Publicidad

Blogs

 

Lausana

 

Juan Blake

El Amor alcanza a los pueblos dispersos

El compromiso de Ciudad del Cabo 2010 (18)

 
El Amor alcanza a los pueblos dispersos
Dos preguntas clave… ¿Se puede amar y no evangelizar? ¿O se puede evangelizar sin amor?

21 DE JUNIO DE 2013

Nunca olvidaré aquella noche: eran las 3.30 de la madrugada y aún estaba totalmente despierto, no podía dormir… Por fin me levanté y fui al dormitorio de mis padres, y dije, “¿Papá, estás despierto?” No sé si yo le desperté o no, pero él dijo, “Sí estoy despierto.”

Entonces le expliqué: “Ya sabes que mañana salgo para el servicio militar y puede ser que no vuelva a casa por dos años…” Era durante de la guerra en Corea, y yo iba para ser entrenado y servir en aquel país.

“Bueno –dije- yo no puedo marcharme de casa sin tener la seguridad de tu salvación eterna”. Qué alivio y qué alegría cuando me aseguró que sí, que él había recibido a Jesús como su Salvador. Entonces el oró conmigo, la primera vez en mi vida; yo ya tenía 20 años. Y es que antes de aquella noche, mi padre no había dado ninguna evidencia de ser creyente.

Con esto hago lo que para mí personalmente son dos preguntas clave… ¿Se puede amar y no evangelizar? ¿O se puede evangelizar sin amor?Puede que esto suene obvio y sencillo, pero, en la práctica ¿cómo vamos? Si no tengo claro el amor y la urgencia de alcanzar a “los míos”, ¿tiene sentido que esté muy preocupado por los pueblos dispersos?

El apóstol Pablo muestra el modelo más llamativo en Romanos, en el capítulo uno. Demuestra su carga por la gente que escuchó el evangelio en Jerusalén, en Pentecostés, y volvieron a Roma, o luego llegaron a vivir allí. Pablo dice, pronto estoy para ir a vosotros. Ya, con urgencia, con la carga de asegurar su salvación y crecimiento.

Luego en 9.1: “…tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne.” Pablo tenía claro lo que dijo Jesús, “el que no cree ya ha sido condenado…” (Juan 3.18).

Yo pongo en duda la claridad de la salvación o la madurez espiritual de algunas personas que profesan ser Cristianos, nacidos de nuevo, transformados con nueva vida y la salvación eterna, pero no tienen ninguna preocupación por sus parientes, amigos o vecinos que sin Cristo están condenados al castigo del infierno, la separación eterna de Dios. Con la claridad del destino de mis parientes, y todos los no creyentes, sin Cristo, el paso siguiente sería atender al mandato de Jesús de preocuparme de que el evangelio llegue a toda criatura, a todo ser humano.

Ahora, ¿quién es mi prójimo?¿Quiénes son los pueblos dispersos? No sería raro que tus vecinos de enfrente sean “dispersos”. No hay que cruzar el mar ni la frontera para encontrar gente fuera de su contexto o ambiente de nacimiento, de origen. Es fácil que hasta muchos de los 200 millones de personas en el mundo, que están lejos de sus países o lugares de origen, estén en tu propia ciudad, muy necesitados y abiertos al amor de Cristo que está en cada creyente verdadero.

¿Cómo sería el amor a los Pueblos Dispersos?¿Has oído alguna vez a un hermano en la fe lamentándose de que murió un pariente o un amigo a quién el hermano había pensado que a él le tocaba compartir la buena nueva de la salvación, pero por ir demorándolo, de repente se murió el amigo o pariente, sin haber oído el evangelio?Luego imagina el sentido de culpabilidad.Dando por supuesto que el amor preocupa por las necesidades físicas y materiales, en el fondo ¿no es tan o más urgente su estado en cuanto a la eternidad?

Seguimos con Juan en su primera Epístola, “…el que dice que está en Cristo debe andar como el anduvo… No amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y verdad… Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con… Jesucristo.” Y “…el que guarda su palabra, en ese verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado.”

Resumiendo, según la palabra de Dios, la persona que dice que cree en Jesús debe amar a otros. Dicha capacidad de amar procede de Dios viviendo en el creyente y le mueve a compartir su fe a otros.

¡Ojo, la conducta cuestionable sin el amor al prójimo puede cerrar sus oídos totalmente a la buena nueva de nuestras palabras!¿Recuerdas? “…si hablase lenguas angélicas y no tengo amor…” mis palabras serían, un sonido molesto, irritante. ¿El apóstol Pablo estaba exagerando cuando dijo, si tuviera entendimiento de todo, si tuviera fe para mover montañas, y aunque sacrificara y diera todas mis posesiones al necesitado, sin amor, nada soy? Piénsalo, toda esta lista de cosas importantes y NADA SOY.

Conclusiones… el resto del capítulo 13 de 1ª Corintios enseña que el amor de Cristo nos motiva a suplir las necesidades de la gente alrededor de nosotros. Pero, ¿Hay alguna necesidad más urgente que la salvación eterna? ¿Quién sabe cuándo va a morir?

Y ¿quién es mi prójimo? En la 1ª Epístola de Juan 3.18 se ve otro factor del amor Cristiano, que me trae a la memoria un poema que aprendí de memoria en Inglés hace 50 años.

“Prefiero ver un sermón que oírlo… Prefiero que uno ande conmigo en lugar de sólo señalar el camino… Tus palabras muchas veces me son confusas, pero tu ejemplo es siempre muy claro, fácil de seguir…”

Otro dicho “fuerte y claro”… “tus acciones hablan tan fuerte, que no puedo oír lo que me dices…”Bueno ya sabemos… el amor es fruto del Espíritu. A medida que vayamos poniendo muerte al yo, estaremos llenos del Espíritu y el amor de Dios irá perfeccionándose en nosotros.

¿A quién le toca llevar la buena nueva de perdón, paz, seguridad, salvación y esperanza a los pueblos dispersos?

¿Estás haciendo tu parte?¿Estás dispuesto a aprender cuál es y cómo hacer tu parte? “No digas, aun faltan cuatro meses para la cosecha… Mirad los campos, porque ya están blancos para la cosecha” (Jesús).

Y quedan allí los 200 millones de personas dispersas esperando el amor y esperanza.

 Este artículo se corresponde a la serie que en un  blog bajo el nombre de "Lausana"  analiza y aplica el documento "Para el mundo al que servimos: La llamada a la acción de Ciudad del Cabo"  elaborado en el tercer encuentro del Movimiento Lausana (realizado en 2010 en África del Sur, al que acudieron cuatro mil líderes evangélicos de todo el mundo, y que se celebra cada diez años aproximadamente). 
 

Autores: Juan Blake

©Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Comentarios (1)

 
Id Autor/Fecha Comentario
1

Saul Mendez Ortiz

24/06/2013 21:22h

Pastor Juan Blake: Oramos para que el Señor le siga bendiciendo en todo lo personal, familiar y ministerial. No se puede evangelizar sin haber nacido de nuevo en forma genuina. Sólo el “Amor agape” que Dios pone en nuestro espíritu nos hace aptos espiritualmente para llevar el mensaje, para ser utilizados por el Espíritu Santo quien “toca” el espíritu del nuevo creyente y deposita en él los dones de fe y de arrepentimiento, células espirituales indispensables para el “nuevo nacimiento” o regeneración o resurrección del espíritu. CONCLUSION: Sin Amor Agape de Dios en nuestro espíritu no podemos ser instrumento del E.S., quien otorga los dones de fe y arrepentimiento.

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

Ucrania-Rusia: análisis de César Vidal

El escritor, historiador y comunicador César Vidal, "desde su exilio" en Miami, analiza la actualidad internacional, en este caso el conflicto Rusia-Ucrania, sus orígenes, factores, intereses, los ...

Amor y pareja (3): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Amor y pareja (2): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Amor y pareja (1): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Cómo combatir la soledad (M.J. Núñez)

Dice la psicóloga María Jesús Núñez: "Las consultas de psicología están llenas de personas que se sienten solas, decepcionadas, que se resisten a romper una relación por miedo a la soledad posterio...

Soledad y soledades (Mª Jesús Núñez)

Una entrevista a María Jesús Núñez Dios psicóloga, y escritora, sobre la soledad en nuestro tiempo. ¿Qué es? ¿por qué se produce en el siglo de la comunicacióin? ¿hay diferentes tipos de soledad? ¿...

Heller Gzlez., de cura a pastor anglicano

Heller González Pena, responsable de la Iglesia anglicana El Renuevo en A Coruña (Galicia), es de nacionalidad cubana. Allí estudiaba para sacerdote católico, pero tuvo una experiencia que le llevó...

Cumbre iDeo, jóvenes y Dios: A. Sampedro

Por primera vez en España se celebra la Cumbre Ideo de Especialidades Juveniles (5-6 de septiembre, Madrid), un ministerio dedicado al ministerio juvenil, cuyo director regional en Europa es Alex S...

Johnny Cash, profeta de la Gracia (José de Segovia)

El cantatutor Johnny Cash, "el hombre de negro", en su última etapa, hace una reflexión profunda de la fe, la vida cristiana, el sentido de la iglesia como comunidad y en especial de la Gracia de D...

Cash, el hijo pródigo (José de Segovia)

Seguimos hablando de Johnny Cash con José de Segovia, y en esta segunda entrevista nos encontramos con el Cash cuya fe atraviesa caminos oscuros y tortuosos, pero que siempre lucha de alguna forma ...

El tiempo perfecto de Dios (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la verdad", nos habla de la historia de Jesús y la higuera que no daba fruto, aplicando este relato del Evangelio al concepto de tiempo perfecto p...

Tiempo imperfecto (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la Verdad", nos habla sobre tiempo imperfecto y tiempo perfecto.

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar