Publicidad

Magacín

Domingo 20 DE ABRIL

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • Reforma2

     

     

     

    Emilio Monjo Bellido

    La familia según la Biblia

    Ética cristiana en el mundo (3)

     
    La familia según la Biblia
     

    En nuestro anterior encuentro nos topamos con la economía y las hipotecas.

    03 DE JULIO DE 2011

     
    Sin salirnos de ese terreno hoy les propongo que nos acerquemos a la familia. En realidad son dos reflexiones en un mismo plano, pues la economía es precisamente “la administración de una casa”, y la familia dicen que en su significado original sería el lugar donde había comida para los siervos o esclavos; vaya, que si no tenías “familia”, te quedabas famélico. Les planteo estas notas sin hipotecar (hipo= debajo, teca= cajón) la Palabra de Dios, sino poniéndola para que alumbre toda la casa, y usarla como ley bíblica para obedecerla en toda nuestra manera de vivir: ética cristiana en el mundo.

    Y con la salvedad evidente, pero hay que recordarlo, que esa Escritura es perfecta, pero yo la entenderé en muchos casos de forma equivocada; y si la entiendo bien, en muchos casos me equivocaré en explicarla o aplicarla. Con todo eso, es el camino de obediencia que tenemos.

    Advierto, pues, de entrada, un peligro que percibo al tratar el tema de la familia. Te puedes encontrar con demasiada facilidad ante una conferencia o estudio sobre la familia, en la que no te proponen la norma de la ley bíblica, sino una modalidad de escuela o teoría psicológica, algunas con muy buen sentido común, pero no es lo mismo.

    Pueden ser útiles socialmente, pero no son la leche espiritual no adulterada por la que se puede crecer para salvación. No es ética cristiana en el mundo, sino mundo en la ética cristiana. Aunque se aderecen esas teorías con algún versículo o historia de la Biblia. Es el pastor con la predicación de la Escritura el que tiene que enseñar sobre la familia, no el consejero familiar o matrimonial (“ministerios” de moda, pero que no aparecen en la Biblia). Y si no sabe enseñar, que se quite de pastor. (Otra cosa es que entre los pastores haya una ayuda de compañeros y se echen una mano sobre temas que alguno puede conocer mejor por su experiencia o por su contexto de trabajo.) Sólo si se ha olvidado el concepto de pastor que ordena la Biblia, se podrá aceptar como normal, por ejemplo, que unos padres en una iglesia evangélica digan que su hijo (que cada uno ponga la edad, tal vez 4 o 5 años) es un desobediente y rebelde, que le pega a todos y que no hay quien lo discipline, y que el pastor y algún otro matrimonio de la iglesia propongan que hay que llevarlo al psicólogo. Que lo lleven si quieren, pero es evidente que ya el juicio de Dios se ha llevado por delante a esa iglesia. Es una ruina. Hay casos de niños que necesitan atención médica; pero eso no es lo mismo que atención de la moderna psicología o psiquiatría para enfocar las conductas. Los problemas físicos del cerebro, a curarlos y a investigar todo lo más que se pueda, pero no hace falta seguir a Thomas Szasz para reconocer que la psiquiatría y otras “ciencias” de la conducta, se han arrogado su status de ciencia sobre mitos que se sostienen solo por el poder, económico y social, que producen. Por falta de predicación adecuada, mi pueblo fue llevado cautivo.

    Hablando de llevar, esto nos lleva a otra cuestión fundamental. [No la iba a poner, pero ya que he perdido a los dos o tres amigos que me quedaban por lo anterior, más vale aprovechar la ocasión.] Se trata de los pastores con hijos no creyentes. Hay muchos. Y no debe haber ni uno. La familia no puede ser edificada por pastores en esa situación. Bueno, ni la familia, ni la iglesia, ni nada. Del pastor, entre otras cosas, se requiere que tenga hijos creyentes y gobierne bien su casa con sus hijos en sujeción con toda honestidad. Seguro que aquí entran muchos matices y circunstancias, pero lo que no puede entrar es considerar como algo que no impida el ejercicio del ministerio pastoral el tener a los hijos fuera del camino de la fe. El pastor que se encuentre en una situación así, podrá ser muy buena gente, competente y servicial, pero si, además es un fiel creyente, dejará el pastorado, y entonces será un buen y fructífero miembro de una iglesia local, pero no como pastor. (Si hace eso, dejar de predicar será la mejor predicación de su vida.)

    Sigamos viendo algo de la familia bajo la mirada de la ética cristiana. Y tampoco ahora nos podemos ir muy lejos de las iglesias. Aunque algunos quieran poner el peligro para la familia en el Consejo de Ministros, con sus leyes de turno, realmente creo que está más en los consejos que los ministros cristianos dan sobre el asunto. Les pongo un ejemplo, que puede parecer insignificante, pero que es muestra del abandono de la fuente de agua viva en esta cuestión de la familia y el uso en su lugar de puro cieno humano. En la ley bíblica todos los componentes de la familia, tengan la edad que tengan, siempre quedan en la casa. Solamente se puede salir de ella por expulsión y juicio por haber roto el pacto y perder su bendición, lo que era una situación calamitosa, o por casamiento con la formación de una nueva casa, en la que se unían la bendición de las familias del esposo y de la esposa.

    En lo que llamamos Antiguo Testamento, [Un grave equívoco, la Biblia nunca se llama a sí misma Nuevo o Antiguo Testamento.] a la familia se la nombra precisamente como betab (bet= casa, ab= padre), la casa del padre. Cristo dice que en su betab hay muchas moradas. Fuera de la casa no se tiene la autoridad que de ella proviene, ni el ejercicio de la responsabilidad que corresponde a la autoridad; ni se tiene la alabanza del culto en los ritos de la ley: no se puede participar de ellos si se ha sido expulsado de la casa. Ya no hay pascua, ni fiesta de tabernáculos, ni ofrendas de paz que se coman en la familia, ni la bendición del inicio de la cosecha ni la alegría de su finalización, todo se ha quedado fuera del árbol. (Es evidente que un joven puede irse a otra ciudad por estudios o trabajo, eso no es lo que aquí se trata.) En lo que llamamos Nuevo Testamento sigue lo mismo. El único joven emancipado es el hijo pródigo. Entonces, ¿de dónde viene que parezca lo más normal del mundo (realmente es del mundo) que unos padres cristianos pongan a sus hijos fuera de casa, emancipados, para que vivan su vida, como un medio de educarlos y hacerlos maduros? De la ley de Dios seguro que no viene. Tal vez de la cultura de éste o aquél país, o de esta zona o aquélla. Si esto se acepta en las iglesias, ya no hace falta más. Con ello habremos destruido la familia propia de la ley bíblica, la familia cristiana, y, como pasa con el aborto, precisamente en el espacio donde tendría que ser más protegida. Lo que en la Escritura se considera un mal extremo: ser cortado de Israel; y que se vive igualmente como el resultado terrible de la época de esclavitud o de la dispersión por todas las naciones, ahora tenemos a gente defensora de la familia tradicional o judeocristiana que lo consideran el medio de educar y madurar a los jóvenes para que luego formen esa familia tradicional. Una locura. ¿Quién ha dispuesto que una rama o fruta madure mejor cortada del árbol? Cuando los hijos se casan, no son ramas cortadas, sino puestas con la bendición de la casa para unirse a otra rama con la bendición de la casa de donde proceda, para formar otro árbol; una rama suelta, emancipada, se seca, no sirve. (Por eso se dispone que las ramas unidas en matrimonio sean de una misma fe, si no, mal futuro.) La emancipación (exmanus= que no se puede coger) es salirse de debajo de un poder, de una autoridad. En la familia cristiana nunca se sale de la unidad y de la autoridad de la casa; incluso con el casamiento de un hijo, la casa sigue en la nueva constituida, y ahí el padre ve a su hijo y los hijos de su hijo, “en su mesa”. Con un hijo emancipado, no sé qué se verá, pero la bendición del Dios de Abraham, Isaac y Jacob, seguro que no. ¿Se imaginan a unos padres evangélicos quedando por teléfono con sus hijos emancipados, para asistir juntos a la manifestación contra la ley que iba a destruir a la familia tradicional? Cosas peores habrá, pero ésta es una muy grave. Ya el daño está hecho. Hay algunos pastores y misioneros que incluso se glorían de practicar esta cultura de la emancipación. Que expliquen por qué. Para el futuro, que los padres y los jóvenes aprendan lo que enseña la ley bíblica sobre la familia. Del pasado, aprendamos, y todos, con mucho ánimo, sigamos el camino de la obediencia; es la única manera de no hacernos esclavos de los hombres.

    Y para no caer en la esclavitud del lenguaje, pensemos ahora algo sobre el discurso de la iglesia papal como defensora de la familia. Aquí hay dos cosas evidentes: que miles de familias de esa iglesia son en muchos aspectos ejemplos de familia cristiana, y que la estructura del Vaticano es el modelo de destrucción de la familia cristiana. Dispuso Cristo que los obispos (pastores, presbíteros) fuesen casados y que gobernasen bien sus casas teniendo a sus hijos en sujeción con toda honestidad; pues quien no gobierna bien su casa, ¿cómo cuidará de la Iglesia de Dios? Avisa también de que la prohibición de casarse es doctrina de demonios. Viene luego su vicario y ocupa su lugar. Ahora la doctrina de demonios es la aplicable para el acceso al ministerio en su iglesia. El matrimonio, aunque mal menor para gente siempre en un estadio inferior de santidad, será un sacramento. En vez de dejarlo donde debe estar, en la casa con su cama matrimonial, se lo ha “elevado” a sacramento, pero se le desacraliza como estado que “mancha” e impide alcanzar la altura de santidad necesaria para el sacerdocio. Un rito santo que administra esa iglesia como parte de otros bienes. Santo el rito, que no la cama matrimonial, salvo en casta abstinencia o ejecución con la única motivación y tiempo para procrear; que ya dijo el Aquinate que “no se ha de tener por pecado leve procurar la emisión seminal sin debido fin de generación y de crianza”. [Como todo lo razonaba escalonando, puso este delito justo detrás del asesinato.] Si hubo de por medio situación física de infertilidad, abstinencia perpetua; si acudió la menopausia, abstinencia hasta la muerte. O hipocresía farisaica permanente, no se sabe qué es peor, pues acudir al acto sexual como “sedación de la concupiscencia” (Casti Connubii, Pío XI), –digna frase del papa–, en tanto que finalidad secundaria, pero sólo para lograr la primaria de procrear; cuando los cónyuges saben que ésa no se puede cumplir, es abocarlos en la cama a una moral retorcida. [¡Cuántos siglos de esclavitud por tantas palabras infladas!] El Vaticano ha destruido a la familia cristiana construyendo otra en su lugar. (O tal es su pretensión, la realidad es que lo que Dios hace no se pierde: también Caín construyó una familia y una ciudad fuera de Dios, pero eso no impide que haya una familia y una ciudad en obediencia a Dios.) El Vaticano ha cambiado el orden natural puesto por Dios para el bien de sus criaturas, y ha pervertido la enseñanza de la Escritura sobre lo que es fundamental para el bienestar de la propia Iglesia: la familia. La Iglesia misma es una extensión de la casa, de la familia cristiana. Su organización, disciplina, etc., tiene el referente de la familia, la Iglesia es la casa de Dios. La institución del Vaticano nace por la presencia de la familia, pero la familia como estructura cainita de poder; son las familias poderosas las que ponen y quitan en su formación. Por problemas de familia tuvo un tiempo que salir de la misma Roma y quedarse en Avignon; por el poder de otras familias volvió. Hoy sigue habiendo en Italia muchas familias poderosas. Pero en lo referente a la familia de la ley bíblica, la familia cristiana, esa institución es lo más opuesto a ella. En el Vaticano no se nace ni se muere en familia, no está la bendición de la casa. Sin familia, sin casa donde ver la bendición de Dios, no hay Iglesia. El Vaticano es otra cosa.

    Una cuestión más sobre la familia del Vaticano. A veces se argumenta diciendo que se debe separar el no estar de acuerdo con lo del celibato, del resto de la doctrina vaticana sobre la familia. Creo que como en todas las cosas, se puede ver lo que hay y tomar lo bueno; lo mismo ocurre con teorías extravagantes sobre la familia, o sobre cualquier otro asunto, que pueden tener algún párrafo aprovechable, para usarlo dentro de otra teoría. Pero hay cosas que no se pueden partir, en este caso creo que el bocado es completo. La familia que el Vaticano ofrece es parte de sí mismo, nadie la puede comer separada de su fundamento. Y conviene saber qué se lleva uno a la boca; en el bocado de la iglesia papal sobre esta cuestión hay que comerse que, por ejemplo, si a nuestros príncipes se les hubiera ocurrido casarse por lo civil y religioso en una iglesia evangélica (por suponer, vamos a suponer que fueran evangélicos), la jerarquía que clama a favor de la familia cristiana, consideraría esa situación como intolerable, no le reconocerían autoridad para reinar y sus hijos quedarían deslegitimados para el futuro. Hay bocados que más vale escupirlos. Con todos los que sirven al Señor en su familia, comamos y trabajemos: estamos en la misma mesa de bendición. Con los que usan la familia como señuelo para hacer esclavos, salgamos lejos de la trampa: no es comida es anzuelo.

    Autores: Emilio Monjo Bellido


    ©Protestante Digital 2014

     
     



     

     

     

     

    Comentarios (12)

     
    Id Autor/Fecha Comentario
    12

    Roberto obregón reyes

    18/11/2013 22:54h

    sí una persona la cual sus hijos no son todos creyentes se debe de alejar del ministerio, Adán, Noé, Abraham, Jacob, Elí, Samuel, David. etc Nunca debieron entrar en los planes de Dios.

    11

    NADIA NUÑEZ

    01/10/2013 16:22h

    DIOS LES BENDIGA Y LA PAZ SEA CON TODOS, EN RESUMEN PARA QUE EN NUESTRAS FAMILIAS PODAMOS VER HIJOS ENTREGADOS AL SERVICIO DEL SEÑOR DEBEMOS COMO PADRES VERDADERAMENTE CRISTIANOS ENSEÑARLES A AMAR A DIOS Y SERVIRLE A EL, 'ENTONCES SI HABRA UNA FAMILIA SALUDABLE EN CRISTO JESUS.

    10

    Sebastian

    18/05/2013 20:24h

    no vivimos bajo la ley sino bajo la gracia

    9

    domingo caceres

    11/07/2011 19:30h

    Don Emilio, perdone, pero no entiendo su respuesta. La familia es el ambito natural del despertar religioso de los hijos. Eso pasa con católicos, protestantes, islamicos, etc. y es de ahi donde se nutren de miembros, ya sean fieles o pastores (ministros, sacerdotes, diaconos, etc.).

    8

    emilio monjo

    11/07/2011 16:32h

    Dª Rosa, siempre tan amable y generosa. D. Domingo, seguro que trabaja con buena intención, pero la vocación que debe salir en la familia vaticana es la sacerdotal, nada que ver con la pastoral evangélica. D. Luis, la ley bíblica tiene que vivirse hoy en su condición histórica. Sigue en el N. T., pero sin la ritualidad y formato del A. T. Lea, por favor: Mt. 15:3-6; Hch. 2:39; 1 Co. 7:14; 1 T. 5:8; 1 P. 3:5. Es mi culpa no concretar cosas. Gracias a todos.

    7

    Rosa Jordán de Franco

    08/07/2011 00:30h

    Que gusto me ha dado que me llame 'hermana' Hno.DOMINGO. Lo recibo de la manera más natural y fraternal, porque yo tambien lo considero mi hermano en Cristo. Qué bueno es Dios que con ecumenismo verdadero, el Espíritu Sto. le da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios, y por tanto, hermanos entre nosotros que hemos creído en el sacrificio de Jesús y en su gloriosa resurrección. Gocémonos y alegrémenos porque Él ha resucitado en nuestros corazones, ¡Gloria a Dios! -- Y en cuanto al asunto que nos ocupa, totalmente de acuerdo con usted bajo ese punto de vista. Las dos sagradas instituciones que Dios ha dejado sobre la tierra son la Iglesia y la familia, y ésta debe ser edificada sobre sólidas bases morales fundamentadas en la Palabra de Dios, para que cumpla su cometido satisfactoriamente ante Dios y la sociedad. Por eso 'Instruye al niño en su camino y aún cuando fuere viejo, no se apartará de él.' Prov. 22:6.- SALUDOS Y BENDICIONES, hermano.

    6

    domingo caceres

    07/07/2011 19:09h

    Mi querida hermana Rosa, la familia es la pequeña Iglesia domestica, el ambiente primario donde los hijos aprenden a vivir la fe. Es de la familia, donde las iglesias de nutren de fieles y pastores ¿no cree?. No pretendo negar que usted tiene razón que la vocación es una llamada de Dios, pero creo que no capta el enfoque que le doy, en cuanto a la importancia de mantener el modelo de familia cristiana, fomentarla y protegerla. Esa creo que debe ser una tarea de todos los cristianos y en forma concertada.

    5

    Luis

    07/07/2011 10:50h

    Jesús hablaba de la familia para no hacer un ídolo de ella: “quien no deja padre-madre; mi madre y mis hermanos son quienes me obedecen, pongo disensión entre padres e hijos…” y un largo etc. Este artículo es sobre todo la defensa de un modelo secular de la era postindustrial heredado de las costumbres de aquellos misioneros. Los apóstoles eran emancipados y Pablo recomienda no casarse. Y si no distinguimos familia del Antiguo y Nuevo Testamento: ¿Debo casarme con mi cuñada viuda como manda la Biblia? ¿El sexo convierte al otro en mi cónyuge tal (lo que Ruth pretendió con Booz)? y así 100 ejemplos más sobre cómo debería ser la familia “bíblica”

    4

    Rosa Jordán de Franco

    06/07/2011 00:42h

    Estimado Don DOMINGO, difiero con usted en que la familia sea la fuente de las vocaciones para la vida consagrada. Tal vez desde el punto de vista de la Iglesia Católica. No desde el punto de vista de la Iglesia Cristiana. En la Iglesia de Cristo, las vocaciones vienen por un llamado del Señor, exclusivamente. Es Cristo quien llama para cada posición en la Iglesia. Vea lo que dice Efesios 4:11 'Y Cristo mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos (santos vivos, nosotros) para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, nosotros, la Iglesia, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Y Pablo nos dice, en Ef.4:1, que andemos como es digno de la VOCACIÓN con que fuimos LLAMADOS. Por favor lea todo el capítulo 4 y verá. SALUDOS.

    3

    Rosa Jordán de Franco

    06/07/2011 00:42h

    Hno. EMILIO, honestamente, creo que juntó dos temas, 1.- La familia según la Biblia, y 2) La familia según la Iglesia Católica. ¿O es que entran ambas como un todo en la ÉTICA CRISTIANA EN EL MUNDO? Saludos y bendiciones, hermano.

    2

    Rosa Jordán de Franco

    06/07/2011 00:43h

    Lo que yo entiendo es: 1.- Los padres cristianos deben buscar consejería en la Palabra de Dios para criar a sus hijos; no enviarlos a psicólogos y psiquiátras; en todo caso, es el Pastor de su iglesia local el que debe tener sabiduría basada en la Palabra, para orientar, si no la tiene, no está capacitado como Pastor.- 2. Permitir que los hijos se emancipen para que maduren es un error.- 3. Miles de familias católicas son ejemplo de fam. cristiana; paradójicamente, la IC destruye la familia. ¿En qué sentido? a) El sexo ha sido anatemizado, haciéndolo pecado aún dentro del matrimonio por la enseñanza de que es exclusivamente para procrear, no como un regalo de Dios.- b) Que la IC santifica el rito pero no la cama matrimonial, así, si se es estéril, habrá que abstenerse de por vida (?).- 5. Los obispos o pastores de la Iglesia de Cristo, pueden, si quieren, ser casados; prohibir casarse para servir a Dios, según la Palabra, es doctrina de demonios (1 Tim. 4:3).

    1

    domingo cáceres

    05/07/2011 19:32h

    Es increible, en vez de plantarse en forma decidida a favor de la familia, incluso por sobre los credos, termina en un simple ataque a la Iglesia. Como agente de pastoral familiar junto con mi esposa, me es necesario aclarar lo siguiente: la familia es la fuente de las vocaciones cristianas, tanto al matrimonio, tanto a la vida consagrada. Siempre lo ha sido y así siempre lo ha enseñado. A tal punto Dios ha respetado ésta institución, que la salvación a venido en medio de un ¡¡¡ matrimonio !!!. Es lamentable ver que el protestantismo, en el tema de la vida y la familia, no pocas veces va por callejones secundarios, terminando con enredarse en si misma, con lo es que una causa que es de todos los cristianos y requiere unidad, claridad y una firme convicción.

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar