Publicidad

Magacín

Domingo 27 DE AGOSTO

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • El punto en la palabra

     

     

     

    Juan Antonio Monroy

    Teología de la Biblia

     
    Teología de la Biblia
     

    “TEOLOGÍA SISTEMÁTICA, por Raúl Zaldivar, 593 páginas. “ESTUDIOS SOBRE LA TEOLOGÍA DE SAN JUAN”, por León Morris, 220 páginas. Ambos son de Editorial Clie, Galvani 113, 08224 Terrassa (Barcelona).

    01 DE JULIO DE 2007

     
    El primero de los dos libros aquí fichados, de Raúl Zaldivar, es un estudio del pensamiento teológico protestante desde la perspectiva hispanoamericana en la que se mueve el autor.

    El otro, de León Morris, se limita a una exposición teológica del Evangelio de San Juan, que gira de forma central en torno a la divinidad de Cristo.

     Zaldivar , según lo presenta Editorial Clie, es un reputado teólogo protestante nacido en Honduras. Es Doctor en Derecho por la Universidad de Barcelona y Catedrático de Teología sistemática en el Seminario Teológico de Honduras.

    Morris es teólogo norteamericano, también protestante, más conocido en el mundo anglosajón que en el castellano. Es autor de comentarios al Apocalipsis y a epístolas de Pablo. También ha escrito “¿POR QUÉ MURIÓ JESÚS?”, “CREO EN LA REVELACIÓN” y “EL SALARIO DEL PECADO”.

    Otro teólogo protestante de renombre, el guatemalteco Emilio Antonio Núñez, dice que “la teología del Dr. Zaldivar aspira a ser evangélica, y lo es; pero también desea ser latinoamericana”.

    A Núñez, hombre sabio, honrado, incansable trabajador cristiano en el continente que habla su idioma, lo tengo como amigo y me merece mucho respeto. Pero aquí he de consignar mi perplejidad y desacuerdo con el contenido de esa frase suya que he citado. El concepto se repite en libros y más libros. Se habla y se escribe de una teología norteamericana, una teología europea, una teología africana, una teología latinoamericana, etc. A mi entender, la teología que emana de la Biblia es una sola, teología única. Otra cosa es cómo se ha de aplicar esa teología en países diferentes, en culturas separadas, en pueblos cuyas circunstancias históricas, culturales, sociológicas y religiosas son desiguales.

    Una simple ojeada al índice de temas que desarrolla Zaldivar, todos ellos fundamentales para el conocimiento de la teología bíblica, anima a continuar la lectura sin cerrar páginas. Desde su Introducción al Estudio de la Teología en el inicio del libro hasta la persona y la obra del Espíritu Santo en los párrafos finales, el trabajo de Zaldivar, en palabras de Núñez, “es valiosísimo, especialmente en el estudio del desarrollo histórico de la teología en la Biblia misma”.

    Desde el siglo XVIII, fecha de nacimiento de la teología bíblica como ciencia autónoma, esta disciplina ha pasado por tres momentos fundamentales: La aparición de la corriente religionista, el descubrimiento de la Biblia como historia de la salvación y el esfuerzo para llegar a una teoría de la existencia.

    El libro de Raúl Zaldivar profundiza en estos tres temas, los tres candentes y actuales.

    A  León Morris  interesa sobremanera reafirmar que Jesús es el Hijo de Dios. Fiel a sus intenciones, escribe 10 breves capítulos argumentados en el cuarto Evangelio. Para Morris, el fin que se impone el apóstol al escribir el Evangelio que lleva su nombre no es entretener al lector con la narración de hechos prodigiosos, ni simplemente enriquecer su cultura, sino robustecer y enraizar en él la fe en Cristo, el Mesías prometido, el Hijo de Dios. Este es el pensamiento central del Evangelio, resumido en el penúltimo capítulo: “Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre (Juan 20:30-31).

    Morris se fija en un elemento significativo de este cuarto Evangelio, la serie de expresiones que Jesús utiliza con énfasis para introducir enseñanzas importantes sobre su persona: “YO SOY”.

    No encontramos parecidos en otros libros del Nuevo Testamento. Juan utiliza la expresión para insistir sobre el hecho de que Jesús es uno con el Padre, que su naturaleza divina es la misma y que aparece en el Génesis cuando la tierra era sólo caos. El Verbo coexistía desde el principio de los tiempos. El Verbo, esto es, el Hijo, era con Dios, era Dios.

    Desde que en el siglo XVIII aparecieron las biografías de Jesús escritas por racionalistas como Harnack, Rousseau, Renan y otros, la figura de Jesús ha sido estudiada intensamente, a menudo expuesta en libros baratos, falsarios y farsantes, más interesados en desvirtuar su condición humana que en profundizar en su divinidad. José Canón Aznar, catedrático y crítico de arte, corregía el argumento de Descartes, “Dios es perfecto, luego tiene que existir”, con este otro argumento: “Dios es perfecto, luego tiene que morir. Esto explica a Jesucristo”.

    Autores: Juan Antonio Monroy


    ©Protestante Digital 2014

     
     



     

     

     

     

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar