Publicidad

Blogs

 

Claves

 

Wenceslao Calvo

Violencia contra la mujer: solución

 
Violencia contra la mujer: solución
 
‘Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. (Colosenses 3:19)

Ahora que hemos comenzado un nuevo año tenemos la oportunidad de hacer muchos balances, que nos indicarán la efectividad o inutilidad de las medidas y metas que nos propusimos cuando comenzó el año que ya ha terminado. Esto sirve para la esfera personal pero también para la colectiva. Tengo delante de mí la lista de mujeres muertas a manos d

26 DE ENERO DE 2007

En estas estadísticas no están incluidas las muertes asociadas a esas otras muertes; es decir, los suicidios que siguen al asesinato y que incrementan así esa tétrica lista. Concretamente, en España hubo 13 hombres en 2006 que tras asesinar a su mujer o compañera acabaron suicidándose, habiendo otros 5 que lo intentaron sin conseguirlo. Y para añadir una cifra más, ha habido algún caso inverso: el de la mujer que ha asesinado a su cónyuge.

De la gravedad del problema es síntoma el hecho de que el Gobierno se viera obligado a crear un organismo especial para luchar contra esta lacra y elaborar una ley para intentar atajarla. Sin embargo, después de un año de entrada en vigor de la Ley Integral contra la Violencia de Género, las estadísticas no pueden ser más reveladoras. A pesar de campañas por la televisión, por la prensa, por la radio y las vallas publicitarias, a pesar de medidas punitivas y preventivas, el problema sigue ahí. La delegada del Gobierno contra la Violencia sobre la Mujer, Encarnación Orozco, alega que  ‘A esta norma se le pide un plus que no se le pide a ninguna otra. Tampoco el Código Penal acaba con los delitos.’  Y añade que  ‘…hace falta más tiempo para ver resultados.’  Aunque reconoce que  ‘sólo con penas más duras no se acaba con hechos criminales… se necesitan otras medidas, sobre todo de sensibilización social, de educación en la igualdad, de prevención.’ 

La mitad de las mujeres asesinadas tenían 35 años o menos, lo cual significa que a estas alturas, más de 30 años después de la muerte de Franco, en las nuevas generaciones, nacidas en el seno de la democracia y por lo tanto en el nuevo marco jurídico y educativo de la igualdad entre hombre y mujer, no ha terminado de arraigar la nueva mentalidad. Pero tal cosa no es sorprendente, si tenemos en cuenta que en países con una añeja tradición democrática el problema es el mismo o peor que en España. Por ejemplo, en el Reino Unido dos mujeres por semana mueren a manos de sus cónyuges o compañeros y en Estados Unidos más de tres mujeres son asesinadas cada día por sus esposos o novios. Por lo que se ve tampoco es cuestión de temperamentos, ya que la distancia que hay entre el fogoso macho ibérico y el flemático  gentleman  británico es enorme y sin embargo, tal diferencia no es impedimento para que ambos se puedan convertir en dos monstruos en el hogar.

Lo que resulta especialmente llamativo, en el caso de España, es que sólo a partir del año 1996 se han comenzado a tomar estadísticas de esta clase de violencia y es de unos pocos años a esta parte que expresiones como ‘violencia doméstica’ o ‘violencia de género’ han hecho su aparición, lo que habla elocuentemente de que se trata de un fenómeno que antes no tenía la misma incidencia. Si es necesario acuñar o inventar nuevos términos, es porque hay nuevas realidades sociales que es preciso describir con los mismos. Es algo parecido al vocablo ‘ecología’, desconocido e innecesario hasta hace unas décadas pero que hoy es de dominio público, porque el agudo problema medio-ambiental del planeta se ha revelado en toda su crudeza.

 ¿Cuáles son las causas de la eclosión de la violencia de género?  ¿Es que el varón ha visto amenazada su supremacía en todos los órdenes y reacciona de manera inmadura y asustadiza ante el imparable ascenso de la mujer? ¿O es una cuestión de reproducción de comportamientos aprendidos en el hogar? Las preguntas se acumulan. Lo cierto es que estamos ante una realidad que no es meramente española ni tampoco de países con marcadas tendencias machistas, donde la mujer tiene un papel secundario. Porque siempre tuvimos claro que ciertos contextos religiosos y económicos propiciaban la segregación de la mujer. Y por lo tanto, que un árabe agrediera a su esposa era visto como la consecuencia natural de una desviada formación que primaba lo masculino en detrimento de lo femenino. Pero lo que nos rompe esos esquemas es que un belga o un sueco sean también peligrosos agresores en el seno del hogar. Estamos, pues, ante un problema universal.

Mientras tanto,  se busca desesperadamente una solución  para poder acabar con esta tragedia: Pulseras que detectan a distancia la proximidad del agresor, programas de reeducación para cambiar agresivos patrones de comportamiento, campañas que inciden en la igualdad de sexos, creación de departamentos policiales especiales para atender a las denunciantes, etc. Todo ello a fin de dar con la clave que permita que los varones españoles sean civilizados en el seno afectivo y familiar.

 Yo me voy a atrever a dar una solución. Aunque ni es mía ni es de ahora. Sorprendentemente está en un libro, la Biblia, al que muchos y muchas acusan de ser el culpable de buena parte del machismo.  Y más sorprendente aún, es que quien escribió esas palabras, el apóstol Pablo, fue alguien que ha sido acusado de misógino y promotor del patriarcado más reaccionario. El pasaje de arriba contiene dos mandatos dados al hombre casado. El primero viene en clave de amor hacia la esposa, una clase de amor, por cierto, que no es precisamente a la que los varones somos más proclives, porque no es el amor-eros sino el amor-ágape.

El segundo viene en clave de consideración y sensibilidad hacia la mujer. Así pues, la Biblia y el apóstol Pablo se convierten en los grandes valedores de la mujer. Porque lo que enseña la primera, supuestamente machista, y manda el segundo, supuestamente misógino, es que el varón aprenda a negar sus tendencias naturales (egoísmo y dureza) por causa del bien de la mujer. Es decir, que con la puesta en práctica de este mandato no harían falta pulseras delatoras, ni campañas informativas, ni leyes especiales.

Por eso, yo propongo que esas palabras de Colosenses se usen en las campañas educativas, en los anuncios de televisión, en las vallas publicitarias, etc. Que se coloquen en los centros de trabajo, en los colegios, en los supermercados, en los estadios de fútbol, en los organismos públicos y oficiales… en fin, que se divulguen por doquier. Además, tienen la ventaja de que no hay que pagar derechos de propiedad intelectual a nadie, porque su autor, el Espíritu Santo, no los va a reclamar.
 

Autores: Wenceslao Calvo

©Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Comentarios (1)

 
Id Autor/Fecha Comentario
1

anonimo

16/05/2013 23:01h

resumanloooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo es mucho

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

Santiago en carta y música: Samuel Arjona

Entrevista a Samuel Arjona sobre "A Cielo Abierto", lanzado el pasado otoño. se inspira en la carta de Santiago. Samuel Arjona se rodea de músicos de gran calidad y reconocidos colaboradores (Franc...

Cristianos en la radio y radios cristianas

Viviana Rivero, Roberto Velert y Julio Pérez. Debate con la la escritora Viviana Rivero, creyente con éxito en el mundo editorial que aparece con frecuencia y gran audiencia en medios de su país; R...

Jesús y el fin del sueño de Lennon: José de Segovia

Entrevista a José de Segovia sobre el libro de Foenkinos sobre la biografía de John Lennon "El sueño se acabó". ¿Quién fue realmente Lennon? es la pregunt a que intenta responder este libro. Sin du...

Escrito en piedra, Dios como autor: D. Jándula

Conferencias del escritor Daniel Jándula con el tema “Escrito en piedra”, en el encuentro de la Alianza de Escritores y Comunicadores Evangélicos (Adece) que celebró su encuentro anual el pasado 4 ...

'Soy egoista', libro de Edmundo Hernández

Entrevista a Edmundo Hernández, mexicano afincado en España, líder juvenil, músico, y autor del libro "Soy egosita". Una entrevista de Daniel Oval en Espacio Joven.

El Giralt-Miracle más íntimo y espiritual

El crítico de arte, historiador e impulsor cultural Daniel Giralt-Miracle recibió este pasado 4 de abril el premio Personalidad del Año, concedido por la Alianza de Escritores y Comunicadores Evang...

Entrevista a Daniel Giralt-Miracle

El crítico de arte, historiador e impulsor cultural Daniel Giralt-Miracle recibió este pasado 4 de abril el premio Personalidad del Año, de la Alianza de Esc ritores y Comunicadores Evangélicos. Le...

Moving Music: Vive el desafío

El casting de bandas que estabas esperando ya está aquí. Moving Music se llevará a cabo como un concurso de bandas cristianas a nivel nacional. Visita www.mo vingmusic.es e inscribete en esta web y...

El camino espiritual de Los Beatles

El periodista y teólogo José de Segovia, nos habla del "Evangelio según los Beatles" al hilo del libro sobre John Lenon que ha escrito David Foenkinos en la biografía "El sueño se acabó". Una entre...

'Jesus on the web': Israel Montes

Los jóvenes de la Iglesia Evangélica de Ponferrada, han programado una interesante semana evangelística en las redes sociales creando “Jesus on the web”. Una entrevista a Israel Montes de Daniel Ov...

La Creación, haiku de Dios: A.P. Alencart

El escritor, poeta e intelectual peruano-salmantino Alfredo Pérez Alencart habla de Dios, Biblia, poesía, fe y justicia social con Beatriz Garrido.

PP: atento a la Europa y España evangélicas

Julia Doxat-Purser, representante socio-política de la Alianza Evangélica Europea se reunió con Dolors Montserrat (Vicepresidenta del Congreso español), en la sede del Partido Popular de Cataluña c...

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar