Publicidad

Blogs

 

mARTES

 

José de Segovia Barrón

Los huérfanos de la tormenta y el Sr. Fox

 
Los huérfanos de la tormenta y el Sr. Fox
 
Hay una cierta sensación de melancolía, pérdida y orfandad, cuando uno se enfrenta a la infancia no recuperada. La última película de Wes Anderson, Fantástico Sr. Fox –que todavía se proyecta en un cine de Barcelona, aunque está a punto de salir en DVD el mes que viene– no es un film de animación propiamente para adultos, pero tampoco especialmente para niños. Es simplemente una fábula –inspirada en el libro de Roald Dahl, El Superzorro (1970), que acaba de reeditar <

20 DE JULIO DE 2010

La obra del escritor galés –que estoy leyendo cada noche a mi hijo de 6 años, Edén, antes de ir la cama– es uno de esos extraños relatos que ironiza sobre el comportamiento humano con amor y sordidez. El cuento tradicional encontró un lenguaje, que servía tanto para dormir al niño, como para despertar al adulto. Su desconcertante lectura –ahora que nadie nos los lee– nos hace explorar partes del alma humana que a veces olvidamos, capturando algunos de los peores instintos de la infancia, que luego aprendemos a ir tapando con mucha hipocresía y diplomacia.

El zorro con traje y corbata del cuento de Roald Dahl –rescatado por Wes Anderson–, nos invita a salir de las madrigueras, en busca de la luz del día. Después de renunciar –aparentemente– al denostado vicio social de robar gallinas, le asalta el instinto natural de expresarse, discutir y devorar como lo que realmente es, un ser salvaje. Su conflicto moral arrastrará a la miseria a toda la comunidad animal.

 LA INFANCIA NO RECUPERADA 
 Tras la supuesta inocencia de  El superzorro,  se esconde el humor negro y sentido crítico de un escritor que ha desvelado el lado oscuro del ser humano.  Libros como  Charlie y la fábrica de chocolate  (1964) o  Danny, el campeón del mundo  (1975), contienen ya de forma embrionaria la perversidad que encontramos en  Mi tío Oswald  y sus  Relatos de lo inesperado  (1979) –llevados varios de ellos a la televisión por Hitchcock y uno de ellos al cine por Tarantino–.

Las películas de Wes Anderson ( Los Tenenbaums, Life Aquatic  o  Viaje a Darjeeling ) muestran el rencor y la desolación, que dejan pérdidas reales, apenas mencionadas. Su melancolía oculta la gracia –que sigue a la tormenta–, cuando sus protagonistas encuentran un lugar cálido y mullido, en busca del hogar que jamás han tenido.

  
 Los conflictos entre padres e hijos caracterizan a una generación, que hermosamente Carlos Losilla ha calificado de  huérfanos de la tormenta .
  Son directores como Tim Burton ( Alicia en el país de las maravillas ) o Spike Jonze ( Donde viven los monstruos ), que se repliegan a los espacios más íntimos de unas fantasías al margen de “las inclemencias de la imagen real” (Jaime Pena). Cuando el entorno se hace inhóspito, el territorio de la niñez se convierte en uno de los refugios más frecuentados.

Las figuras desestructuradas –que nos muestra Anderson y su co-guionista Noah Baumbach– son seres impávidos y perdidos en su propio laberinto mental, porque se enfrentan a la ausencia de un hogar perdido. Pocas películas han retratado la tragedia del divorcio con la dureza de  Una historia de Brooklyn  de Baumbach. No hay duda que su extensión ha devastado a toda una generación.  Como el pequeño zorro de esta historia, muchos no se sienten amados, sino empequeñecidos por la alargada sombra de su progenitor, intentando incluso a competir con él, para demostrar su valía. 

 ¿UN PEQUEÑO SALVAJE? 
En el enigmático libro de Sendak,  Donde viven los monstruos  (1963), el tránsito de la infancia a la vida adulta está concisamente expresado en la simbólica muda de una piel de lobo de escasos recursos, pero inabarcables implicaciones. Según el autor e ilustrador de esta clásica miniatura –llevada al cine por Spike Jonze–, el adulto no es el cachorro que se ha convertido en lobo, sino el animal que ha dejado de serlo, al verse obligado a aceptar la ley de la jungla (la infancia) y la civilización (la vida adulta). ¿Es entonces el niño un pequeño salvaje?

“Y Max, el rey de todos los monstruos, se sintió solo y quería estar donde alguien le quisiera más que a nadie”, escribe Sendak en una de las páginas más inspiradoras de su libro. Lo que estos animales tienen es hambre de afecto. En vez de una adorable esposa y cuatro zorros sin nombre, Anderson y Baumbach dan una psicología a los animales del cuento de Dahl, que hace que la zorra tenga ahora problemas de conciencia y su hijo complejo de inferioridad.

El zorrito Ash tiene un primo que es todo lo que él no es y su padre admira. Si él es pequeño y enclenque, su primo Kristofferson es grande y fuerte. Mientras que su padre admira la habilidad deportiva de su sobrino, la señora zorra, Felicity, intenta consolar a su hijo diciéndole: “Somos diferentes, todos lo somos… Y hay algo fantástico en eso, ¿verdad?” Ash le contesta sin embargo : “No, yo preferiría ser un atleta”.

 NUESTRA IDENTIDAD 
 
 Una identidad basada en nuestras capacidades es siempre algo muy frágil. La identidad en la Biblia está basada en el hecho de que somos criaturas ( Génesis  1-2 ).
 Sabemos quiénes somos en relación con Él. Nuestro valor está en que somos criaturas a imagen de Dios.

Cuando los animales se encuentran a su adversario, la rata, a punto de morir, parece abrirse un camino a la redención y la reconciliación. El señor zorro sin embargo dice: “¿Redención? Seguro, pero al final será sólo otra rata muerta”. Si no hay mayor propósito en la vida que sobrevivir con la mayor dignidad posible, para morir después como una rata, nuestra vida carece de sentido y significado ( Gn.  3 ).

Si hemos nacido para morir, ¿por qué no estamos satisfechos con la vida que tenemos? El cine de Anderson es algo melancólico porque nos habla del pasado, un mundo perdido y un estado de ánimo que no logramos recuperar. El destino parece condenar a sus personajes a un final trágico inexorable. Somos como el zorro, prisioneros de una forma de ser, que nos condena a tomar las decisiones equivocadas, aun sabiendo las consecuencias que acarrearán ( Romanos  7:15-20 ).

 ¿VIVIR O SOBREVIVIR? 
“Somos animales salvajes”, reconoce la resignada esposa. Pero para ella, eso no es una excusa. Puesto que incluso en ese reconocimiento, hay un lamento por los errores pasados (“No debería haberme casado contigo”). Ella pensaba que él podría aceptar una vida acomodada –como todos los zorros, en su madriguera–, dedicado a sus artículos periodísticos, –en vez de a robar gallinas–. Un sueño, intentando desterrar la crueldad, al pretender maquillar una vida en que la muerte está siempre presente.

 Si nuestra mayor preocupación en la vida es la supervivencia –como los zorros de esta historia–, eso determinará nuestro estilo de vida.  Dahl justifica en el libro por qué se dedican a robar gallinas. En la película, no hace falta. Los animales viven como quieren. Se sienten libres sin otro código moral que la supervivencia. Si no robaran, se morirían de hambre. Y cuando la señora zorra le pregunta a su marido por qué le ha mentido, él simplemente le contesta: “Soy un animal”.

 ¿QUIÉN SOY YO? 
El señor zorro se hace la pregunta que los animales –supuestamente racionales– siempre evitamos: “¿Quién soy yo?”. Se cuestiona: ¿Cómo puede ser feliz un zorro sin una gallina entre sus dientes?” La respuesta al interrogante de nuestra identidad determina nuestra autoimagen y nuestra forma de enfrentarnos a la vida y a la muerte.

El profeta Jeremías se pregunta si el etíope podrá cambiar de piel y el leopardo sus manchas ( 3:23 ). Los hombres de esta historia son avariciosos, vengativos, destructivos y violentos. Cavarían y volarían toda la colina para cazar al zorro. No les importa más que ellos mismos y sus apetencias. No son mejores que los animales. Todo lo contrario.

 ¿ES POSIBLE CAMBIAR? 
 ¿Cómo podemos entonces cambiar? Dios quiere darnos un propósito, un futuro eterno y una forma correcta de vivir. Para ello ha de cambiar nuestro corazón por medio de su Espíritu ( Ezequiel 36:26-27 ). Podemos seguir viviendo como animales, sin restricciones, responsabilidades o absolutos. Pero entonces nuestra vida carecerá de significado, esperanza y propósito. ¿Quién quiere vivir así? 

El Evangelio nos anuncia que lo que para nosotros es imposible, para Dios es posible. Nuestra identidad no depende de lo que podamos hacer y lograr. Por medio de Cristo Jesús, podemos ser más de lo que hemos sido y somos ahora. Lo que seremos un día transformados a su imagen, cuando el zorro viva a la sombra del Trono del Cordero en una nueva tierra, en la que Él reina.
 

Autores: José de Segovia Barrón

©Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

¡Que Jesús entre en la Iglesia! A. Sampedro

Entrevista al compositor y conferenciante Alex Sampedrol, recientemente nombrado nuevo director para Especialidades Juveniles España/Europa, sobre la realidad de la iglesia y los jóvenes, que ha re...

Santiago en carta y música: Samuel Arjona

Entrevista a Samuel Arjona sobre "A Cielo Abierto", lanzado el pasado otoño. se inspira en la carta de Santiago. Samuel Arjona se rodea de músicos de gran calidad y reconocidos colaboradores (Franc...

Cristianos en la radio y radios cristianas

Viviana Rivero, Roberto Velert y Julio Pérez. Debate con la la escritora Viviana Rivero, creyente con éxito en el mundo editorial que aparece con frecuencia y gran audiencia en medios de su país; R...

Jesús y el fin del sueño de Lennon: José de Segovia

Entrevista a José de Segovia sobre el libro de Foenkinos sobre la biografía de John Lennon "El sueño se acabó". ¿Quién fue realmente Lennon? es la pregunt a que intenta responder este libro. Sin du...

Escrito en piedra, Dios como autor: D. Jándula

Conferencias del escritor Daniel Jándula con el tema “Escrito en piedra”, en el encuentro de la Alianza de Escritores y Comunicadores Evangélicos (Adece) que celebró su encuentro anual el pasado 4 ...

'Soy egoista', libro de Edmundo Hernández

Entrevista a Edmundo Hernández, mexicano afincado en España, líder juvenil, músico, y autor del libro "Soy egosita". Una entrevista de Daniel Oval en Espacio Joven.

El Giralt-Miracle más íntimo y espiritual

El crítico de arte, historiador e impulsor cultural Daniel Giralt-Miracle recibió este pasado 4 de abril el premio Personalidad del Año, concedido por la Alianza de Escritores y Comunicadores Evang...

Entrevista a Daniel Giralt-Miracle

El crítico de arte, historiador e impulsor cultural Daniel Giralt-Miracle recibió este pasado 4 de abril el premio Personalidad del Año, de la Alianza de Esc ritores y Comunicadores Evangélicos. Le...

El camino espiritual de Los Beatles

El periodista y teólogo José de Segovia, nos habla del "Evangelio según los Beatles" al hilo del libro sobre John Lenon que ha escrito David Foenkinos en la biografía "El sueño se acabó". Una entre...

'Jesus on the web': Israel Montes

Los jóvenes de la Iglesia Evangélica de Ponferrada, han programado una interesante semana evangelística en las redes sociales creando “Jesus on the web”. Una entrevista a Israel Montes de Daniel Ov...

La Creación, haiku de Dios: A.P. Alencart

El escritor, poeta e intelectual peruano-salmantino Alfredo Pérez Alencart habla de Dios, Biblia, poesía, fe y justicia social con Beatriz Garrido.

PP: atento a la Europa y España evangélicas

Julia Doxat-Purser, representante socio-política de la Alianza Evangélica Europea se reunió con Dolors Montserrat (Vicepresidenta del Congreso español), en la sede del Partido Popular de Cataluña c...

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar