Publicidad

Blogs

 

Claves

 

Wenceslao Calvo

La plomada del albañil

 
La plomada del albañil
Es uno de los artefactos más rudimentarios que se puedan imaginar, pero durante milenios ha servido como herramienta imprescindible para los que han trabajado en la construcción.

30 DE JUNIO DE 2011

Su composición no puede ser más sencilla, consistiendo de un hilo en uno de cuyos extremos está suspendida una pieza de plomo, por lo que al sujetar verticalmente el hilo, el plomo lo estirará e indefectiblemente marcará la verticalidad de manera exacta. De esa forma la plomada se convierte en norma objetiva e irrefutable para conocer el estado de una pared ya construida, o también para construir una nueva con garantía de rectitud.

Aquí no vale guiarse por el ojo del constructor, por muy aguzado que lo tenga ni tampoco por su experiencia, por mucha que haya adquirido, ya que ni el ojo ni la experiencia tienen la precisión que posee la plomada. De hecho, posiblemente la razón por la que algunas de las paredes y vigas de nuestras casas presentan en ocasiones unas formas un tanto caprichosas se deba precisamente a que quien las hizo confió en sí mismo, en lugar de usar la plomada. Es decir, mientras que el propio criterio representa lo subjetivo y por tanto lo que es fácilmente engañoso, la plomada representa lo objetivo y por tanto lo que es verdadero.

De esta forma, resulta que el criterio de lo recto no reside en el constructor sino en algo que está fuera de él, como es la plomada.La plomada se convierte en el juez inapelable sobre el verdadero estado de una construcción. El pronunciamiento del constructor o de cualquier otro agente sobre la edificación no pasa de ser una mera opinión, pero el veredicto de la plomada es vinculante y definitivo.

La plomada mantiene humilde al constructor, porque significa que depende de ella para la consecución de su trabajo y para que éste esté bien hecho. Eso quiere decir, por tanto, que el constructor tiene limitaciones y no puede por sí solo bastarse para realizarlo. Necesita de ella, no siendo algo optativo sino imprescindible. Cualquier albañil inteligente, lejos de estimarla como algo incómodo, la valorará como un instrumento precioso para su trabajo.

Pero la plomada se puede construir en un instrumento odioso, especialmente cuando la autosuficiencia del constructor queda en evidencia, por la línea implacable que muestra a ojos vista las deficiencias de lo que parecía recto en un examen superficial.

En muchas maneras la existencia humana se puede asemejar a una construcción, que consiste en la edificación, primero bajo la guía y supervisión de los padres y luego bajo la propia autonomía, de un proyecto de vida. Pero no solo en el aspecto individual es válido el símil de la construcción, sino que también lo es en el aspecto colectivo.

Por ejemplo, una iglesia local es también un proyecto de edificación e igualmente lo es una nación. Pero de la misma manera que sucede con el albañil, así ocurre con nosotros en esos proyectos, individuales y colectivos, de los que formamos parte. Necesitamos algo más que nuestra propia sabiduría para llevarlos a cabo con garantía de éxito. Necesitamos de una plomada que nos marque lo que es recto.

Me temo que muchos de los fracasos individuales y colectivos, que tanto abundan en nuestros días, se deban precisamente al fatal error de pensar que no necesitamos plomada, pues nosotros sabemos bien cómo hay que hacer las cosas. Y así llegamos a contemplar en nuestros días proyectos sociales y políticos, nacionales y supra-nacionales, que presentan graves deficiencias en su construcción, porque sus diseñadores y realizadores usaron criterios propios para llevarlos a cabo. El fracaso básico del humanismo radica precisamente en su pretensión de que el ser humano no necesita de ninguna plomada externa, porque tiene una interna que le basta para hacer su trabajo.

También me temo que muchos de los estrepitosos fracasos morales y espirituales que se perciben en tantos cristianos se deban también a que, olvidando la necesidad de depender de una plomada externa, se han confiado en sí mismos,dejándose envolver por la atmósfera que nos rodea, hasta el punto de imaginar que por sí solos pueden construir algo auténtico.

Hay una plomada fiel que marca la rectitud y por tanto manifiesta inmediatamente lo que no se ajusta a lo que es derecho. Esa plomada es la Palabra de Dios. Una plomada amada y odiada. Amada por aquellos que saben que por sí mismos solo podrán levantar algo torcido, pero que gracias a ella podrán edificar algo recto y justo. Odiada por quienes, considerándose sabios en su propia opinión, quedan en evidencia al ser expuestos sus malos resultados por la línea que todo lo juzga.

Llega un momento en el que Dios tiende su plomada en nuestras vidas individuales, también en nuestros proyectos matrimoniales y familiares, igualmente en nuestros esquemas eclesiásticos, así como en nuestras construcciones nacionales y supra-nacionales y todo lo que no se ajusta a esa línea es desechado.Por eso hay que derribar muchas cosas. Muchas paredes mal construidas, muchos tabiques torcidos y muchos edificios ladeados.
 

Autores: Wenceslao Calvo

©Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Comentarios (6)

 
Id Autor/Fecha Comentario
6

Donaida B.H

06/06/2013 00:22h

Amós 7:7 Me enseñó así: He aquí el Señor estaba sobre un muro hecho a plomo, y en su mano una plomada de albañil. 7:8 Jehová entonces me dijo: ¿Qué ves, Amós? Y dije: Una plomada de albañil. Y el Señor dijo: He aquí, yo pongo plomada de albañil en medio de mi pueblo Israel; no lo toleraré más.

5

Jesús

09/03/2012 23:23h

Me parece que las enseñanzas grandes del mundo vienen en las cosas pequeñas, la plomada no es la excepción.

4

Ángel

23/02/2012 00:36h

QUISIERA SABER QUIEN LO INVENTO, SERIA UN HOMBRE COMO MUGAS GANAS DE ESPERIMENTAR, SALUDOS

3

Georgina

06/07/2011 14:55h

Tanta enseñanza en un elemento tan sencillo... y tanta sabiduría en tan pocas palabras...

2

josema

03/07/2011 20:39h

me gustaaaaa!!

1

Mónica Landini

01/07/2011 22:32h

Cuánto me ha bendecido este artículo. ¡Lleno de sabiduría de lo Alto! Gracias.

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

Ucrania-Rusia: análisis de César Vidal

El escritor, historiador y comunicador César Vidal, "desde su exilio" en Miami, analiza la actualidad internacional, en este caso el conflicto Rusia-Ucrania, sus orígenes, factores, intereses, los ...

Amor y pareja (3): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Amor y pareja (2): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Amor y pareja (1): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Cómo combatir la soledad (M.J. Núñez)

Dice la psicóloga María Jesús Núñez: "Las consultas de psicología están llenas de personas que se sienten solas, decepcionadas, que se resisten a romper una relación por miedo a la soledad posterio...

Soledad y soledades (Mª Jesús Núñez)

Una entrevista a María Jesús Núñez Dios psicóloga, y escritora, sobre la soledad en nuestro tiempo. ¿Qué es? ¿por qué se produce en el siglo de la comunicacióin? ¿hay diferentes tipos de soledad? ¿...

Heller Gzlez., de cura a pastor anglicano

Heller González Pena, responsable de la Iglesia anglicana El Renuevo en A Coruña (Galicia), es de nacionalidad cubana. Allí estudiaba para sacerdote católico, pero tuvo una experiencia que le llevó...

Cumbre iDeo, jóvenes y Dios: A. Sampedro

Por primera vez en España se celebra la Cumbre Ideo de Especialidades Juveniles (5-6 de septiembre, Madrid), un ministerio dedicado al ministerio juvenil, cuyo director regional en Europa es Alex S...

Johnny Cash, profeta de la Gracia (José de Segovia)

El cantatutor Johnny Cash, "el hombre de negro", en su última etapa, hace una reflexión profunda de la fe, la vida cristiana, el sentido de la iglesia como comunidad y en especial de la Gracia de D...

Cash, el hijo pródigo (José de Segovia)

Seguimos hablando de Johnny Cash con José de Segovia, y en esta segunda entrevista nos encontramos con el Cash cuya fe atraviesa caminos oscuros y tortuosos, pero que siempre lucha de alguna forma ...

El tiempo perfecto de Dios (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la verdad", nos habla de la historia de Jesús y la higuera que no daba fruto, aplicando este relato del Evangelio al concepto de tiempo perfecto p...

Tiempo imperfecto (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la Verdad", nos habla sobre tiempo imperfecto y tiempo perfecto.

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar