Publicidad

Blogs

 

La voz

 

César Vidal Manzanares

Los saduceos

 
Los saduceos
 
El contexto religioso de los Evangelios (V)

Acostumbrado a las definiciones dogmáticas que caracterizan a las religiones que conoce, más o menos superficialmente, el hombre de nuestro tiempo difícilmente puede hacerse una idea de la enorme flexibilidad doctrinal que caracterizaba al judaísmo que antecedió la época de Jesús y que existió, al menos, hasta la destrucción del Templo en el año 70 d. de C. Salvo la creencia en un Dios único que se había re

09 DE DICIEMBRE DE 2005

Tras escribas, fariseos y saduceos (que aparecen en las páginas del Nuevo Testamento) en los siguientes capítulos haremos mención de los esenios y la secta de Qumrán, los zelotes y los apocalípticos, para concluir con una referencia a los judeo-cristianos.

Al igual que sucede con los fariseos, contamos con noticias relativas a esta secta procedentes de los escritos de Josefo, de los neotestamentarios y de los rabínicos. Sin embargo, los datos con que contamos resultan mucho más limitados.

 LOS SADUCEOS EN TEXTOS EXTRABÍBLICOS 
 Josefo  los menciona, por primera vez, junto a los fariseos, en un pasaje al que ya hemos hecho referencia relacionado con Juan Hircano (Ant 13, 10, 5-6). Según el historiador judío, Juan Hircano había sido originalmente simpatizante de los fariseos pero los saduceos consiguieron convertirse en asesores suyos y que se enfrentara con aquellos.

Aparte de este pasaje,  Josefo recoge en sus obras cuatro descripciones breves de los saduceos :
 • "El partido saduceo... sostiene que sólo aquellas regulaciones que están escritas deberían ser considera­das como válidas, y que aquellas que han sido transmiti­das por las anteriores generaciones no tienen que ser observadas. Respecto a estos asuntos, los dos partidos (fariseos y saduceos) tienen controversias y serias diferencias, contando los saduceos con la confianza de los poderosos sólo pero sin que los siga el pueblo, mientras que los fariseos cuentan con el apoyo de las masas" (Ant 13, 10, 6).
• "Los saduceos sostienen que el alma perece junto con el cuerpo. No observan nada salvo las leyes y, de hecho, consideran como virtud el discutir con los maestros del camino de sabiduría que siguen. Son pocos los hombres a los que se ha dado a conocer esta doctri­na, pero los mismos pertenecen a una posición elevada." (Ant 18, 1, 4).
• "Los saduceos, el segundo de los partidos, también rechazan el destino y apartan de Dios no sólo la comisión, sino la misma visión del mal. Mantienen que el hombre cuenta con una voluntad libre para elegir entre el bien y el mal, y que depende de la voluntad del hombre si sigue uno u otro. En cuanto a la persistencia del alma después de la muerte, las penas en el infierno, y las recompensas, no creen en ninguna de estas cosas... Los saduceos,..., son, incluso entre si mismos, bastante ásperos en su comportamiento y, en su conducta con sus iguales son tan distantes como en la que observan con los extraños." (Guerra 2, 8, 14).
• "Pero los saduceos niegan el destino, sosteniendo que no existe tal cosa y que las acciones humanas no se realizan de acuerdo a su decreto, sino que todas las cosas están en nuestro poder, de manera que nosotros mismos somos responsables de nuestro bienestar, mientras que si sufrimos la desgracia, ésta se debe a nuestra propia falta de razón." (Ant, 13, 5, 9).
 

De los detalles suministrados por Flavio Josefo pueden deducirse las siguientes características relacionadas con este grupo:
 1.  Sólo creían en la Ley de Moisés como Escritura canónica.
 2.  Rechazaban las tradiciones humanas como vinculantes y, especialmente, las de los fariseos.
 3.  No creían en la inmortalidad del alma, ni en la resurrección ni en el infierno.
 4.  Sostenían la existencia de un libre albedrío y de una responsabilidad del hombre por lo que le aconteciera.
 5.  Estaban constituidos fundamentalmente por gente de clase alta, lo que eliminaba considerablemente la solidaridad entre ellos.

 En cuanto a la literatura rabínica es muy parca  en sus descripciones de los saduceos. Siempre aparecen opuestos a los fariseos en cuestiones relacionadas con regulaciones de pureza y, por supuesto, son presentados de manera negativa, pero poco obtenemos sobre su historia.

Los saduceos existieron como grupo organizado hasta algun tiempo después de la destrucción del Templo de Jerusalén en el año 70 d. de C. Tras este desastre, se vieron desplazados de la vida espiritual por los fariseos y debieron desaparecer como colectivo quizá antes del final del s. I d. de C.

 LOS SADUCEOS EN EL NUEVO TESTAMENTO 
 El Nuevo Testamento confirma el retrato de los saduceos que nos ha llegado a través de Josefo . En Hechos 23, 6-8, se dice expresamente que "los saduceos dicen que no hay resurrección, ni ángel, ni espíritu; mientras que los fariseos creen en la existencia de estos tres".

Tanto en el Evangelio de Marcos como en el de Lucas, la única vez que aparecen los saduceos con una posición teológica concreta es para enfrentarse con Jesús porque él sí creía en la resurrección (Marcos 12, 18; Lucas 20, 27).

El libro de los Hechos nos ha transmitido asimismo la noticia de cómo  los saduceos mantenían una fuerte relación con el control del Templo  (4, 1; 5, 17). Muy posiblemente, no todos eran sacerdotes pero sí habían sometido a su voluntad el sistema sacerdotal

Esta vinculación de los saduceos con la vida del Templo así como su pertenencia a la clase alta explica con facilidad su actitud hacia Jesús y sus seguidores. El primero no sólo se diferenciaba de ellos en creencias como las de la inmortalidad del alma, la resurrección o el infierno, sino que además disminuía el papel espiritual del Templo en la vida de Israel. Al igual que otros judíos de la época, Jesús previó que el Templo terminaría siendo arrasado (Lucas 13, 34-5, Marcos 13, Mateo 24, Lucas 21) pero vinculó tal catástrofe al hecho de que sus compatriotas lo habían rechazado. Al ser el Templo una de las claves del poder saduceo, seguramente la más importante, Jesús no podía ser visto con buenos ojos.

Pero además, el movimiento de Jesús parecía estar hallando eco en una zona como Galilea, preñada de una historia de revueltas. ¿Quién podía saber exactamente lo que pretendía? ¿Acaso no podía levantar aquello las sospechas del ocupante romano hasta el punto de llevarle a intervenir en un conflicto donde no sólo se corría el riesgo de que fuera destruido el Templo sino de que también quedara arruinado el "status" de los saduceos?

 Prescindiendo de lo que pensara o no Jesús, constituía una amenaza en potencia que había que yugular cuanto antes. La iniciativa de tal medida en las altas esferas contó con un respaldo innegable (quizá decisivo) de los saduceos. 

 El Evangelio de Juan recoge un testimonio que refleja, sin duda, una situación real :
" Entonces los principales sacerdotes y los fariseos reunieron el concilio, y dijeron: `¿Qué vamos a hacer? Porque este hombre hace muchas señales. Si le dejamos así, todos creerán en él; Y VENDRAN LOS ROMANOS, Y DESTRUIRAN NUESTRO LUGAR SANTO Y NUESTRA NACION'. Entonces Caifás, uno de ellos, sumo sacerdote aquel año, les dijo: `Vosotros no sabeis nada; ni pensais que nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca'".  (Juan 11, 47-50) (Las mayúsculas son nuestras).

 El hecho de que Jesús procediera además a crear un alboroto en el Templo volcando las mesas de los cambistas (Juan 2, 13 ss; Mateo 21, 12 ss y par.) sólo sirvió para precipitar lo inevitable de su muerte. 




       
 Artículos anteriores de esta serie:
    1   Los escribas 
    2   Los fariseos (1) 
    3   Los fariseos (2) 
    4   Los fariseos (3)
 
 

Autores: César Vidal Manzanares

©Protestante Digital 2014

 
 

Tags:  saduceos


 

 

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

Amor y pareja (1): J.A: Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Cómo combatir la soledad (M.J. Núñez)

Dice la psicóloga María Jesús Núñez: "Las consultas de psicología están llenas de personas que se sienten solas, decepcionadas, que se resisten a romper una relación por miedo a la soledad posterio...

Madrid, '¿Hay Solución!' en Cristo

Un reportaje fotográfico de César Iglesias Menéndez para Protestante Digital del evento "¿Hay Solución!" celebrado en Madrid, el viernes 18 y el sábado 19, en la explanada de la Plaza de Toros de L...

Heller Gzlez., de cura a pastor anglicano

Heller González Pena, responsable de la Iglesia anglicana El Renuevo en A Coruña (Galicia), es de nacionalidad cubana. Allí estudiaba para sacerdote católico, pero tuvo una experiencia que le llevó...

Soledad y soledades (Mª Jesús Núñez)

Una entrevista a María Jesús Núñez Dios psicóloga, y escritora, sobre la soledad en nuestro tiempo. ¿Qué es? ¿por qué se produce en el siglo de la comunicacióin? ¿hay diferentes tipos de soledad? ¿...

Cumbre iDeo, jóvenes y Dios: A. Sampedro

Por primera vez en España se celebra la Cumbre Ideo de Especialidades Juveniles (5-6 de septiembre, Madrid), un ministerio dedicado al ministerio juvenil, cuyo director regional en Europa es Alex S...

Johnny Cash, profeta de la Gracia (José de Segovia)

El cantatutor Johnny Cash, "el hombre de negro", en su última etapa, hace una reflexión profunda de la fe, la vida cristiana, el sentido de la iglesia como comunidad y en especial de la Gracia de D...

El tiempo perfecto de Dios (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la verdad", nos habla de la historia de Jesús y la higuera que no daba fruto, aplicando este relato del Evangelio al concepto de tiempo perfecto p...

Cash, el hijo pródigo (José de Segovia)

Seguimos hablando de Johnny Cash con José de Segovia, y en esta segunda entrevista nos encontramos con el Cash cuya fe atraviesa caminos oscuros y tortuosos, pero que siempre lucha de alguna forma ...

Tiempo imperfecto (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la Verdad", nos habla sobre tiempo imperfecto y tiempo perfecto.

¿Por qué ser virgen hasta el matrimonio?

Dice Will Graham: "Imaginaos que estáis casados. Vuestro cónyuge os pregunta: “¿Por qué me eres tan fiel?” Y respondéis, “Bueno, cariño, porque no quiero contraer enfermedades sexuales, ni tener un...

El amor se alimenta con pequeños detalles

La psicóloga Mª Jesús Núñes da sugerencias prácticas que protegen una relación saludable y duradera de pareja. Se basan en estudios con parejas de más de 20 años casados. Y tienen que ver mucho con...

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar