Publicidad

Blogs

 

La voz

 

César Vidal Manzanares

Teología de la liberación

 
Teología de la liberación
 
A ver si nos enteramos (XV)

Indicaba yo hace unas semanas que uno de los comportamientos más peculiares y dolorosos que se observa ocasionalmente en el mundo evangélico es el del complejo católico. Es ésta una conducta consistente en modelar nuestras acciones no según la enseñanza de la Biblia sino según patrones seguidos por la iglesia católica quizá en la idea un tanto inconsciente de que así nos igualaremos a ella. Personalmente, no veo las razone

20 DE ABRIL DE 2007

Para poner las cosas en su lugar desde el principio debemos afirmar con rotundidad que  la teología de la liberación no es una teología más. Es “otro evangelio”  como señaló Pablo a los gálatas, justo ese tipo de evangelio falso y antibíblico que debe ser rechazado de plano (Gálatas 1, 8-10).

Históricamente, sobre todo tras la caída de la URSS y la apertura de los archivos soviéticos, resulta ya fácil trazar los orígenes de la teología de la liberación. Fue una creación del KGB para infiltrar fundamentalmente la iglesia católica y propiciar revoluciones comunistas en Hispanoamérica. Ese intento de infiltración fracasó con el movimiento PAX en la Polonia de los años cincuenta del s. XX, pero no implicó un abandono del proyecto en otras partes del globo.

Para Hispanoamérica se crearon organizaciones como el IDOC o Cristianos por el socialismo (profundamente socialistas y escasamente cristianos) que impulsados por agentes como el monseñor católico Iván Illich Regenstreif lograron infiltrarse en no pocas comunidades y parroquias. En ese sentido, no resulta extraño que la teología de la liberación entrara en agonía al caer la dictadura sandinista en Nicaragua o que el teólogo liberacionista Frei Betto, franciscano por más señas, pudiera escribir un  Fidel y la religión  donde aparte de cantar las virtudes de la dictadura cubana se permitía descartar la veracidad de los milagros narrados en los evangelios como “simbólicos”.

Nada extraño en alguien que ya había dejado por escrito que Jesús, muerto en su lucha contra el imperialismo romano, no había resucitado jamás. No es la única falsedad – se podrían contar millares – nacida de la teología de la liberación. Ahí está su teólogo más brillante, Leonardo Boff, que no se llama así sino Genesio Darci, que decidió rebautizarse con arena en un rito telúrico en las playas de Río de Janeiro y que fundó puntualmente una secta conocida como la Iglesia verde en la que a la teología de la liberación sumaban elementos del ecologismo y de religiones indígenas.

 Con todo, no es necesario conocer la Historia oculta de la teología de la liberación para percatarse de su carácter medularmente antibíblico.  En realidad, basta con conocer la Biblia y con haber leído a los autores liberacionistas para darse cuenta de que la teología de la liberación es metodológica, antropológica, cristológica, soteriológica, pneumatológica y escatológicamente antibíblica.

 Metodológicamente la teología de la liberación es otro Evangelio.  Los teólogos de la liberación lo dejaron de manifiesto desde el principio. Su instrumento de análisis de la realidad es el marxismo. Así lo afirman tajantemente Leonardo y Clovis Boff en su  Cómo hacer teología de la liberación . Es cierto que ni uno solo de los datos sobre economía que dan los dos hermanos en las primeras páginas del libro se corresponden ni lejanamente con la realidad, pero no puede negarse su claridad. El marxismo es su instrumento de análisis.

Aún más. Los teólogos de la liberación en general han insistido en que existía una justificación para ese comportamiento. Si la iglesia católica había utilizado el aristotelismo durante siglos, ¿por qué no iban a usar a Marx ellos? Las razones, como mínimo, eran dos. La primera es que el marxismo costó al género humano a lo largo del siglo XX más de cien millones de muertos a los que dio muerte mediante distintos sistemas de represión, es decir, el doble que el nacional-socialismo de Hitler, segunda guerra mundial y Holocausto incluidos. La segunda es que frente a ese aristotelismo sólo hay una respuesta, la que dieron los reformadores en el s. XVI, regresar a las Escrituras, pero no sustituir una filosofía humana por otra.

 Antropológicamente la teología de la liberación es otro Evangelio.  La Biblia es meridianamente clara acerca de la situación del hombre. Nos habla de la primera Caída que apartó al género humano de Dios (Génesis 2-3) e insiste en que  “todos hemos pecado y estamos destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3, 23) . Esa situación de separación del Señor a causa de nuestro pecado sólo puede ser reparada por la aceptación del sacrificio expiatorio de Cristo en la cruz. Pues bien todos y cada uno de estos aspectos es negado, orillado o pervertido por la teología de la liberación.

De entrada, el concepto de Caída no aparece; de continuación, la idea de pecado queda sospechosamente difuminada y, de conclusión, en lugar de las categorías bíblicas se implanta el concepto – marxista, ¿cómo no? – de alienación. Lejos de estar todos bajo pecado, en realidad, nos encontramos con una sociedad dividida entre los que son pobres – especialmente amados por Dios – y los que no lo son. Debo abrir un paréntesis aquí para señalar que no existe punto de contacto entre aquellos a los que la Biblia denomina pobres y el concepto liberacionista de los pobres, pobres a los que, obviamente, se hace una faena sacándolos de un estado que, según los liberacionistas, es objeto de un amor especial de Dios.

Al fin y a la postre, según la teología de la liberación, cada ser humano no debe definirse en relación con la oferta de salvación en Cristo – temas ambos de los que hablaré en la próxima entrega – sino de la revolución que cambiará el entramado social.

 Como puede verse, todo parecido entre lo que enseña la Biblia y la teología de la liberación no es que sea pura coincidencia, es que ni existe. A ver si nos enteramos… 

CONTINUARÁ


 Artículos anteriores de esta serie:
   1 El IVA y el FM de las iglesias 
   2 Radios cristianas: ilegales y legales 
   3 Evangélicos ante la enseñanza 
   4 «Kids on fire» en Digital Plus 
   5 Evangélicos y TV 
   6 El ghetto evangélico 
   7 El síndrome católico 
   8 Complejos evangélicos 
   9 Falsos mitos económicos 
   10 Prosperidad y ética protestante 
   11 Extremadura: porno anticristiano 
   12 Porno-religioso, ahora en Lérida 
   13 «Orad por la paz de Jerusalén» 
   14 Una predicción 
 
 

Autores: César Vidal Manzanares

©Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Comentarios (2)

 
Id Autor/Fecha Comentario
2

Pastor Jose Luis Velicio

20/11/2011 15:52h

Los argumentos que aqui exponen en contra de la teologia de la liberacion biene de una escacez de datos terribles, lo que pasa que los fundamentalistas calcan la Biblia como una inspiracion divina estatica fuera del accionar de Dios en la historia. El mismo Jesus al hacer otra 'teologia' lo mataron, en cuanto al argumento pobre que esgrimen de Pablo de 'otro evangelio' éste se refiere al legalismo que ustedes mismos reflotan en el siglo XXI. Estudien despues opinen

1

Oscar Shamir

15/03/2011 00:51h

EL 27 DE OCTUBRE DE 1553 JUAN CALVINO (44 años) EL FUNDADOR DEL CALVINISMO, TENIA A MIGUEL SERVET (42 años) EL MÉDICO ESPAÑOL, CLAVADO CON ESTACAS EN LAS AFUERAS DE GINEBRA, SIENDO CONSUMIDO EN LAS LLAMAS POR CAUSA DE SUS HEREJÍAS DOCTRINALES: CONFESAR A JESUS como EL HIJO DEL DIOS ETERNO Y X SUS ESTUDIOS SOBRE LA CIRCULACIÓN DE LA SANGRE DE LOS HOMBRES, TEORÍAS QUE CALVINO REPROBABA.

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

Amor y pareja (3): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Amor y pareja (2): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Amor y pareja (1): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Cómo combatir la soledad (M.J. Núñez)

Dice la psicóloga María Jesús Núñez: "Las consultas de psicología están llenas de personas que se sienten solas, decepcionadas, que se resisten a romper una relación por miedo a la soledad posterio...

Heller Gzlez., de cura a pastor anglicano

Heller González Pena, responsable de la Iglesia anglicana El Renuevo en A Coruña (Galicia), es de nacionalidad cubana. Allí estudiaba para sacerdote católico, pero tuvo una experiencia que le llevó...

Soledad y soledades (Mª Jesús Núñez)

Una entrevista a María Jesús Núñez Dios psicóloga, y escritora, sobre la soledad en nuestro tiempo. ¿Qué es? ¿por qué se produce en el siglo de la comunicacióin? ¿hay diferentes tipos de soledad? ¿...

Cumbre iDeo, jóvenes y Dios: A. Sampedro

Por primera vez en España se celebra la Cumbre Ideo de Especialidades Juveniles (5-6 de septiembre, Madrid), un ministerio dedicado al ministerio juvenil, cuyo director regional en Europa es Alex S...

Johnny Cash, profeta de la Gracia (José de Segovia)

El cantatutor Johnny Cash, "el hombre de negro", en su última etapa, hace una reflexión profunda de la fe, la vida cristiana, el sentido de la iglesia como comunidad y en especial de la Gracia de D...

El tiempo perfecto de Dios (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la verdad", nos habla de la historia de Jesús y la higuera que no daba fruto, aplicando este relato del Evangelio al concepto de tiempo perfecto p...

Cash, el hijo pródigo (José de Segovia)

Seguimos hablando de Johnny Cash con José de Segovia, y en esta segunda entrevista nos encontramos con el Cash cuya fe atraviesa caminos oscuros y tortuosos, pero que siempre lucha de alguna forma ...

Tiempo imperfecto (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la Verdad", nos habla sobre tiempo imperfecto y tiempo perfecto.

¿Por qué ser virgen hasta el matrimonio?

Dice Will Graham: "Imaginaos que estáis casados. Vuestro cónyuge os pregunta: “¿Por qué me eres tan fiel?” Y respondéis, “Bueno, cariño, porque no quiero contraer enfermedades sexuales, ni tener un...

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar