Publicidad

Blogs

 

Claves

 

Wenceslao Calvo

La «tragedia» del aborto

 
La «tragedia» del aborto
 
Falacias sobre el aborto (XVI)

Una de las expresiones en torno al aborto que bien merecen una reflexión es ´la tragedia del aborto´. Aparece en los escritos y declaraciones de personas de distintas tendencias en España, también cristianos, y por medio de la misma se quiere expresar por un lado la profunda preocupación que un asunto de vida o muerte (más bien de muerte), como es el aborto, les produce, pero por otro se quiere también tener en cuenta q

11 DE JUNIO DE 2010

De manera que los usuarios de la expresión ´la tragedia del aborto´ habrían encontrado en la misma una frase que reuniría por un lado sus escrúpulos morales por la eliminación de una vida en ciernes y por otra su consideración ante el peso que han de soportar las mujeres que toman esa decisión.

Es decir,  los partidarios de ese dicho estarían en una posición intermedia entre aquellos que propugnan el aborto libre como un derecho de la mujer y aquellos que defienden la preeminencia de la vida del que ha de nacer.  Con los primeros, con su ética materialista, no pueden identificarse, so pena de caer en la culpabilidad de ser cómplices de algo moralmente reprobable, pero para no quedar atrapados en la otra opción, que es defendida por organizaciones conservadoras o ultra-conservadoras, con la consiguiente descalificación que eso conlleva, han buscado una tercera vía en la que toman algo de las dos partes, sin identificarse con ninguna de ellas. Y así es como ´la tragedia del aborto´ ha venido a ser un enunciado de esa postura intermedia. Por ella pretenden huir de dos males igualmente nefastos: la trivialización del aborto y el encasillamiento indeseable.

Lo que ocurre es que  esa expresión puede ser falsa desde el punto de vista sociológico y engañosamente insuficiente desde el punto de vista ético.  Sociológica y políticamente desde el Ministerio de Igualdad se trata de eliminar toda relación entre aborto y moralidad, dado que el no nacido es un ser vivo pero no un ser humano. De este modo se procura que cualquier matiz trágico desaparezca de la conciencia de la mujer que está calibrando tomar esa decisión. Después de todo si lo que elimino es algo pero no alguien, no es demasiado trágico hacerlo y si además las leyes me garantizan el derecho de hacerlo sin dar explicaciones a nadie, cualquier atisbo de tragedia se disuelve como el azúcar en líquido caliente, pues las razones me las doy a mí mismo y eso es suficiente.

Todo lo que sea fomentar la vía de la normalización del aborto desde instancias gubernamentales es bienvenido, un ejemplo de lo cual serían las facilidades dadas a las adolescentes que quieran hacerlo sin conocimiento de sus padres. Si el aspecto trágico es, por su propia naturaleza, un impedimento, es evidente que hay que eliminarlo a toda costa del panorama del aborto.

El único factor que puede alimentar ese aspecto trágico en el hecho de abortar es la conciencia, de ahí que sea necesario remodelarla para que no siga siendo un elemento perturbador, siendo imprescindibles para ello dos cosas: (1) cambiar la moral y (2) implantar la nueva en las conciencias, especialmente en las nuevas generaciones, sin olvidar a las antiguas.

Desde el punto de vista ético la expresión ´la tragedia del aborto´, aunque a primera vista parece ser suficientemente sólida para expresar el rechazo hacia la trivialización del aborto, al final se puede convertir en una comprensión más o menos encubierta del mismo. Porque es verdad que hay una tragedia envuelta, lo que ocurre es que se trata de una tragedia que experimentan dos partes de maneras muy diferentes. Para una parte (la mujer que va a ser madre) puede ser un trauma, aunque ya hemos visto que la política dominante tiende a hacer desaparecer ese aspecto, pero para la otra parte (la criatura que ha de nacer) la tragedia consiste, ni más ni menos, en pasar de vida a muerte. Es decir, puede haber una tragedia para ambas partes, pero para una es más tragedia que para la otra y la idea final es que la tragedia sea solo para una parte. Por lo tanto, la frase ´la tragedia del aborto´ no es equitativa. Y al no serlo es injusta, porque no es completamente verdadera.

Trágico es un accidente, un suceso en el que lo imponderable es el factor dominante. Pero lo trágico que es provocado por la voluntad humana puede ser conceptuado como condenable. Por eso un aborto natural es una tragedia, pero un aborto selectivo es una tragedia y algo más. Y ese algo más es precisamente el aspecto repulsivo que los partidarios de la frase ´la tragedia del aborto´ quieren evitar. Se trata de no criminalizar ni condenar porque la mujer ya tiene bastante con esa decisión, que es su tragedia.

 El problema es que hay una vida humana que será eliminada deliberadamente, sin que nadie pueda impedirlo si ésa es la voluntad de la mujer. ¿Es eso solamente una tragedia?  ¿Nos atreveríamos a calificar de esa manera una muerte violenta en la que una parte está indefensa? ¿No resultaría a todas luces insuficiente y hasta lesiva para la parte más perjudicada?

Comprendo a los que usan la frase ´la tragedia del aborto´. Con ella no quedan en la posición de acusadores, ni se ven expuestos al papel de intransigentes o hipócritas que una sociedad cada vez más permisiva con lo malo adjudica a los que valoran el aborto como algo peor que una tragedia. A nadie le gusta ser conceptuado peyorativamente. El dilema es que estamos frente algo ante lo cual no hay escapatoria posible, ni siquiera con frases en las que se quiere decir algo, pero no del todo, para no ofender.

La cuestión es que para no ofender a una parte se ofende a la otra parte, que es la que se lleva la peor parte. Aunque pensándolo bien, como esa parte no tiene nombre ni nadie le ha visto el rostro y tampoco es un  lobby  influyente que nos pueda estigmatizar, es fácil de ofender sin que la conciencia nos lo reproche.


 Artículos anteriores de esta serie:
   1 Falacias sobre el aborto  
   2 Aborto y cristianismo del siglo III  
   3 Aborto y cristianismo en el siglo IV  
   4 Gregorio de Nisa y el aborto  
   5 Las ratio seminalis y el aborto  
   6 Antiguo Testamento y aborto  
   7 Aborto y defensa de los débiles  
   8 La simiente de la mujer y el aborto  
   9 Antiguo Testamento y los no nacidos  
   10 Éxodo y su famoso texto sobre el aborto  
   11 Mi embrión vieron tus ojos  
   12 Desde el vientre  
   13 En pecado me concibió mi madre  
   14 La criatura saltó en su vientre  
   15 La madre de mi Señor  
 
 

Autores: Wenceslao Calvo

©Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

Amor y pareja (3): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Amor y pareja (2): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Amor y pareja (1): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Cómo combatir la soledad (M.J. Núñez)

Dice la psicóloga María Jesús Núñez: "Las consultas de psicología están llenas de personas que se sienten solas, decepcionadas, que se resisten a romper una relación por miedo a la soledad posterio...

Heller Gzlez., de cura a pastor anglicano

Heller González Pena, responsable de la Iglesia anglicana El Renuevo en A Coruña (Galicia), es de nacionalidad cubana. Allí estudiaba para sacerdote católico, pero tuvo una experiencia que le llevó...

Soledad y soledades (Mª Jesús Núñez)

Una entrevista a María Jesús Núñez Dios psicóloga, y escritora, sobre la soledad en nuestro tiempo. ¿Qué es? ¿por qué se produce en el siglo de la comunicacióin? ¿hay diferentes tipos de soledad? ¿...

Cumbre iDeo, jóvenes y Dios: A. Sampedro

Por primera vez en España se celebra la Cumbre Ideo de Especialidades Juveniles (5-6 de septiembre, Madrid), un ministerio dedicado al ministerio juvenil, cuyo director regional en Europa es Alex S...

Johnny Cash, profeta de la Gracia (José de Segovia)

El cantatutor Johnny Cash, "el hombre de negro", en su última etapa, hace una reflexión profunda de la fe, la vida cristiana, el sentido de la iglesia como comunidad y en especial de la Gracia de D...

El tiempo perfecto de Dios (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la verdad", nos habla de la historia de Jesús y la higuera que no daba fruto, aplicando este relato del Evangelio al concepto de tiempo perfecto p...

Cash, el hijo pródigo (José de Segovia)

Seguimos hablando de Johnny Cash con José de Segovia, y en esta segunda entrevista nos encontramos con el Cash cuya fe atraviesa caminos oscuros y tortuosos, pero que siempre lucha de alguna forma ...

Tiempo imperfecto (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la Verdad", nos habla sobre tiempo imperfecto y tiempo perfecto.

¿Por qué ser virgen hasta el matrimonio?

Dice Will Graham: "Imaginaos que estáis casados. Vuestro cónyuge os pregunta: “¿Por qué me eres tan fiel?” Y respondéis, “Bueno, cariño, porque no quiero contraer enfermedades sexuales, ni tener un...

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar