Publicidad

Magacín

Domingo 27 DE AGOSTO

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • Historia

     

     

     

    Mario Escobar Golderos

    Kathryn Kuhlman

     
    Kathryn Kuhlman
     

     El poder silencioso de Dios

     El sonido ensordecedor de una sociedad bulliciosa a veces nos impide escuchar la voz de Dios y del que está afligido. Ante el dolor y el sufrimiento, en muchas ocasiones, respondemos con bien intencionados consejos que no ayudan a las personas atribuladas. El célebre teólogo Bonhoeffer escribió sobre la misión de escucha que de be de tener la Iglesia y dijo:  La cura de almas se distingue fundamentalmente de la predicaci

    23 DE ABRIL DE 2006

     
    Kathryn Kuhlman era la hija de un próspero matrimonio de origen alemán establecido en la tranquila ciudad de Concordia, Misuri. El hogar de los Kuhlman era acogedor, pero las relaciones entre madre e hija nunca fueron muy buenas. Emma, la madre de Kathryn, desaprobaba el comportamiento de su hija y se mostraba rígida en todo momento. La relación con su padre fue mucho más afectiva.

    Pasó de ser una niña rebelde e independiente a un adolescente confusa y perdida.  A los catorce años de edad Kathryn se convirtió . El ambiente religioso en casa de los Kuhlman era muy frío, su padre despreciaba a los predicadores a los que consideraba unos chupa sangre; Emma -su madre- asistía a su iglesia metodista sin mucho entusiasmo, a pesar de ser profesora bíblica de jóvenes. Años más tarde, en una de las predicaciones de su hija, Emma se convirtió.

    Myrtle, la hermana mayor de Kathryn, se casó con un predicador itinerante y en 1924 convenció a sus padres para que Kathryn pudiera acompañarles. Al final, Kathryn pasó cuatro años con su hermana y su cuñado, recorriendo decenas de ciudades con su ministerio itinerante. Después de esta etapa, Kathryn decidió separarse y comenzar en solitario su labor de evangelista.

     La predicadora soportó las penalidades de un ministerio itinerante y sufrió en sus carnes los duros años de la depresión de 1929 . Todo iba a cambiar en Denver. Sus predicaciones se convertirían en un fuego apasionado que se extendió por toda la ciudad. La muerte de su padre en 1934, le causó un profundo trauma, pero logró superarlo y regresar a Denver para edificar su nueva iglesia. El 30 de mayo de ese año se abrió el tabernáculo del Avivamiento de Denver y la iglesia comenzó a crecer rápidamente.

    En 1935, Kathryn conoció al predicador Burroughs A. Waltrip. Desde el principio se sintieron atraídos, pero Waltrip era divorciado y la congregación no aprobaba esta relación.

    Meses más tarde, se casaron en secreto, pero desde el principio los problemas dividieron a la pareja. Tras ocho años de matrimonio, en 1944, Kathryn se separó de su marido y recuperó su ministerio evangelístico.  Franklin, en Pensilvania, se convertiría en la ciudad donde Kathryn Kuhlman comenzaría un nuevo camino hacia Dios . Ahora era el momento de escuchar a la gente.

    Continuará.

    Autores: Mario Escobar Golderos


    ©Protestante Digital 2014

     
     



     

     

     

     

    Comentarios (5)

     
    Id Autor/Fecha Comentario
    5

    DORIS MATERAN DE MONTILLA

    25/05/2014 00:10h

    el diablo siempre pone gent q hable mal de los hombres y mujeres de DIOS,,, QUIEN ESTE LIBRE DE PECADOS Q LANC LA 1RA PIEDRA Y EL QUE ESTE FIRME MIRE QUE NO CAIGA....... DLB Y LIBERTE A LOS BLAFEMOS,,,,

    4

    Alexander Cáceres

    03/01/2014 18:19h

    No todo lo que brilla es oro mis hermanos!

    3

    Obil Orozco

    20/11/2013 01:04h

    A mi, me bendice mucho saber sobre esta sierva bendita, quiero imitar su fe.

    2

    andrea diaz

    28/07/2012 11:32h

    hablan solo de su vida de pareja,pero no de los milagros que hizo, de las cantidad de almas que salvo.

    1

    juan leyva Romero

    18/01/2012 23:50h

    deceo saber en que libro esta su biografia y ministerio

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar