Publicidad

Magacín

Domingo 20 DE JULIO

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • Cartas de un Amigo

     

     

     

    Luis Ruiz

    Convicción y confianza

     
    Convicción y confianza
     

    Con frecuencia se aprecia una gran distancia entre algunas de nuestras convicciones y la confianza en Dios que debieran generarnos. Muchos cristianos estaríamos de acuerdo en que Dios es nuestra gloria, escudo protector, respuesta a nuestras llamadas de auxilio y quien nos levanta cuando atravesamos por momentos de desánimo. Hasta ahí la convicción.

    08 DE MARZO DE 2008

     
    Cabría esperar que ello generara tal confianza que nos sintiéramos sostenidos por él, no tuviéramos miedo y quedáramos exentos, por ejemplo, del insomnio.

    Sin embargo, vivimos a menudo la contradicción de que a la vez que nuestras convicciones sobre Dios se mantienen firmes —así lo pensamos y lo expresamos con energía y sinceridad—, la confianza que le tenemos se vuelve intermitente, fluctuante o simplemente desaparece cuando más falta nos hace.

     Cuando el rey David era ya un hombre mayor pasó por una crisis muy difícil. Se trataba de su hijo Absalón  que le había dado disgustos a lo largo de toda la vida pero que él había controlado sin demasiados problemas. Ahora se había convertido en su principal enemigo y se había autoproclamado rey.

    Había puesto al pueblo contra su padre y obtuvo el apoyo de miles de soldados; no fueron pocos los consejeros que se cambiaron de bando aunque antes pasaban por leales a David. Un golpe de estado en toda regla. El rey tuvo que huir para evitar males mayores, indignado por la traición sufrida y sabiendo que su propio hijo estaba dispuesto a acabar con su vida.

    En esa situación David dice:  “ Yo me acosté y me dormí ” ,  “ Desperté, pues el Señor me sostiene ”  y  “ No temeré a los diez millares de enemigos que se han puesto en derredor contra mí ”  ( Salmo 3:5 ).

    Estaba tranquilo, no porque supiera de antemano que todo iba a salir bien, sino porque sabía que no le iba a ocurrir nada que Dios no estuviera dispuesto a permitir.

     Sus convicciones y su confianza en Dios iban de la mano. 

    ¿Cuáles son las razones para no vivir esa tranquilidad en la existencia cotidiana? Aunque, por otro lado, tal vez recordemos momentos extremadamente duros y situaciones muy complicadas con grandes incertidumbres en los que subyacía en nosotros una profunda paz, una sólida confianza y esperanza en Dios  ¿por qué, entonces, esa convergencia entre convicciones y confianza en Dios que aparece en los peores momentos no aflora igual en las pequeñas cosas de cada día? 

    Autores: Luis Ruiz


    ©Protestante Digital 2014

     
     



     

     

     

     

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar