Publicidad

Magacín

Domingo 27 DE JULIO

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • Historia

     

     

     

    Mario Escobar Golderos

    Primeras colonias inglesas en América del Norte

     
    Primeras colonias inglesas en América del Norte
     

     La religión en América (II)

     Los primeros ingleses establecidos en Norteamérica no duraron mucho tiempo. Las difíciles condiciones de vida les hicieron regresar a Inglaterra poco tiempo después, en el barco de Francis Drake que regresaba de una de sus incursiones contra las colonias españolas.

    18 DE ENERO DE 2009

     
    No sería hasta 1587 que un centenar de hombres, veinticinco mujeres y niños bajo el mando de John White se instalaron en la isla de Roanoke. Allí nació el primer inglés en tierra de América, pero cuando White regresó después de unos meses de estancia en Inglaterra los colonos habían desaparecido sin dejar rastro.

    La situación en Europa seguía revuelta.  Las guerras de religión en Francia terminaron  cuando un protestante, Enrique de Navarra, aceptó la conversión al catolicismo.  En principio   se respetaba la libertad de culto para los hugonotes en los territorios en los que eran mayoría, pero muchos optaron por emigrar  a Inglaterra, Holanda y Norteamérica.

     Otro de los países interesado en las nuevas tierras fueron los Países Bajos, buena parte del territorio era de protestante y llevaba en guerra abierta con España más de veinte años. Holandeses, ingleses y franceses comenzaban a competir   por un territorio vasto, pero que a la larga ocasionaría varios conflictos. 

    Bajo el reinado de Jacobo I se crearon la Compañía de Londres y la Compañía de Plymouth para la colonización de América.

    La Compañía de Londres partió para América el 13 de mayo de 1613 fundando la ciudad de Jamestown, en el estado de Virginia. Después de seis meses los colonos estaban agotados y temerosos, más de la mitad había muerto, pero John Smith les ayudó a sobrevivir con la colaboración de los indios. Pocahontas, una princesa india, salvó al joven Smith de ser ejecutado y después se convirtió al cristianismo. Tras muchas vicisitudes la colonia sobrevivió.

    La persecución religiosa en Inglaterra muy pronto iba a animar a muchos disidentes de la Iglesia de Inglaterra a viajar a América.

    Uno de los ministros del rey Carlos I, George Calvert, se convirtió al catolicismo y con su influencia y la ayuda de la esposa del rey, consiguió una colonia católica, donde los derechos de esta minoría fueran respetados.

    En 1633, 220 colonos católicos y protestantes abandonaron Inglaterra y se establecieron al norte de Virginia fundando Maryland, cuyo nombre pusieron en honor a la Virgen María y a la mujer del rey. A pesar de los intentos de establecer una colonia católica, la llegada de protestantes convirtió de nuevo a los primeros en una minoría.

    Después de un pequeño conflicto Maryland adoptó el Acta de Tolerancia, por la cual todo aquel que aceptase la Trinidad sería respetado en su práctica religiosa. Así pues, la primera ley de tolerancia en los futuros Estados Unidos se promulgó en una colonia de mayoría católica.

    Continuará


     Artículos anteriores de esta serie:
       1 La Reforma protestante en la colonización de Norte América  
     

    Autores: Mario Escobar Golderos


    ©Protestante Digital 2014

     
     



     

     

     

     

    Comentarios (1)

     
    Id Autor/Fecha Comentario
    1

    jabier

    16/06/2014 11:45h

    'encontre lo q vuscaba'

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar