Publicidad

Blogs

 

Con otro ritmo

 

Jaime Fernández Garrido

La última composición de Bach

 
La última composición de Bach
 
Juan Sebastián Bach fue uno de los más grandes compositores de toda la historia. Su sensibilidad musical no tenía límites. Cuando estaba en su lecho de muerte le dictó a su mujer las notas de su última composición, titulada “A las puertas de tu reino eterno”.

08 DE OCTUBRE DE 2010

Sabía quién había sido su inspiración, y conocía muy bien que Dios mismo le estaba dando la bienvenida a una vida nueva. Le esperaba aún más allá de la muerte.

Sé que puede parecer demasiado “místico” pero en cierta manera, la relación con el Creador es así.

Los que miran hacia el cielo, aprenden a vivir “desesperados” por ver a Dios, por encontrarle, por tener algo nuevo de Él en cada día... En ese deseo está la base de toda la confianza, porque sabemos que nuestro Creador, tal como nos ayudó en el pasado, estará con nosotros en el futuro.

No nos queda ninguna duda, y eso precisamente es lo que enriquece nuestra existencia, ya que Dios promete estar siempre a nuestro lado y lo hace hasta en los momentos más extremos. Incluso hasta el mismo momento de la muerte.

Aunque ya conozcamos a Dios y nuestra vida tenga sentido al verle, esa sensación de necesitar más de Él en cada momento, es lo que merece la pena en la vida. Es como si cada día quisiéramos estar más cerca de Él, disfrutar más de la vida que El nos regala.

Porque Dios es amor, y vivimos en la medida en la que amamos.  Cuanto más amamos, más vamos a sufrir, pero también más vamos a vivir.  El mismo Agustín de Hipona lo dijo un día poco antes de su muerte: “Lo que hayas amado quedará, solo cenizas será el resto”.

A veces, a algunas personas les cuesta mucho comprender lo que Dios puede hacer en una vida. El llena de seguridad nuestra existencia, y no sólo en el lugar en el que estamos y lo que hacemos, y las razones por las que hacemos las cosas que hacemos, sino sobre todo saber lo que hay al otro lado, saber lo que ocurre al final de nuestra vida.

Si no es así, cualquier cosa que hagamos en este mundo, puede llegar a ser muy frustrante, si se puede terminar en cualquier momento, si no tiene una dimensión eterna.

No es exagerado decir que  cualquier cosa que hagamos, por muy buena que sea se quedará sólo en cenizas si no tiene una dimensión eterna .

A las puertas del reino eterno de Dios, sólo el amor tiene las llaves para traspasarlo.
 

Autores: Jaime Fernández Garrido

©Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

Amor y pareja (1): J.A: Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Cómo combatir la soledad (M.J. Núñez)

Dice la psicóloga María Jesús Núñez: "Las consultas de psicología están llenas de personas que se sienten solas, decepcionadas, que se resisten a romper una relación por miedo a la soledad posterio...

Madrid, '¿Hay Solución!' en Cristo

Un reportaje fotográfico de César Iglesias Menéndez para Protestante Digital del evento "¿Hay Solución!" celebrado en Madrid, el viernes 18 y el sábado 19, en la explanada de la Plaza de Toros de L...

Heller Gzlez., de cura a pastor anglicano

Heller González Pena, responsable de la Iglesia anglicana El Renuevo en A Coruña (Galicia), es de nacionalidad cubana. Allí estudiaba para sacerdote católico, pero tuvo una experiencia que le llevó...

Soledad y soledades (Mª Jesús Núñez)

Una entrevista a María Jesús Núñez Dios psicóloga, y escritora, sobre la soledad en nuestro tiempo. ¿Qué es? ¿por qué se produce en el siglo de la comunicacióin? ¿hay diferentes tipos de soledad? ¿...

Cumbre iDeo, jóvenes y Dios: A. Sampedro

Por primera vez en España se celebra la Cumbre Ideo de Especialidades Juveniles (5-6 de septiembre, Madrid), un ministerio dedicado al ministerio juvenil, cuyo director regional en Europa es Alex S...

Johnny Cash, profeta de la Gracia (José de Segovia)

El cantatutor Johnny Cash, "el hombre de negro", en su última etapa, hace una reflexión profunda de la fe, la vida cristiana, el sentido de la iglesia como comunidad y en especial de la Gracia de D...

El tiempo perfecto de Dios (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la verdad", nos habla de la historia de Jesús y la higuera que no daba fruto, aplicando este relato del Evangelio al concepto de tiempo perfecto p...

Cash, el hijo pródigo (José de Segovia)

Seguimos hablando de Johnny Cash con José de Segovia, y en esta segunda entrevista nos encontramos con el Cash cuya fe atraviesa caminos oscuros y tortuosos, pero que siempre lucha de alguna forma ...

Tiempo imperfecto (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la Verdad", nos habla sobre tiempo imperfecto y tiempo perfecto.

¿Por qué ser virgen hasta el matrimonio?

Dice Will Graham: "Imaginaos que estáis casados. Vuestro cónyuge os pregunta: “¿Por qué me eres tan fiel?” Y respondéis, “Bueno, cariño, porque no quiero contraer enfermedades sexuales, ni tener un...

El amor se alimenta con pequeños detalles

La psicóloga Mª Jesús Núñes da sugerencias prácticas que protegen una relación saludable y duradera de pareja. Se basan en estudios con parejas de más de 20 años casados. Y tienen que ver mucho con...

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar