Publicidad

Blogs

 

Enfoque

 

Juan Antonio Monroy

Masones y protestantes

 
Masones y protestantes
 
50 años de la Comisión de Defensa. Antecedentes II

Tal como escribí en mi artículo anterior sobre este mismo tema, después de la publicación en 1945 de El Fuero de los Españoles, Ley fundamental promulgada por el gobierno de Franco para tratar de acallar las protestas internacionales por el maltrato de que eran víctimas los protestantes españoles, la situación no mejoró.

02 DE JUNIO DE 2006

Por un lado, la sociedad española estaba mentalizada en una educación antiprotestante. Luís Buñuel, el genio de la cinematografía, cuenta en su libro “ Mi último suspiro ” una experiencia que era compartida por casi la totalidad de los niños españoles: “Durante los trece o catorce años de mi vida… -escribe Buñuel- nuestro odio corporativo se concentraba en los protestantes, por instigación maligna de los jesuitas. En una ocasión, durante las fiestas del Pilar, llegamos a apedrear a un infeliz que vendía Biblias por céntimos”.

Por otro lado, tanto la jerarquía católica como los sacerdotes de base, sabiéndose triunfadores y protegidos por un gobierno que les cubría las espaldas, continuaban en su desprestigio de la fe evangélica y en los ataques a sus miembros a los que calificaban de rojos, comunistas, masones y cosas peores. Ya Pio X, el Papa que mandó en el Vaticano desde 1903 a 1914, había escrito en su Catecismo: “El Protestantismo o religión reformada, como orgullosamente la llaman sus fundadores, es el compendio de todas las herejías que hubo antes de él, que ha habido después y que pueden aún nacer para ruina de las almas”.

Esta mezquindad era creída, compartida y divulgada punto por punto, letra por letra por la jerarquía católica que ganó la guerra junto a Franco. Y los de más arriba, los que vestían sotanas de colores llamativos, se encargaban de inculcar sus ideas a todos aquellos que ejercían alguna función pública, desde el conserje de un ministerio hasta el Jefe del Estado.

Nada tiene de sorprendente, pues, que Franco no quisiera saber nada de los protestantes.

En junio de 1948 la Convención Bautista reunida en Sabadell acordó enviar un escrito a Franco, poniéndole al tanto de la angustiosa situación que vivían -sí aquello era vivir- los protestantes españoles. Franco nunca respondió. Su secretario militar, Franco Salgado, mandó a los remitentes del escrito un frío acuse de recibo. Nada más.

Tozudos, los dirigentes protestantes insistieron. En febrero de 1950, los pastores Juan Cabrera y Carlos Araujo, personalidades destacadas y reconocidas en la España evangélica de la época, escribieron una nueva carta a Franco, solicitando, entre otras cosas, “garantías de tolerancia de cultos sin impedimentos ni alteraciones”.

Por toda respuesta, los autores de la carta recibieron una copia de la Orden del Ministerio de la Gobernación de 23 de febrero de 1948 a los gobernadores civiles, donde se afirmaba que los lugares de culto protestantes eran “centros de conspiradores masónicos contra el orden público”.

Mientras tanto, las condiciones restrictivas contra los protestantes perduraban.

 Cuando en 1956 se decidió la creación de la Comisión de Defensa Evangélica Española, de cuyo evento me ocuparé en un próximo artículo, el protestantismo vivía una era de intolerancia que afectaba a todas sus estructuras. 

En mi libro  “Defensa de los protestantes españoles”,  cuya primera edición se publicó en Tánger en 1958, siguiendo una segunda edición en Barcelona al año siguiente y traducido al inglés en Londres poco después, expuse cuál era la situación de esta minoría religiosa antes de que se constituyera la Comisión de Defensa.
  •  Estaba prohibida la apertura de locales de culto.
  •  Se multaban las reuniones de más de 20 personas en domicilios particulares.
  •  Pastores y otros dirigentes de iglesias eran encarcelados cuando se negaban a pagar sanciones que consideraban arbitrarias.
  •  Soldados evangélicos eran enviados a los calabozos por negarse a asistir a Misa, especialmente la que seguía a la Jura de la Bandera.
  •  Trabajadores evangélicos eran despedidos cuando sus jefes o patrones conocían su filiación religiosa.
  •  Las jóvenes parejas que querían contraer matrimonio civil tropezaban con dificultades, a veces insuperables.
  •  En las ciudades donde no había cementerio civil, que eran la mayoría, a los evangélicos fallecidos se les enterraban “en el corral”, auténtico estercolero al otro lado de la pared del llamado cementerio católico.
  •  Los hijos de familias evangélicas eran discriminados en sus estudios, desde la Enseñanza primaria hasta la Universidad.
  •  Los cargos en la administración del Estado estaban generalmente vedados a los evangélicos.
  •  La impresión de Biblias, himnarios y demás literatura evangélica estaba rigurosamente prohibida.
  •  Quienes se atrevían a publicar simples folletos se exponían a fuertes sanciones e incluso a penas de cárcel.
  •  Los pastores no eran reconocidos como tales ni aceptados en la Seguridad Social del Estado. Carecían de asistencia médica y no tenían pagas de jubilación.
  •  Las actividades externas de las iglesias locales eran consideradas como proselitistas y sancionadas con multas.
  •  El acceso a los medios de comunicación era impensable. Periódicos y emisoras de radio no aceptaban ni un simple anuncio pagado de procedencia protestante.
  •  Líderes evangélicos que querían trasladarse a otros países encontraban muchas dificultades a la hora de tramitar el preceptivo pasaporte.
 Las funestas cadenas de intolerancia no se agotan en la relación expuesta. Pero dan idea del ambiente de tortura que padecían los evangélicos españoles cuando decidieron crear la Comisión de Defensa Evangélica.



 Artículos anteriores de esta serie:
   1   Comisión de Defensa: 50 años. Antecedentes   
 
 

Autores: Juan Antonio Monroy

©Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

Santiago en carta y música: Samuel Arjona

Entrevista a Samuel Arjona sobre "A Cielo Abierto", lanzado el pasado otoño. se inspira en la carta de Santiago. Samuel Arjona se rodea de músicos de gran calidad y reconocidos colaboradores (Franc...

Cristianos en la radio y radios cristianas

Viviana Rivero, Roberto Velert y Julio Pérez. Debate con la la escritora Viviana Rivero, creyente con éxito en el mundo editorial que aparece con frecuencia y gran audiencia en medios de su país; R...

Jesús y el fin del sueño de Lennon: José de Segovia

Entrevista a José de Segovia sobre el libro de Foenkinos sobre la biografía de John Lennon "El sueño se acabó". ¿Quién fue realmente Lennon? es la pregunt a que intenta responder este libro. Sin du...

Escrito en piedra, Dios como autor: D. Jándula

Conferencias del escritor Daniel Jándula con el tema “Escrito en piedra”, en el encuentro de la Alianza de Escritores y Comunicadores Evangélicos (Adece) que celebró su encuentro anual el pasado 4 ...

'Soy egoista', libro de Edmundo Hernández

Entrevista a Edmundo Hernández, mexicano afincado en España, líder juvenil, músico, y autor del libro "Soy egosita". Una entrevista de Daniel Oval en Espacio Joven.

El Giralt-Miracle más íntimo y espiritual

El crítico de arte, historiador e impulsor cultural Daniel Giralt-Miracle recibió este pasado 4 de abril el premio Personalidad del Año, concedido por la Alianza de Escritores y Comunicadores Evang...

Entrevista a Daniel Giralt-Miracle

El crítico de arte, historiador e impulsor cultural Daniel Giralt-Miracle recibió este pasado 4 de abril el premio Personalidad del Año, de la Alianza de Esc ritores y Comunicadores Evangélicos. Le...

Moving Music: Vive el desafío

El casting de bandas que estabas esperando ya está aquí. Moving Music se llevará a cabo como un concurso de bandas cristianas a nivel nacional. Visita www.mo vingmusic.es e inscribete en esta web y...

El camino espiritual de Los Beatles

El periodista y teólogo José de Segovia, nos habla del "Evangelio según los Beatles" al hilo del libro sobre John Lenon que ha escrito David Foenkinos en la biografía "El sueño se acabó". Una entre...

'Jesus on the web': Israel Montes

Los jóvenes de la Iglesia Evangélica de Ponferrada, han programado una interesante semana evangelística en las redes sociales creando “Jesus on the web”. Una entrevista a Israel Montes de Daniel Ov...

La Creación, haiku de Dios: A.P. Alencart

El escritor, poeta e intelectual peruano-salmantino Alfredo Pérez Alencart habla de Dios, Biblia, poesía, fe y justicia social con Beatriz Garrido.

PP: atento a la Europa y España evangélicas

Julia Doxat-Purser, representante socio-política de la Alianza Evangélica Europea se reunió con Dolors Montserrat (Vicepresidenta del Congreso español), en la sede del Partido Popular de Cataluña c...

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar