no es aceptable ya que eso podrían incluso alegarlo los demonios. Contra lo que afirma el mito, lo cierto es que no hay un solo protestante que no comparta esa visión de Santiago.

 Y aquí entramos en el tema del papel de las obras en la vida del creyente. La posición clara al respecto la expone Pablo – en armonía con Santiago – en  Éfesios 2:8-10 :  “por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no es de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe, porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” . Justo el proceso descrito por Pablo es el que creemos los protestantes. Primero, la salvación es por gracia y nos la apropiamos por medio de la fe sin obras. Pero precisamente cuando ya hemos sido salvados y justificados por la fe sin obras, caminamos en las obras. En otras palabras, mientras que el catolicismo insiste en que hay que hacer obras para salvarse, la Biblia – y si se me permite, los evangélicos – enseña que hacemos obras porque YA somos salvos y hemos sido justificados por la fe. Así, las obras no son precio para obtener la salvación, sino muestra de gratitud porque YA hemos sido salvados. No puedo detenerme en ello ahora, pero creo que sería interesante reflexionar sobre porqué las naciones católicas han sido parcas en grandes obras y atrasadas frente a las protestantes que no pocas veces han tenido menos recursos económicos. Sí me permito apuntar que quizá se deba a que el protestantismo ha sabido siempre que las obras son fruto de la fe en la salvación y no instrumento para obtener la salvación. Se trata de un factor que - como ya señaló en su día el catedrático de economía Jesús Prados Arrarte - bastaría para explicar el triunfo de la pequeña, pobre y protestante Inglaterra sobre la pujante e imperial, pero católica, España.

 Debo hacer todavía una última observación sobre las obras. Ya he indicado que la enseñanza sobre la fe muerta que no se manifiesta en obras no es propia del catolicismo sino que la comparten sin discusión los protestantes.  Sin embargo, la Biblia también habla de obras muertas ( Hebreos 6:1 ) que es un tema eludido sistemáticamente por los católicos quizá porque no se han detenido a pensar en él. Quisiera sugerir humildemente que sería útil para muchos católicos reflexionar si las obras que consideran meritorias para su salvación aparte de no poder serlo porque la Biblia enseña que la justificación es por la fe sin las obras, por añadidura no resultan totalmente muertas ya que se realizan aparte de las enseñanzas de las Escrituras. Permítaseme la osadía de poner algunos ejemplos de prácticas piadosas al respecto.

Por ejemplo, ¿dónde enseña la Biblia que el uso de cilicio es una obra agradable a Dios? ¿Dónde enseña la Biblia que el culto a las reliquias es grato a Dios? ¿Dónde enseña la Biblia que la repetición de ciertas oraciones en ciertos lugares no sólo es meritoria sino que además reduce el tiempo que se pasa en el purgatorio? ¿Dónde enseña la Biblia que la abstención de ciertas comidas o prácticas inocentes en si pueden llevar a Dios a conceder determinadas peticiones que van desde la curación de un familiar a aprobar un examen? ¿Dónde enseña la Biblia que someterse a ciertos sufrimientos – por ejemplo, llevar una piedrecita en el zapato o dormir en el suelo – ayuda espiritualmente? Podría multiplicar los ejemplos – de hecho, algunas de estas prácticas ha sido aducida en el proceso de beatificación de Juan Pablo II y son enseñadas por sacerdotes y téologos – que todos conocemos en católicos laicos y religiosos y me permito – discúlpese de nuevo mi atrevimiento - formular una pregunta: ¿ésas son las obras enseñadas por Dios en Su Palabra o caen en la categoría de obras muertas, de sacrificios no exigidos ni aconsejados por el Señor? Dejémoslo ahí de momento porque de sacrificios impuestos en contra de la enseñanza de la Biblia seguiré hablando, Dios mediante, la semana que viene.

 Continuará: Obispos casados 


 Artículos anteriores de esta serie:
   1 Juan Calvino y la Inquisición  
   2 Enrique VIII y los protestantes ingleses  
   3 Inglaterra y María la sanguinaria  
   4 Cisneros ¿precursor de la Reforma?  
   5 Juan de Valdés y la Reforma en España  
   6 Juan de Valdés huye de la Inquisición  
   7 Españoles del siglo XVI con la Reforma  
   8 Las ekklesias y «la» Iglesia católica  
   9 La verdadera Iglesia no tiene Papa  
   10 Salvación por gracia, no por obras  
 
 

Autores: César Vidal Manzanares

©Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Comentarios (1)

 
Id Autor/Fecha Comentario
1

Adrian

28/02/2014 22:23h

Entonces si tengo Fe y digo que Jesus es mi Salvador y por si acaso se me pasa hacer alguna obra de beneficencia o ayudar a mi prójimo o si me enojo con mi prójimo y lo insulto, solo tengo que pedirle a Jesucristo perdón y listo, sigo siendo salvo! A pesar de lo que dice en Mateo 25, 31-46.

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

'Siete palabras’ (Jesús en la cruz, S. Park)

Stuart Park, evangélico de rigurosa formación teológica y filológica acaba de publicar el breve libro “Siete Palabras” (Ed. Camino Viejo, Valladolid. Sigue la traducción RV60: “Padre, perdónalos, p...

El Dios de la ternura: Carlos Duarte (poemas)

Carles Duarte, poeta catalán de larga trayectoria y reconocimiento. Deleitó a los asistentes como rapsoda, con su altísima poesía de trasfondo bíblico, fil osófico y espiritual que leyó en traducci...

¡Que Jesús entre en la Iglesia! A. Sampedro

Entrevista al compositor y conferenciante Alex Sampedrol, recientemente nombrado nuevo director para Especialidades Juveniles España/Europa, sobre la realidad de la iglesia y los jóvenes, que ha re...

Santiago en carta y música: Samuel Arjona

Entrevista a Samuel Arjona sobre "A Cielo Abierto", lanzado el pasado otoño. se inspira en la carta de Santiago. Samuel Arjona se rodea de músicos de gran calidad y reconocidos colaboradores (Franc...

Cristianos en la radio y radios cristianas

Viviana Rivero, Roberto Velert y Julio Pérez. Debate con la la escritora Viviana Rivero, creyente con éxito en el mundo editorial que aparece con frecuencia y gran audiencia en medios de su país; R...

Jesús y el fin del sueño de Lennon: José de Segovia

Entrevista a José de Segovia sobre el libro de Foenkinos sobre la biografía de John Lennon "El sueño se acabó". ¿Quién fue realmente Lennon? es la pregunt a que intenta responder este libro. Sin du...

Escrito en piedra, Dios como autor: D. Jándula

Conferencias del escritor Daniel Jándula con el tema “Escrito en piedra”, en el encuentro de la Alianza de Escritores y Comunicadores Evangélicos (Adece) que celebró su encuentro anual el pasado 4 ...

'Soy egoista', libro de Edmundo Hernández

Entrevista a Edmundo Hernández, mexicano afincado en España, líder juvenil, músico, y autor del libro "Soy egosita". Una entrevista de Daniel Oval en Espacio Joven.

El Giralt-Miracle más íntimo y espiritual

El crítico de arte, historiador e impulsor cultural Daniel Giralt-Miracle recibió este pasado 4 de abril el premio Personalidad del Año, concedido por la Alianza de Escritores y Comunicadores Evang...

Entrevista a Daniel Giralt-Miracle

El crítico de arte, historiador e impulsor cultural Daniel Giralt-Miracle recibió este pasado 4 de abril el premio Personalidad del Año, de la Alianza de Esc ritores y Comunicadores Evangélicos. Le...

El camino espiritual de Los Beatles

El periodista y teólogo José de Segovia, nos habla del "Evangelio según los Beatles" al hilo del libro sobre John Lenon que ha escrito David Foenkinos en la biografía "El sueño se acabó". Una entre...

'Jesus on the web': Israel Montes

Los jóvenes de la Iglesia Evangélica de Ponferrada, han programado una interesante semana evangelística en las redes sociales creando “Jesus on the web”. Una entrevista a Israel Montes de Daniel Ov...

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar