Publicidad

Blogs

 

Enfoque

 

Juan Antonio Monroy

Carta a un ateo: la inspiración de la Biblia

 
Carta a un ateo: la inspiración de la Biblia
Tú no estás de acuerdo con esto, lo sé. Los campeones de tu fe atea han negado siempre y combatido el carácter inspirado de la Biblia. Esfuerzo inútil.

05 DE JUNIO DE 2012

Estimado amigo: la Biblia es una colección de 66 libros, 39 de ellos en lo que llamamos Antiguo Testamento y 27 en el Nuevo Testamento.

Las versiones bíblicas hechas por los eruditos católicos incluyen siete libros más y un apéndice de dos capítulos al libro de Daniel, más otro breve al libro de Ester, todo ello en el Antiguo Testamento. Son libros apócrifos, desechados por los sabios judíos, que han sido los verdaderos depositarios del Antiguo Testamento a través de las generaciones. Estos libros fueron añadidos al canon de la Biblia por el Concilio de Trento y en las versiones católicas figuran con la mención de “deuterocanónicos” es decir, de segunda inspiración. Nosotros creemos que se trata de libros históricos, simplemente, sin que reúnan los necesarios requisitos para entrar en la categoría de libros inspirados.

Estos 66 libros que componen la Biblia son un punto aparte en la literatura mundial. Tienen un carácter excepcional que los hace completamente distintos a todos los demás libros: el de la inspiración. La redacción de la Biblia se llevó a cabo por seres humanos, semejantes en todo a ti y a mí, pero éstos hombres contaron con la asistencia especial del Espíritu Santo y lo que ellos escribieron les fue revelado por Dios.

De ahí las expresiones que usamos para designar la Biblia: Libros Santos, Sagradas Escrituras, etc. Tertuliano la llamó “Literatura Divina”, y San Jerónimo, “Biblioteca Divina”.

Tú no estás de acuerdo con esto, lo sé. Los campeones de tu fe atea han negado siempre y combatido muchas veces el carácter inspirado de la Biblia. Esfuerzo inútil. La conservación de la Biblia, su preservación a través de las edades y la nobleza con que ha venido venciendo los ataques de sus detractores constituyen, precisamente, una prueba a favor de su inspiración.

Hay pruebas externas y pruebas internas. Ya comprenderás que en una carta no puedo ofrecerte los argumentos que necesitarían gruesos volúmenes para su exposición. Pero si te tomas la molestia de considerar mis pensamientos y luego amplias conocimientos mediante investigaciones particulares, llegarás a ser uno más entre los millones de seres humanos para quienes la Biblia es el más maravilloso de los libros, porque es el Libro de Dios.

Entre las pruebas externas que hablan a favor de la inspiración de la Biblia está esa que ya he apuntado: su conservación. Hoy sería difícil terminar con la Biblia, ya que las imprentas multiplican a un ritmo acelerado los ejemplares, pero no hubiera sido tan difícil acabar con ella cuando sólo existía manuscrita. Ningún libro ha sido atacado con tanta dureza como la Biblia, y, sin embargo, aquí la tienes, más fuerte que nunca, traducida a todos los idiomas y a casi todos los dialectos conocidos en el mundo. A mí, que soy creyente, esto no me extraña. Ya lo dijo Cristo: “El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán (Marcos 13:31).

Otra prueba de la inspiración de la Biblia la tienes, amigo mío, en la influencia que ha venido ejerciendo tanto en las naciones civilizadas como en las más atrasadas. Hoy se habla mucho del desarrollo de los países africanos. Pero son pocos los que conocen el importante papel que ha jugado la Biblia en estos países. Igual que en los de Asia, y en los más jóvenes de la América Latina, y también en los europeos. “¡Qué actividad, qué imperio, qué gloria!”, exclamaba Lacordaire contemplando la enorme influencia de la Biblia en la civilización occidental.

La maravillosa unidad de la Biblia acumula una prueba más a favor de su inspiración.A través de sus 66 libros, tan diferentes entre sí, escritos en un espacio de tiempo que abarca unos mil seiscientos años y por treinta y seis autores distintos, palpita una mente fundamental y coordinadora: la mente de Dios.

Los dos primeros capítulos de la Biblia hablan de un mundo perfecto, y los dos últimos presentan otro mundo de paz y de felicidad eternas, redimido y ganado por Cristo. Este, el Hijo del Dios eterno, es el centro de la Biblia, el hilo rojo que corre a través de todas sus páginas.

La diferencia entre la Biblia y los libros humanos es que estos hablan a las mentes o, todo lo más, apelan a los sentimientos, pero no regeneran, no transforman, no cambian vidas, como hace la Biblia. EL CAPITAL, de Marx, puede despertar tu conciencia social y hacerte protestar contra la injusticia; EL DICCIONARIO FILOSÓFICO, de Voltaire, educará tu razón sobre ciertos misterios de la vida natural, pero sólo la Biblia puede producir en ti una completa regeneración moral y una transformación espiritual sin límites. También esto es prueba de su inspiración.

Como lo es, asimismo, la edificación espiritual y la nobleza de pensamiento que su lectura produce. “Sé que la Biblia es inspirada –decía un cristiano- porque me inspira cuando la leo”.

Sin embargo, querido amigo, yo no baso la inspiración de la Biblia en esas cinco pruebas externas, aunque son importantes, aunque cuentan mucho como razones subjetivas, máxime si las analizamos con la amplitud necesaria; el verdadero carácter de la inspiración lo tenemos en la Revelación misma.

La palabra “inspiración” no es extraña al texto bíblico. Proviene de la misma Biblia y se encuentra especialmente contenida en dos pasajes del Nuevo Testamento. En 2ª de Timoteo 3:16, el Apóstol Pablo dice a su joven discípulo: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.

El otro pasaje se encuentra en 2ª de Pedro 1:21, y se lee así: “Nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”.

Según estos dos textos, los escritores humanos de la Biblia hablaron impulsados por el Espíritu Santo, movidos por el mismo Dios. No hay libro en el mundo donde Dios se haga tan personal al hombre como en la Biblia. Ese Dios que tú y tus compañeros de fe negáis aparece entre las páginas de las Escrituras hablando, dialogando con el hombre, pidiendo y dándole razones.

Se le ve en el huerto del Edén, avanzando hacia el padre de la raza humana, quien huye de su presencia, buscándole y diciéndole: “Adán, ¿dónde estás tú? (Génesis 3:9). A Abraham, el peregrino de la Mesopotamia, le ordena: “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré” (Génesis 12:1). Desde el mismo centro de una zarza que ardía llama por su nombre al futuro caudillo del pueblo hebreo: “¡Moisés, Moisés!” (Éxodo 3:4).

A Samuel, siendo niño, le despierta en su sueño nocturno y pronuncia varias veces su nombre: “¡Samuel, Samuel!” (1º de Samuel 3:10). A Isaías, el príncipe de los profetas, le ordena: “Anda y di a este pueblo” (Isaías 6:9) . A Jeremías, el sufrido y obediente servidor, le da confianza con estas palabras: “No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte” (Jeremías 1:8).

Cuando el Verbo encarnado pisa las aguas del Jordán en el día de su bautismo, la voz del Padre reafirma su filiación divina: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mateo 3:17). Y después de la resurrección, el Cristo glorificado increpa con tristeza a Saulo de Tarso, preguntándole: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? (Hechos 9:4).

Esta intervención personal de Dios en las páginas de la Biblia, muestra que la inspiración es un hecho histórico y experimental. La Biblia es un libro divino no porque trate temas celestiales, sino en razón de su origen, porque el Autor es Dios.

Los hombres que la compusieron vivieron en la presencia de Dios.Tenían plena conciencia de que Dios estaba con ellos, en ellos. No hablaban de sí mismos ni se consideraban autores de los mensajes que transmitían. Cuando se dirigían al pueblo lo hacían como simples portavoces de Dios. Sus discursos, que dieron lugar más tarde a la palabra escrita, comenzaban invariablemente con un “así dice Jehová”.

Voy a probarte lo que digo. Voy a transcribirte textos de la Biblia que tal vez no hayas leído nunca y que revelan el carácter divino de las Escrituras. Voy a hacerlo aunque para ti resulte monótono leer tantas citas y para mí un poco cansado el transcribirlas. Quiero hacerlo aunque no pueda añadir en esta carta ningún otro argumento a favor de la inspiración bíblica. Lo hago porque la declaración uniforme de los escritores bíblicos en el sentido de que Dios hablaba en ellos y por ellos es de gran valor a la hora de sentar conclusiones sobre la inspiración de la Biblia. Estos hombres pertenecieron a generaciones distintas. No se conocieron entre sí. No pudieron ponerse de acuerdo para la mentira ni para el fraude. Son tantos, presentan tantas pruebas sobre el origen de sus escritos, que la selección ha de imponerse forzosamente. Cinco citas del Antiguo Testamento en primer orden.

Aquí las tienes:
“Vino a mí palabra de Jehová, diciendo” (Jeremías 2:1).
“Palabra de Jehová que vino a Oseas, hijo de Beeri, en días de Usías” (Oseas 1:1).
“Palabra de Jehová que vino a Miqueas de Moreset en días de Jotán” (Miqueas, 1:1).
“En el año segundo del rey Darío, en el mes sexto, en el primer día del mes, vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo” (Hageo 1:1).
“En el octavo mes del año segundo de Darío, vino palabra de Jehová al profeta Zacarías, hijo de Berequías, hijo de Iddo, diciendo” (Zacarías 1:1).

Sabían éstos hombres, estaban seguros que el mensaje que transmitían y que tú y yo leemos hoy, era un mensaje divino. Vosotros, los ateos, os podéis burlar de estas cosas, pero no podéis, presentarnos pruebas en su contra. Y la burla no tiene rigor científico. Nosotros los creyentes, en cambio, os podemos decir que éstos hombres decían verdad porque sentimos sus verdades en nuestra alma, porque la ciencia bíblica ha amontonado pruebas a favor de la inspiración y porque, y esto es aún de más importancia que lo anterior, los hombres del Nuevo Testamento creían, sin ninguna clase de dudas en el origen divino de los mensajes proféticos.

De nuevo voy a recurrir a las citas bíblicas. Esta vez lo hago para que compruebes lo último que acabo de escribirte. Jesús y los Apóstoles tenían una fe ciega en los profetas y creían que su mensaje venía de Dios. Lástima que una mayoría de personas que han nacido en países cristianos no sigan esta misma regla de fe en cuanto a los escritos sagrados.

Empecemos por Jesucristo. En Marcos 12:26 leemos: “Respecto a que los muertos resucitan, ¿no habéis leído en el libro de Moisés como le habló Dios en la zarza, diciendo: “Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Cristo estaba seguro que el mensaje de Moisés, los cinco primeros libros de la Biblia, era y es un mensaje de Dios.

Y no sólo Cristo. Los grandes líderes del fariseísmo judío, que ponían en duda la divinidad de Cristo, dijeron al que había nacido ciego y que más tarde fue curado por Jesús: “Nosotros sabemos que Dios ha hablado a Moisés” (Juan 9:29). ¡Elocuente testimonio! ¡Dios ha hablado a Moisés! ¡Moisés ha hablado de Dios! Lo sabían ellos, lo sabemos nosotros y lo saben todos los que han vivido el poder regenerador de la Biblia.

Zacarías, el padre de Juan el Bautista, al agradecer a Dios el nacimiento del precursor de Cristo, dice: “Bendito el Señor Dios de Israel… Cómo habló por boca de sus santos profetas, que fueron desde el principio…” (Lucas 1:70). Desde Isaías a Malaquías contamos en la Biblia 17 libros proféticos. Estos libros, según Zacarías, fueron obra de Dios, quien se expresó a través de instrumentos humanos.

El Apóstol Pedro reconoció también el origen divino del mensaje profético. En el discurso que pronunció junto al pórtico de Salomón, con motivo de la curación de un cojo, dijo: “Dios ha cumplido así lo que había anunciado antes anunciado por boca de todos sus profetas (Hechos 3:18). Y en otro texto, que ya cité anteriormente, aclara, como si quisiera lavar de dudas todos los cerebro ateos, que “nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2ª Pedro 1:21).

Prosigamos. Hay más. Cuando los discípulos están reunidos discutiendo sobre quién había de suceder a Judas, de nuevo es Pedro quien se levanta y dice. “Varones hermanos, era necesario que se cumpliese la Escritura en que el Espíritu Santo habló antes por boca de David acerca de Judas” (Hechos 1:16).

A David debemos casi la totalidad de los 150 Salmos que hay en la Biblia y su figura está presente en los libros históricos del Antiguo Testamento. Pedro y los demás cristianos primitivos, como se desprende de Hechos 4:25, estaban convencidos de que los escritos de David eran obra de Dios.

Y para el carácter inspirado de los libros históricos tenemos la autoridad de otro gran apóstol, Pablo, quien hablando de la invocación de Elías contra Israel, argumenta así: “¿Qué le dice la divina respuesta?” (Romanos 11:4).

Como puedes ver, no hacen falta pruebas externas para admitir la inspiración de la Biblia, porque hay suficientes pruebas en el mismo texto. Cristo confirma la inspiración divina de los libros de Moisés; Pablo opina igual de los libros históricos; Pedro y los creyentes de la Iglesia primitiva admiten como inspirados los libros poéticos, y el mismo Pedro, y Zacarías atribuyen a Dios el origen de todos los libros proféticos. Tenemos el Antiguo Testamento completo.

En cuanto a la inspiración del Nuevo Testamento, una sola cita nos basta. Esta del apóstol Juan, que abre el último libro de la Biblia: “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan, que ha dado testimonio de la Palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto” (Apocalipsis 1:2).

Después de todo lo dicho no quiero terminar sin contestar a una pregunta que surge inevitable cuando se trata el tema de la inspiración de la Biblia: ¿Qué es exactamente la inspiración?León XIII contesta con una definición que me parece correcta y bastante prudente: “La inspiración –dice- es un influjo sobrenatural por el cual el Espíritu Santo ha animado e inducido a los escritores sagrados, asistiéndoles mientras escribían, de tal manera que concebían exactamente y expresaban con verdad infalible todo lo que Dios les ordenaba y solamente lo que les ordenaba escribir”.

De una manera gráfica, la inspiración de las Escrituras se comprende mejor en el trato de Dios con el profeta Ezequiel: “Vino allí –dice el profeta- la mano de Jehová sobre mí, y me dijo: Levántate, y sal al campo, y allí hablaré contigo…Entonces entró el Espíritu en mí y me afirmó sobre mis pies, y me habló, y me dijo: Entra, y enciérrate dentro de tu casa… Mas cuando yo te hubiere hablado, abrirás tu boca, y les dirás: así ha dicho Jehová el Señor” (Ezequiel 3:22,24,27).

Una figura parecida hallamos en la profecía de Jeremías: “Extendió Jehová su mano, y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca” (Jeremías 1:9).

Esto no es todo lo que tengo que decirte sobre la inspiración de la Biblia, pero es todo lo que te puedo decir en esta carta. La termino invitándote a que pruebes por ti mismo el contenido de este Libro único, y lo hago con las palabras de San Jerónimo: “Oye, pues, consiervo mío, amigo, hermano; escucha un poquito por qué camino has de andar en las Sagradas Escrituras. Todo cuanto en los divinos libros leemos reluce ya en la corteza, pero es más dulce en el meollo. Pues el que quiera comer el núcleo, casque la nuez”.

Pásalo bien.
 

Autores: Juan Antonio Monroy

©Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Comentarios (12)

 
Id Autor/Fecha Comentario
12

juan andres alvarez

30/07/2014 09:56h

lLA PALABRA NO ES PARA CONTENDER-EL ESPIRITU DE DIOS LES REVELA LA VERDAD

11

Angel Gomez

24/04/2014 11:37h

De acuerdo con Perico. 'Ateo' o 'Ateismo' fue el nombre que se les otorgó a los no creyentes en una época donde era imperativo someterse al crisianismo. Como se les llama a quién no creen en las brujas? Que nobre se les da a las personas quienes piensan que Thor y Zeus no son reales?

10

Julio

14/04/2014 11:03h

Estoy totalmente de tu lado Perico -quizá no en lo que ellos llaman insultos aunque los ateos hemos sido insultados, apedreados, quemados y muertos de mjl maneras por los 'hijos del dios bueno'- porque creer es fácil y los humanos holgazanes se sienten atraídos por las respuestas fáciles. Ser ateo implica tener curiosidad y buscar las verdaderas respuestas. Si los ateos tuviéramos 'fe' ya hubiéramos resuelto el problema explicando todo con 'milagros' y otros recursos floridos de la imaginación. Pero preferimos el tortuoso camino de la investigación y el método científico. A la larga su dios será enterrado por el conocimiento evolutivo.

9

isurdiel

24/01/2013 12:12h

wow! en serio... la prueba son más citas bíblicas! Sin embargo, me agradó la falta de insultos (hay muchas citas bíblicas que son insultos hacia los no creyentes y algunos creyentes los utilizan para desatar su furia). Desde niña leí la biblia y para mí era un libro muy divertido de mitología... Me di cuenta de que definitivamente no era apto para niños cuando leí el pasaje de las hijas de Lot (ese en el que embriagan a su padre y lo violan) mas nunca creí que fuera cierto. Me divierte siempre el estereotipo que existe acerca de los ateos, gente de todas las religiones ha sido drogadicta, asesina, ha estado triste o feliz... De hecho, la abrumante mayoría de las personas en las cárceles son creyentes, ¿digo yo que los creyentes son criminales? ¡No! algunos creyentes son criminales. Yo nunca he probado drogas, sólo uno de mis amigos ateos lo ha hecho y varios de mis amigos cristianos, yo no lo atribuyo a la religión, sencillamente ha aumentado el consumo de drogas en los jóvenes.

8

Syd

23/06/2012 10:19h

La FE es creer en algo sin tener evidencia!!! cómo puede ser 'bueno' algo así? en atroz!!! no podemos permitirnos aceptar este tipo de delirios!!! creer en algo sin evidencia es de estúpidos... y tomar como evidencia a la biblia de personas con muy pobre coeficiente intelectual!!! si quieren crean en fantasmas...pero no jodan al resto!

7

Luis Ediño

11/06/2012 21:51h

hola a todos soy un chico que desde que nacio no creia en DIOS siempre VIVIA AMIL POR HORA( DESDE LOS 14 ME DROGABA , ROBABA TOMABA , FORNICABA)pues pensba que la vida es una sola no queria tener una familia ni nada solo divertirme .HASTA QUE ALOS 23 AÑOS ME EmPEZE A BURLAR DE MI HERMANA QUE SE VOLVIÓ CRISTIANA...ESA MISMA NOCHE SE ME APARECIÓ ANTES DE DORMIR UN ESPÍRITU ... me asuste tanto que no dormí en ese cuarto como dos semanas, luego me empezó a pasar mas seguido tanto que no podía dormir como por un mes ni me drogaba ni nada . fui al medico que me recete algo . pero nada me ayudaba - pensaba que me staba volviendo loco,NO PODIA HACER NADA ...CONOCI UNA HERMANA QUE MECONTO QUE SUFRIA DE INSOMIO Y QUE DIOS LO SANO ,FUI A SU IGLESIA PUES YA NADA ME QUEDABA(NO LE CONTABA LO QUE EN VERDAD ME PASABA A NADIE) ,EL CULTO TRATABA DE QUE EXISTIA UN MUNDO ESPIRITUAL Y DEL PODER QUE POSEEMOS SOBRE LOS ESPIRITUS MALOS CUANDO SOMOS HECHOS HIJOS DE DIOS, NO PERDIA NADA Y DECIDI RECIBIR

6

LuiS

10/06/2012 10:34h

Pendejos pendejos everywhere

5

Perico

08/06/2012 13:19h

Luis, estás equivocado. Yo no creo que Dios no existe, sino que NO CREO en Dios. Cometes la cláscia falacia de 'no creer = creer que no'. Pero es una falsedad. En el primer caso no hay acción verbal: NO creo. En el segundo caso sí hay acción verbal: CREO que Dios no existe. Y sí, yo sé que Dios no existe porque las leyes de la naturaleza son inviolables. Por eso son leyes. Y si Dios es Jesucristo y Jesucristo dicen que las violó siendo hombre y estando pues sometido a ellas, pues la deducción es inmediata: Dios/Jesucristo no puede ser real. Porque simplemente, lo sobrenatural e indemostrado se niega. ¿Y a tí te parece lógico que los musulmanes den su vida manteniendo como cierta la verdad de Mahoma? Pues eso es lo que tiene la religión. Los seres humanos hacen tonterías en su nombre.

4

Jose

08/06/2012 13:19h

yo siemrpe he admirado la profunda fe de algunos ateos, porque hay que tener mucha fe para tantas maravillas y decir que Dios no existe y que las tales se hicieron solas. FE Y CONFIANZA ES LO MISMO..

3

Luis

08/06/2012 02:31h

Perico, hijo, ¿tú crees que Dios no existe o sabes que Dios no existe? Estarás de acuerdo conmigo en que crees que Dios no existe; por tanto, crees en algo, ¿no es verdad? ¿Ves ahora en tu 'fuero interno' tu 'fe atea'? Por otro lado, te garantizo que yo no creo en mi 'fuero interno' que creo en tonterías. Si dedicaras tiempo y esfuerzo a leer y comprender a santo Tomás, san Agustín o, por irnos más atrás en el tiempo, a san Pablo, tendrías una formación importante con la que responder a muchas inquietudes que seguramente tendrás en tu corazón. Perico, hay razones profundas para creer que Jesucristo es Dios, y hablo de razones, de testimonios y hechos sólidos que permitirían alumbrar no pocas dudas. Y te pongo un ejemplo de lo que no me dirás que es una tontería: los cristianos primitivos a los que se les había aparecido Jesús resucitado fueron perseguidos y, muchos de ellos, asesinados. ¿Te parece lógico que arriesgaran su vida manteniendo como cierto (la resurrección de Cristo) alg

2

María Esther Moreyra

06/06/2012 18:18h

Tranquilo, Perico... No hace falta insultar! Seguramente si te tranquilizas encontrarás argumentos mejores. Paz!

1

Perico

06/06/2012 14:03h

Hablar de la 'fe atea' es una imbecilidad porpia del cristiano que experimenta un claro complejo de inferioridad, porque en su fuero interno, sabe que cree en tonterías, y para desquitarse de ese complejo, no le queda otra que intentar rebajar a los que no se creen esas tonterías a su misma categoría de 'creyentes'. ¿Son creyentes los que no creen? Qué imbecilidad.

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

Amor y pareja (3): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Amor y pareja (2): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Amor y pareja (1): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Cómo combatir la soledad (M.J. Núñez)

Dice la psicóloga María Jesús Núñez: "Las consultas de psicología están llenas de personas que se sienten solas, decepcionadas, que se resisten a romper una relación por miedo a la soledad posterio...

Heller Gzlez., de cura a pastor anglicano

Heller González Pena, responsable de la Iglesia anglicana El Renuevo en A Coruña (Galicia), es de nacionalidad cubana. Allí estudiaba para sacerdote católico, pero tuvo una experiencia que le llevó...

Soledad y soledades (Mª Jesús Núñez)

Una entrevista a María Jesús Núñez Dios psicóloga, y escritora, sobre la soledad en nuestro tiempo. ¿Qué es? ¿por qué se produce en el siglo de la comunicacióin? ¿hay diferentes tipos de soledad? ¿...

Cumbre iDeo, jóvenes y Dios: A. Sampedro

Por primera vez en España se celebra la Cumbre Ideo de Especialidades Juveniles (5-6 de septiembre, Madrid), un ministerio dedicado al ministerio juvenil, cuyo director regional en Europa es Alex S...

Johnny Cash, profeta de la Gracia (José de Segovia)

El cantatutor Johnny Cash, "el hombre de negro", en su última etapa, hace una reflexión profunda de la fe, la vida cristiana, el sentido de la iglesia como comunidad y en especial de la Gracia de D...

El tiempo perfecto de Dios (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la verdad", nos habla de la historia de Jesús y la higuera que no daba fruto, aplicando este relato del Evangelio al concepto de tiempo perfecto p...

Cash, el hijo pródigo (José de Segovia)

Seguimos hablando de Johnny Cash con José de Segovia, y en esta segunda entrevista nos encontramos con el Cash cuya fe atraviesa caminos oscuros y tortuosos, pero que siempre lucha de alguna forma ...

Tiempo imperfecto (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la Verdad", nos habla sobre tiempo imperfecto y tiempo perfecto.

¿Por qué ser virgen hasta el matrimonio?

Dice Will Graham: "Imaginaos que estáis casados. Vuestro cónyuge os pregunta: “¿Por qué me eres tan fiel?” Y respondéis, “Bueno, cariño, porque no quiero contraer enfermedades sexuales, ni tener un...

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar