Publicidad

Magacín

Domingo 27 DE JULIO

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • dLirios

     

     

     

    Luis Marián

    ¿Qué hacemos con el Cantar de los cantares?

     
    ¿Qué hacemos con el Cantar de los cantares?
     

     Los problemas de los cristianos con el sexo (II)

     Hablábamos el domingo anterior sobre los tabúes religiosos acerca del sexo que entendemos que no son bíblicos, sino que tienen su origen en concepciones paganas, en dualismos griegos que enfrentan el espíritu contra el cuerpo como supuestas realidades incompatibles. Y decíamos que esta dicotomía, de la cual se empaparon grupos gnósticos desde el siglo primero, sigue hoy impregnada con fuerza a gran par

    22 DE NOVIEMBRE DE 2009

     
    Hay interesantes datos que evidencian esta distorsión gnóstica en ámbitos cristianos.

    Una parte nada desdeñable de la literatura evangélica hoy existente apenas aborda la sexualidad a no ser que sea bajo dos únicos énfasis: el del matrimonio por un lado y el peligro del sexo para los no casados por otro.

    Podríamos añadir una tercera tipología de acercamiento, aquella de la súper-espiritualización que desprovee de su evidente erotismo a textos bíblicos.

     Otro de los peligros de estos reduccionismos y tabúes es que a menudo se presenta la sexualidad como la aspiración vital del siempre incompleto soltero (¡si el apóstol Pablo los oyera!), el cual es persuadido desde púlpitos y estrados para que se case cuanto antes mediante una idealización del matrimonio y la sexualidad dentro del mismo .

    No es éste el lugar para analizar ahora la literatura religiosa matrimonial, pero no es del todo difícil leer barbaridades como que el casamiento es el punto definitivo para acabar con toda tentación sexual Eso sí, ¡qué bonito quedan estas cosas!

     El sexo es parte de la humanidad, y esto es mucho más que un peligro para jóvenes y pautas estereotipadas para casados.   Afrontar la sexualidad con franqueza, alegría, naturalidad y plena información desde las iglesias es un gran medio de prevención contra el adulterio, la frigidez, el divorcio, la pornografía, el aborto o las relaciones sexuales prematrimoniales.  El   mejor antídoto contra el morbo de adentrase en lo prohibido e  innombrable,  es abordarlo y ponderarlo, no ignorarlo o simplificarlo.

    Según concluye Mike Dannyen en su tesis universitaria sobre el tema: “ El erotismo
      
     y el placer suelen ser temas ausentes en los estudios bíblicos. Todavía menos frecuente es encontrar obras o estilos sobre aspectos estéticos
     ”, algo que deriva en que  “el   lector de la Biblia no dispone de herramientas heurísticas adecuadas para construir un discurso sobre el erotismo y el placer sin comenzar por un a priori moral que marque sucesivamente los diferentes niveles   de lectura y elaboración teológica”. 

    Fuera del silencio, la idealización, el legalismo, la cursilería y la irrealidad sexual, aunque dialécticamente suenen a canto angelical y pureza divina, no dejan de ser lo que son. Flotar como si no tuviésemos cuerpos de carne, hueso y conexiones neurológicas es billete de ida hacia la tierra de los fracasos y las frustraciones. Y si acaso hay algún libro profundamente realista y humano en la literatura universal ese es La Biblia.

    El resultado de estas poderosas influencias extrabíblicas es que  hoy   muchos creyentes se avergüenzan y se abochornan de lo que dice La Biblia. Esto hace que muchos tengan terribles problemas para asumir que el Cantar de los cantares ensalza públicamente una narrativa sensual y liberadora sin problema alguno.  Apelar a esto, en parte perdido, ha sido nuestra intención al convocar el concurso literario.

    Apuntando y entremezclando a continuación algunas de las ideas que el teólogo José de Segovia expuso en la ceremonia de este Certamen Delirante de relato erótico, es interesante destacar cómo en la historia de la interpretación bíblica  no han frecuentado los acercamientos alegóricos al erotismo del Cantar de los cantares hasta la era cristiana.  A partir de aquí, y por poner sólo un ejemplo citado por el ponente, las alabanzas a los dos pechos femeninos del Cantar fueron interpretadas por algunos como una referencia Nuevo y Antiguo Testamento. Obviamente, y desde un contexto puramente literario, no hace falta ser un lince para deducir que tal pensamiento estaba más bien fuera de la pretensión original del autor de Cantares cuando se deslumbraba ante la belleza del busto de su amada. Es más,  el Cantar resulta incluso más erótico en su lengua original que lo que nuestras traducciones han vertido . Por ejemplo, el ombligo aparecido en algunos versículos, interpretado como la Ley de Dios por otros, no es siquiera tal ombligo, sino los genitales de la mujer.

    Muchos creyentes se escandalizan hoy por esta expresión de gozo entre hombre y mujer con la realidad erótica de su atracción por medio. Dada la poderosa influencia de este arraigado maniqueísmo que enfrenta al cuerpo contra el alma y que hace del placer siempre pecado, tampoco es ninguna sorpresa que Cantares haya sido el texto más ignorado de la historia del cristianismo. Sin embargo, el Cantar se configura como uno de los relatos bíblicos más bellos y liberadores respecto a nuestra completa humanidad.

    El verbo  conocer  es usado en La Biblia para aludir directamente a las relaciones sexuales, una decisión gramatical que no es casual y que denota la intensidad y relevancia otorgada a la sexualidad y al cuerpo en sí. No olvidemos que la obra de Cristo en la cruz se realizó para redimir todo nuestro ser, cuerpo incluido. Por esto, nuestra esperanza es que  un día   Dios restaurará la creación para ser habitada por cuerpos resucitados , algo que comenzó en Cristo cuando ascendió a los Cielos siendo un hombre con cuerpo y no otra cosa.

     Continuará... 

     MULTIMEDIA-AUDIOS 
    - Conferencia  “Erotismo y Biblia” de José de Segovia 
    - Entrevista a  Luis Marián “¿Tabúes sexuales evangélicos?” 


     Artículos anteriores de esta serie:
       1 Houston, tenemos un problema... sexual  
     

    Autores: Luis Marián


    ©Protestante Digital 2014

     
     



     

     

     

     

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar