Publicidad

Magacín

Domingo 27 DE AGOSTO

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • Arqueología

     

     

     

    Francisco Bernal

    Samaria, la capital del Norte

     
    Samaria, la capital del Norte
     

    Enclavada en un lugar privilegiado, desde donde se divisa la llanura costera de Sarón y las vías de comunicación al valle de Jezrael. La antigua heredad de Semer del que queda vestigios de lo que pudiera ser una aldea ó una granja tal como indica 1Reyes16:24, fue el lugar donde Omri construyó la acrópolis de Israel sobre el año 880 aC, trasladando la capital del reino desde su anterior emplazamiento en Tirsa (a la izquierda se pueden ver los restos de la Acrópolis de Samaria).

    21 DE MAYO DE 2006

     
    Samaria se levanta sobre un monte, al que se le rodeo la cima con un muro de contención para conseguir una plataforma de unas dos hectáreas, tras un basto movimiento de tierra, llegando a rellenar en algunos lugares mas de 5 metros de espesor. En el interior de sus murallas se construyó un gran palacio y edificios públicos. El palacio del tipo  bit hilani , cuyo origen está en el norte de Siria se caracteriza entre otras cosas por su pórtico con dos columnas. En las excavaciones se han hallado capiteles protoeólicos, junto a una construcción realizada de sillares tallados y perfectamente ensamblados, que muestran el nivel sofisticado de la edificación.

     Con el monarca fundador de Samaria, se inició la dinastía Omrita, de la que se conocen tres referencias externas al texto bíblico desde reinos diferentes: 

    La estela del rey mesa de Moab menciona a Omri como dominador de su país. En segundo lugar la estela del rey asirio Salmanasar III habla de la gran fuerza de carros de guerra de Acab en la batalla de Karkar. Y como tercera la estela de Tell Dan del rey Hazael de Siria menciona su enfrentamiento con Joram. Igualmente en los registros asirios es nombrada “La casa de Omri” en diferentes referencias a Israel de monarcas muy posteriores en el tiempo a éste.

      
     Es interesante indicar que del reinado de Jehú, tenemos la primera imagen que conocemos de los israelitas sobre el año 841 AC. En el obelisco negro del rey asirio Salmanasar III, se muestra al rey Jehú de Israel rindiéndole homenaje y pagándole tributo junto con su sequito(junto a estas líneas, pueden obervar la escena del rey Jehú entregando tributo). Sobre la figura aparece una inscripción que dice “ Tributo de Jehú, hijo de Omri: recibí de él plata, oro, un cofre de oro, un vaso de oro con el fondo en punta, cubiletes de oro, copas de oro, estaño, un cetro real y venablos ”. (Traducción J.B. Pritchard). El obelisco fue descubierto por Layard en 1846 en Nimrud (antigua Kalkhu), y se conserva en el Museo Británico.

    El periodo de mayor esplendor en Israel corresponde al de los reyes Joás y Jeroboan II. En Samaria, mediante hallazgos arqueológicos, se aprecia una gran cantidad de marfil en piezas de busto redondo y en relieve, talladas en estilo fenicio y decorado con temas egipcios. Decorarían las paredes del palacio y el mobiliario de la familia real, junto a una fina cerámica de mesa encontrada en el yacimiento.

    En 1910 durante la expedición de la universidad de Harvard, se localizaron en el palacio real un grupo de unos 100 ostraca, en cuyas inscripciones se habla del suministro a la corte, de vino y aceite, proveniente de diferentes lugares alrededor de Samaria. En ellas no se menciona el nombre del rey, pero al indicar en algunas, a los 17 años del reinado, podría ser Acab, Joacaz ó Jeroboan II, siendo éste el más probable.

     LA DENUNCIA DE AMÓS "
     Lo indicado y la gran actividad constructora en diferentes ciudades, muestran las riquezas existentes en este periodo de la que no gozó el pueblo, sino que sufrió la opresión de sus dirigentes. Así el profeta Amos 8:4-6 denunciaba la corrupción, fraude comercial, opresión fiscal y demás injusticias que sufría la clase más desfavorecida, mientras la clase rica disfrutaba de un lujo exagerado con casas de marfil y continuos banquetes opulentos, Amós 3:15 y 6:4-6. 

     EL FIN DE LA SAMARIA RICA "
    En el último periodo del reino de Israel, la ciudad de Samaria se vio sitiada por los ejércitos del rey asirio Salmanasar V, cuando su ultimo rey Oseas dejo de pagar tributo, confiando en el apoyo del faraón So de Egipto, llamado en los anales asirios Sibe. El rey Oseas fue hecho prisionero y la ciudad tras 3 años de asedio capituló en el 721 aC. Siendo contada la victoria por Sargón II, quien sucedió a Salmanasar tras su muerte poco antes de caer Samaria. En el estrato VII de la ciudad se ha encontrado una estela de Sargón y dos tablillas administrativas asirías de este periodo.

    El rey Sargón en su crónica (traducción de A. Fuchs) indica  “...combatí contra ellos ... 27290 de sus habitantes me llevé, 50 carros tomé para mis tropas reales ... Samaria modifiqué y la hice más grande que antes. Gentes de las tierras por mí conquistadas hice residir en ella ... “.   Dicha crónica coincide con el relato bíblico de 2Reyes 17:4-6, donde se menciona incluso los lugares donde fueron deportados como Halah, en la región de Habor, río de Gozan, y en las ciudades de los medos. 

    Autores: Francisco Bernal


    ©Protestante Digital 2014

     
     



     

     

     

     

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar