Publicidad

Blogs

 

mARTES

 

José de Segovia Barrón

Wilde y su retrato de Dorian Gray

 
Wilde y su retrato de Dorian Gray
 
La nueva adaptación al cine de la obra de Oscar Wilde, El retrato de Dorian Gray (1891), trae de nuevo a la actualidad un clásico, que es cada vez más leído en clave cristiana. Hubo un tiempo en que la figura de Wilde se consideraba el más claro ejemplo de la decadencia moral victoriana. Los estudios más recientes insisten sin embargo, no sólo en la fe que aparece al final de su vida –antes de morir de sífilis el año 1900–, sino a la atracción que sintió por el cristianismo desde su infan

22 DE JUNIO DE 2010

El director Oliver Parker afronta con esta película su tercera adaptación de una obra de Wilde –tras  Un marido ideal  (1999) y  La importancia de llamarse Ernesto  (2002) –. Adopta sin embargo esta vez una lectura fantástica, intentando adaptar el relato clásico a los hábitos de consumo del público contemporáneo, convirtiéndolo en un descafeinado terror posmoderno, carente de todo interés. Lo único que se reconoce ahora de la novela es el personaje de Lord Henry Wotton –magníficamente interpretado como siempre por Colin Firth, en el papel del sofisticado y deslenguado iniciador de Dorian Gray al mundo hedonista–.

El deshilvanado tono general hace que la actuación de Firth parece que vaya por su cuenta. Aunque sea realmente él quien hace creíble la transición del cinismo a la dolorosa autoconciencia de su personaje. El protagonista de  El príncipe Caspian  (Ben Barnes) carece de toda malevolencia, para mostrar el proceso de perversión del protagonista. Le quita así fuerza e intensidad a esta exploración de la corrupción de un alma, que logró Wilde en este magistral relato sobre la belleza, el placer y la vanidad.

 ¿MORAL DECADENTE? 
El retrato de este joven hermoso, que envejece para que él permanezca joven, se enraíza en la tradición de  Fausto , por el cual alguien intenta vender su alma al diablo, para alcanzar la inmortalidad. El pintor Basil Hallward retrata de esa manera al artista puro, enamorado de la belleza platónica y cultivador de la juventud como culto sagrado. ¿Se trata del propio Wilde enamorado de ese joven y guapo poeta, llamado también John Gray, que el escritor amó y admiró?

  
 Wilde es uno de esos pocos autores que despierta tanto interés por su vida como por su obra. Su tumba en el cementerio de Pére-Lachaise, la casa en la que nació en Dublín o vivió en el barrio londinense de Chelsea –con su esposa y sus dos hijos–, se han convertido en lugar de peregrinación para muchos de sus lectores.

La prisión de Wilde sin embargo en la cárcel de Reading en 1895, a causa de la acusación de haber tenido relaciones homosexuales con Lord Alfred Douglas, le convirtió en un símbolo para el movimiento  gay.  Sus últimos tres años en París –tras su liberación en 1897–, son sin embargo de descubrimiento de la fe católica ortodoxa, no de búsqueda de los placeres de la carne. Esta perspectiva ha dado nueva luz a obras como  El retrato de Dorian Gray… 

 “LA VERGONZOSA ORTODOXIA DE WILDE” 
 El profesor de la Universidad de Ontario (Canadá), Michael Buma, publicó el año 2005 un artículo académico en la revista de estudios victorianos  Victorian Newsletter,  cuyo título ya lo dice todo:  El retrato de Dorian Gray, o la vergonzosa ortodoxia de Oscar Wilde.  En él defiende el carácter profundamente moral del relato de Wilde , como el mismo reconoció en una carta al creador de  Sherlock Holmes,  Arthur Conan Doyle, cuando dijo en 1891: “No puedo entender cómo pueden tratar mi  Dorian Gray  de inmoral”.

En una carta a la revista  St. James Gazette,  escribe Wilde que su obra: “es una historia con una moral, y la moral es ésta: Todo exceso, así como toda renuncia trae su propio castigo”. El problema es que es él mismo quien dice en el prefacio de la obra que “no existen libros morales o inmorales”, sólo “bien o mal escritos”. ¿No está defendiendo el arte por el arte?

Según el profesor Buma, “lo último que Wilde quería parecer era ortodoxo”. Estos comentarios pretendían “oscurecer el hecho de que había escrito un libro de evidente moral cristiana”. El problema tiene que ver con el doble sentido de la palabra “moral” en inglés, que generalmente suele significar “enseñanza o lección práctica de una ficción o fábula” –o sea moraleja–, pero que también puede tener la acepción que Wilde prefiere de “sentido o significado” –lo que encaja mucho más con la actual teoría narrativa postmoderna–.

 LA SUTILIDAD DEL MAL 
La primera generación de críticos de la obra reaccionaba negativamente ante la moral de una historia que veía dominada por la presencia del mal. Este adquiere en la narración de Wilde, el sentido claro bíblico de pecado.  El retrato de Dorian Gray  es una novela que se sumerge en los abismos de mal, desde la perspectiva cristiana de un universo en el que Dios existe y hace al hombre responsable de su bondad o maldad. 

 
 Al principio, la Biblia presenta al hombre y la mujer en un mundo que no ha sido todavía arruinado. El mal entra en el Edén ( Génesis  3 ) por una entidad externa, la Serpiente, que tienta a Adán y Eva a comer del fruto del árbol prohibido. Al hacerlo, irrumpe el pecado en el mundo. Al ser expulsados del Paraíso, no sólo experimentan problemas y dificultades, sino que su propia naturaleza moral ha cambiado. El mal está en su interior. Como Dorian dice a Basil: “cada uno de nosotros tiene el Cielo y el Infierno dentro de él”.

 En la novela, Lord Henry actúa de forma similar a la serpiente del Edén. Como Adán y Eva, Dorian es seducido a pensar que puede pecar sin sufrir mal.  “La única manera de librarse de la tentación es ceder ante ella”, dice una famosa frase del libro. “Todos los impulsos que nos esforzamos en estrangular se multiplican en la mente y nos envenenan” –dice Lord Henry– “que el cuerpo peque una vez, y se habrá librado de su pecado, porque la acción es un modo de purificación”. Ya que para él, “después no queda nada, excepto el recuerdo de un placer o la voluptuosidad de un remordimiento”.

 ¿”UN NUEVO HEDONISMO”? 
La mala influencia de Lord Henry está siempre envuelta en el ingenio, la observación y el encanto. Es manipulador, sinuoso, insidiosamente astuto. Nos desvela la sutilidad del mal. En la película  Sospechosos habituales  (1995), el personaje de Kevin Spacey nos recuerda que “el mayor truco que el diablo ha inventado, es hacer que el mundo crea que no exista”. Eso es lo que hace Lord Henry con Dorian Gray.

  
 Lord Henry se presenta como un observador indiferente. No parece actuar con malicia, pero pervierte a Dorian. Tras su aspecto de inofensiva decadencia epicúrea, está el  superhombre nietzschiano , que cree haberse librado de las restricciones de una moralidad impuesta. Su propósito en la vida es “estar en armonía con uno mismo”.

El error de Lord Henry es el del personaje de Satanás en  El Paraíso perdido:  “Mejor reinar en el Infierno, que servir en el Cielo”. Su posición moral es similar a la del diablo, la antigua Serpiente del Edén, tentando a Dorian a seguir un “nuevo hedonismo”, ya que “no hay nada en el mundo excepto la juventud”.

 La actualidad de la obra de Wilde no puede ser más evidente: un nuevo hedonismo, el culto a una eterna juventud , cuando se trata de la vanidad de una belleza temporal… Esta historia podría ser un perfecto retrato de nuestra época. Son las falsas promesas que el mundo nos sigue ofreciendo todavía hoy.

 EL PODER DEL ENGAÑO 
El principal esfuerzo de Satanás en la Biblia es recomendar, promover, ayudar, seducir y confirmar nuestra inclinación a pecar. Cuando pecamos, le damos “cabida al diablo” ( Efesios  4:27 ). Su interés no es asustar con efectos estrafalarios, como en las películas de terror, sino corromper a los hombres con falsas promesas y malos pensamientos. Se trata de la destrucción de la fe.

Porque ¿cuál es la raíz del pecado? No estar satisfecho con todo lo que Dios es para nosotros en Cristo Jesús. Es la incredulidad en la superabundante gracia de Dios. Poner nuestra confianza en cualquier otra cosa que no sea Dios, es lo que nos hace pecar. Caemos así en el poder del engaño de confiar en nosotros mismo o cualquiera de las cosas que Dios nos da.

Satanás arroja dudas desde el principio sobre la bondad de Dios. Su meta es socavar nuestra confianza en Él, para que creamos que la promesa del pecado es más satisfactoria que la Promesa de Dios. Su única esperanza de triunfo es esconder de nuestra mente la verdad y la belleza de Cristo ( 2  Corintios  4:4 ).

 Cuando nuestra sed de alegría, sentido y pasión, se satisface en las promesas de Cristo, el poder del pecado es quebrado. Esa es la fe que vence a la mentira, la confianza en lo que Dios es para nosotros en Cristo Jesús. ¡No hay otra belleza que dure para siempre! 
 

Autores: José de Segovia Barrón

©Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

Amor y pareja (1): J.A: Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Cómo combatir la soledad (M.J. Núñez)

Dice la psicóloga María Jesús Núñez: "Las consultas de psicología están llenas de personas que se sienten solas, decepcionadas, que se resisten a romper una relación por miedo a la soledad posterio...

Madrid, '¿Hay Solución!' en Cristo

Un reportaje fotográfico de César Iglesias Menéndez para Protestante Digital del evento "¿Hay Solución!" celebrado en Madrid, el viernes 18 y el sábado 19, en la explanada de la Plaza de Toros de L...

Heller Gzlez., de cura a pastor anglicano

Heller González Pena, responsable de la Iglesia anglicana El Renuevo en A Coruña (Galicia), es de nacionalidad cubana. Allí estudiaba para sacerdote católico, pero tuvo una experiencia que le llevó...

Soledad y soledades (Mª Jesús Núñez)

Una entrevista a María Jesús Núñez Dios psicóloga, y escritora, sobre la soledad en nuestro tiempo. ¿Qué es? ¿por qué se produce en el siglo de la comunicacióin? ¿hay diferentes tipos de soledad? ¿...

Cumbre iDeo, jóvenes y Dios: A. Sampedro

Por primera vez en España se celebra la Cumbre Ideo de Especialidades Juveniles (5-6 de septiembre, Madrid), un ministerio dedicado al ministerio juvenil, cuyo director regional en Europa es Alex S...

Johnny Cash, profeta de la Gracia (José de Segovia)

El cantatutor Johnny Cash, "el hombre de negro", en su última etapa, hace una reflexión profunda de la fe, la vida cristiana, el sentido de la iglesia como comunidad y en especial de la Gracia de D...

El tiempo perfecto de Dios (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la verdad", nos habla de la historia de Jesús y la higuera que no daba fruto, aplicando este relato del Evangelio al concepto de tiempo perfecto p...

Cash, el hijo pródigo (José de Segovia)

Seguimos hablando de Johnny Cash con José de Segovia, y en esta segunda entrevista nos encontramos con el Cash cuya fe atraviesa caminos oscuros y tortuosos, pero que siempre lucha de alguna forma ...

Tiempo imperfecto (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la Verdad", nos habla sobre tiempo imperfecto y tiempo perfecto.

¿Por qué ser virgen hasta el matrimonio?

Dice Will Graham: "Imaginaos que estáis casados. Vuestro cónyuge os pregunta: “¿Por qué me eres tan fiel?” Y respondéis, “Bueno, cariño, porque no quiero contraer enfermedades sexuales, ni tener un...

El amor se alimenta con pequeños detalles

La psicóloga Mª Jesús Núñes da sugerencias prácticas que protegen una relación saludable y duradera de pareja. Se basan en estudios con parejas de más de 20 años casados. Y tienen que ver mucho con...

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar