Publicidad

Magacín

Domingo 17 DE AGOSTO

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • Letra viva

     

     

     

    Frank Estévez Guerra

    Vida Abundante, excelente traducción de la Biblia

     
    <em> Vida Abundante</em> , excelente traducción de la Biblia
     

     Desde la revisión Reina-Valera de 1960 no se había elaborado ninguna edición tan exhaustiva, rigurosa y fiel a lo que cada autor quiso expresar a sus contemporáneos. 

    05 DE NOVIEMBRE DE 2011

     
    El pasado año hemos asistido a la publicación de una nueva traducción de la Biblia en español o castellano. Se trata de la Biblia  Vida Abundante .En efecto, la  Santa Biblia , Nueva Traducción Viviente  (Tyndale House Publishers, Illinois, Estados Unidos, 2010) es un trabajo de equipo en el que se ha dedicado alrededor de una década y ha sido elaborado por un grupo de más de cincuenta eruditos evangélicos en diferentes especialidades, entre los que se encuentran teólogos, traductores, lingüistas, filólogos, correctores de estilo y de gramática, tipógrafos y editores, principalmente. Asimismo, han participado varios ministerios, una asociación y dos editoriales (Asociación Luis Palau, Tyndale y Unilit). Por fin podemos disponer, en nuestro idioma, de una traducción de la Biblia que garantiza fidelidad al propio texto bíblico, por encima de políticas editoriales o intereses doctrinales que han querido imponerse al consenso, al rigor y a la excelencia, a cualquier precio.

    Si la meta de la traducción bíblica pretende exponer al lector contemporáneo con precisión el significado, la designación y el sentido, de los manuscritos en hebreo, arameo y griego, que más se acercan a los inexistentes originales, el resto de los propósitos nunca ha debido prevalecer porque deslegitima el anhelado producto final.Porque esto último es lo que ha venido sucediendo con las versiones, revisiones y traducciones de los denominados “textos sagrados” en las últimas décadas, especialmente a partir de 1960 y siempre aludiendo, entiéndase, a la lengua castellana -o española, si se quiere-.

    En este esfuerzo traductor de la “Nueva Traducción Viviente” (NTV) se evitaron imposiciones personales o de índole teológico, incluso denominacionales, porque todo fue sometido a la supervisión de un “Comité de Traducción de la Biblia” que contrató a especialistas de muy diversas tendencias evangélicas. De este modo, el objetivo del equipo de trabajo estuvo centrado en presentar el texto bíblico en consonancia con lo que pudo representar el manuscrito original en su tiempo y en su contexto -algo que asumen todas las revisiones y traducciones pero que no suelen conseguir de modo fidedigno-. Cada libro, vetero o neotestamentario, fue asignado a tres personas expertas en el mismo o en su autor (personas que denominamos “criterios de autoridad” en la materia) y, posteriormente, el resultado de ese esfuerzo riguroso fue remitido al traductor principal correspondiente que revisó y propuso un primer borrador, al cual siguieron análisis exegéticos y de estilo para, en un posterior estadio, volver a ser revisado todo de nuevo por el “Comité de Traducción de la Biblia” y así dar por válido cada versículo. Se buscó claridad y se logró. De esta forma se evitaron errores de exégesis y se conservaron las formas esenciales de los textos bíblicos. Se combinaron los dos tipos de traducción de la Biblia más usados: equivalencia formal (de tipo literal, término por término) y equivalencia dinámica (de tipo funcional, idea por idea). Así conserva la cosmovisión del pensamiento en el tiempo de la narración.

    Esta edición ya había siso elaborada en inglés,  New Living Translation  (Tyndale House Publishers, 1996), en una fase primigenia susceptible de ser mejorada (2004) y tras una actualización final (2007); lo que nos da una idea aproximada del rigor y la búsqueda de la excelencia para la gloria de Dios y el beneficio espiritual del ser humano; al contrario de otros intentos que han antepuesto el afán por recaudar fondos de un grupo reducido -aunque influyente- al amparo de una casa editorial señera y si sobraba algo, para la supuesta honra divina.

    La versión en nuestra lengua tuvo sus inicios en el año 2001 y se basó en los mismos principios del trabajo ya realizado en el idioma inglés. Uno de los cambios que nos pueden llamar la atención es el abandono de la fonetización  Jehová , incorporada en la primera traducción de las lenguas originales al castellano (Casiodoro de Reina, 1569) y aplicada al tetragrámaton YHWH, por “el SEÑOR” en versalita, aunque en contadas ocasiones se empleó la transliteración Yahveh cuando el nombre divino aparece junto al de otros dioses. El término griego “Cristo” (PD4FJ`l) que designa “el Ungido” ha sido traducido por la voz hebrea “Mesías” (forma griega del arameo y del hebreo m'shîhã)cuando el receptor del mensaje era judío y se mantiene el sustantivo helenizado ante la audiencia no hebraica. Lo significativo es que ninguno de los cambios analizados afecta a las doctrinas fundamentales: deidad de Cristo, trinidad, concepción virginal de María, soberanía de Dios, resurrección corporal, salvación, justificación o regeneración. Las modificaciones no pretenden innovar, sino actualizar y contextualizar, ni siquiera buscan la originalidad o las extravagancias, propias de las tendencias teológicas liberales, que tanta confusión han traído a los movimientos evangélicos y a los nuevos creyentes, llevándoles al desánimo ante tanta afluencia de versiones.

    La antigua versión de Casiodoro de Reina (1569) fue mejorada, revisada y ordenada, por Cipriano de Valera (1602) en un minucioso trabajo que le llevó dos décadas. Aproximadamente veinte años lleva también quien suscribe nutriéndose, aprendiendo, enseñando y elaborando ensayos sobre los textos hispánicos de esta versión denominada “Reina-Valera”. En este estadio y después de haber leído y estudiado, no sólo las versiones y revisiones (1862, 1909, 1960, 1975, 1995, 2000), sino de haber diseñado y elaborado un proyecto de doctorado en Filología hispánica, puede afirmarse sin rubor que después de la revisión Reina-Valera de 1960 no se había elaborado ninguna edición susceptible de ser tan exhaustiva, rigurosa y completamente fiel a lo que cada autor quiso expresar a los contemporáneos a quienes iba dirigido el mensaje lingüístico -de contenido espiritual- y ajena a los intereses editoriales o comerciales, incluso doctrinales o denominacionales.

    Es más, se han realizado muchas publicaciones al amparo de inclinaciones más bien oscuras o al gusto del editor de turno, auspiciadas por recursos que respaldan o editando a bajo costo versiones muy particulares en países de frágiles o emergentes economías; además, algunas de éstas han estado subvencionadas con fondos procedentes de entidades no evangélicas. O se han incorporado los libros apócrifos aludiendo al valor del texto Reina-Valera pero realmente ha sido desestimado con las nuevas revisiones y ediciones (Casiodoro de Reina los tradujo en el orden alejandrino que es el mismo de la Biblia Vulgata Latinay Cipriano de Valera los incorporó al final del Antiguo Testamento, con una nota preliminar que advertía de este tipo de literatura deuterocanónica, no inspirada). De hecho, los frutos de estas controversias originadas por las “ediciones-exprés”, “a la carta” y “al mejor postor”, han dividido al protestantismo español y se han hecho no pocos guiños al ecumenismo -en ocasiones al amparo de ese dinero de las arcas mencionadas- y a la teología liberal.

    No se desestima la presencia de ciertos criterios de autoridad, enarbolados por personas con nombre y apellidos que han aportado luz y conocimiento -cuando no sabiduría- porque han buscado fidelidad en las ya muchísimas ediciones posteriores a 1960; lo que se pretende es advertir, con una llamada de atención muy seria, de las diversas intenciones y de los diferentes recursos económicos que han respaldado y sufragado las mentadas publicaciones.Por un lado, hemos echado de menos en las constantes ediciones a lingüistas de reconocido prestigio y a especialistas tanto en las lenguas originales (hebreo, arameo y griego) como en Filología hispánica y a personas muy bien formadas en Traducción e Interpretación, así como a equipos de trabajo que representaran al amplio espectro evangélico; antes bien, hemos asistido, como espectadores y testigos pasivos, a publicaciones realizadas por determinada institución o denominación parapetadas tras una casa editora que representa y defiende intereses institucionales o empresariales, así como también comprobamos trabajos supuestamente lingüísticos supervisados por especialistas en materias que nada tienen que ver con la Lengua española, proyectos mal terminados o hechos con mucha prisa -sin el reposo y el rigor que estas materias precisan- por la dichosa urgencia materialista que este mundo contemporáneo nos ha insuflado, cayendo estas ediciones en la trampa de la misma “comida-rápida”.

    Ya advirtieron autores de la talla de César Vidal, Pablo Martínez Vila, Wenceslao Calvo, Margarita Burt y otros acerca de estos temas que tratamos o de la aparición de biblias Reina-Valera que manipulaban ahí cuando convenía y modificaban al gusto, deteriorando y corrompiendo el mensaje de la Palabra de Dios. De igual forma advirtió quien esto escribe, en algunos artículos publicados en esta revista digital (números 250 y 255 de 2008), acerca del institucionalismo denunciable y del espíritu del Iscariote dentro del protestantismo español.

    En la traducción que tratamospodemos observar que las notas a pie de página aclaran las propuestas o modificaciones, además de ser muy útiles para facilitar la comprensión lectora y éstas también se añaden cuando se excluye un pasaje que aparece en el texto griego (Textus Receptus).

    Para el Antiguo Testamento se usaron los escritos masoréticos de la Biblia hebrea (versión  Biblia Hebraica Stuttgartensia , 1977) que es una actualización de la  Biblia Hebraica de Rudolph Kittel (Stuttgart, 1937). Hubo estudios comparados -serios- con los manuscritos del Mar Muerto, la  Septuaginta  (LXX) y diversos manuscritos griegos, el  Pentateuco samaritano , la  Peshitta , la  Vulgata y materiales textuales que aportaron claridad al significado de los “hapax legomena” o pasajes controvertidos de difícil interpretación. Para el Nuevo Testamento se tomaron, como referencias, las dos traducciones más empleadas:  Greek New Testament  (SBU, 4ª edición revisada, 1993) y  Novum Testamentum Graece  (Nestle-Aland, 27ª edición, 1993) que representan el mismo texto aunque difieren en algunos aspectos. Sin embargo, cuando las evidencias obligaban a decantarse por una de estas dos ediciones la traducción que hoy respaldamos prefirió desestimarlas y buscar alternativas en manuscritos antiguos (a mi modo de ver, uno de los grandes aciertos de esta Biblia  Vida Abundante ). No obstante, siempre han quedado reflejadas estas variaciones en las notas.

    En la “Introducción a la Nueva Traducción Viviente” el Comité de Traducción de la Biblia refleja no poca humildad al señalar las imperfecciones y limitaciones de esta edición, aunque confiesa haber buscado “la guía y la sabiduría” de Dios para llevar a cabo este excelente proyecto; algo que faltó en algunos trabajos de la “Reina-Valera” a partir de 1960. La simple humana sabiduría y el siempre escaso conocimiento humano no sirven para otorgar credibilidad a los esfuerzos; sólo la divina sabiduría y la guía de Dios permiten alcanzar un objetivo como este, que llega a nuestras manos y en nuestra lengua: la Nueva Traducción Viviente.

    Como filólogo considero que ya se ha logrado un trabajo que nos acompañará las próximas décadas y que es susceptible de ser mejorado; en la función docente propongo esta traducción para cotejar con la revisión Reina-Valera de 1960 y, en calidad de ministro de culto, ya he invitado a varias comunidades a tener esta Biblia  Vida Abundante  como libro de lectura devocional y para profundizar, porque es susceptible de tener en cuenta que la sencillez y la claridad que aportan, invitan a realizar lecturas continuas de muy fácil comprensión que evitarán, a la postre, la tan aludida falta de entendimiento.

     

     

     

     

    Comentarios (12)

     
    Id Autor/Fecha Comentario
    12

    Esteban F.B

    30/07/2014 10:24h

    Omar: Mateo 5:32. No tengo nada que ver con la editorial ni con esta Biblia. Pero solo me gustaría aportar para ayudar. No estoy defendiendo esta versión. Pero creo que no hay que satanizar... detrás de estos trabajos hay gente muy estudiada y preparada y mucha oración. Así que aquí mi aporte. De la boca de otros especialistas de otras casa editoriales escuche esto: ninguna versión actual o antigua tiene toda la verdad o dicho de otra manera es incorrecta; las versiones son fieles a los manuscritos que se eligieron en su momento para hacer la versión. No podemos decir que se le quita o se le añade, es simplemente lo que se encuentra en la versión. Reina Valera 1960 que es con la que crecí y sigo leyendo tiene muchos 'añadidos': es decir, se han encontrado manuscritos MAS ANTIGUOS y mas exactos en los que NO estan frases y pasajes que sí aparecen en la RV60, por ejemplo: 'este genero no sale sino con oración y ayuno' la parte de ayuno NO está en los manuscritos mas antiguos. Otro ejemp

    11

    OMAR

    10/03/2014 14:25h

    ¿Por que ha cambiado en mateo 5:32 ?dice a causa de fornicacion y no como esta traducido ahi a causa de infedelidad INFIDELIDAD relaciones amorosas a largo o corto plazo con persona distinta del vinculo oficial en secreto por considerar amenaza a la institucion familiar. FORNICACION relacion sexual entre 2 personas que no estan unidas por un vinculo conyugal. Nadie puede quitar ni añadir menos cambiar la palabra.DIOS LOS BENDIGA

    10

    Nicoleta

    20/02/2013 01:37h

    Muchas veces nos enfocamos mas en la letra que en espiritu y NO CONOCEMOS el AUTOR de la BIBLIA,nuestro DIOS .

    9

    Martina

    12/10/2012 16:42h

    Me gusta esta traduccion, es mas facil de entender, lo uso para mis devocionales, Paz y amor

    8

    Hermes Neuta

    21/04/2012 11:37h

    ¿Dónde pueden conseguirse biblias de esta versión maravillosa? No es fácil conseguirlas en España. Está costando mucho que entren en nuestro país. Sin embargo, en América Latina, ya se cuentan por millones de ejemplares. Supongo que algunos no estarán interesados en que invadan el 'mercado' español.

    7

    J. Guerra

    17/11/2011 00:36h

    La verdad es que con tantas ediciones y publicaciones de Biblias el DIABLO estara la mar de contento porque esta logrando que entre los propios 'cristianos' nos peleemos. Asi el no tiene que hacer el trabajo. Nunca habia leido un articulo tan claro y contundente contra EDICIONES peligrosas y advirtiendo a los profanos en la materia. Gracias, desde muy lejos, al autor de este trabajo y a la revista que lo publica, son de mucha ayuda a quienes estamos estudiando teologia y nos preocupa el legado que dejamos a las generaciones posteriores. NOTA: Disculpen la ausencia de acentos y de la controvertida letra por excelencia del castellano, pero mi computadora no los tiene (es de US).

    6

    Javier

    11/11/2011 20:54h

    No se trata de eliminar las otras versiones o de poner en la picota a nadie, que se quiera tener muchas versiones de la Palabra de Dios no nos exime de la responsabilidad que tenemos ante los nuevos creyentes porque al CONFUNDIRLOS cn tantas versiones más que ayudarlos los confundimos. Alguien debe decir las cosas claras para advertir y poner cierta sensatez ante tanta comercialización de la Biblia. El artículo no me parece inapropiado. Creoque es de lo mejor que se ha vertido al respecto y además propone sugerencias sin esperar comisión o aplauso a cambio. No lo veo mal. Lo celebro. Saludos de un pentecostal que necesita una versión sensata.

    5

    Isacar

    11/11/2011 20:54h

    Esta versión, como bien expone el artículo, HACE USO DE LA TRADUCCIÓN FORMAL TAMBIÉN, no sólo de la dinámica. De lo que una Asociación sea acusada, no me preocupa tanto, me preocupa más de lo que se puede acusar a una persona y se pueda demostrar DELANTE DE DIOS. Si nos dejáramos llevar por todo lo que se dice de hombres y mujeres de Dios NO CONFIARÍAMOS EN NADIE. Nadie está libre de pecado,, José Antonio. Pero no entramos a valorar esta premisa ahora, hablamos de ediciones. En España hemos asistido a una serie de ediciones que son de dudosa manufactura; por ejemplo la BIBLIA INTERCONFESIONAL publicada por Sociedades Bíblicas (supuestamente evangélica) que contiene los libros apócrifos y 'subvencionada' con dinero... Lo que plantea Estévez, en este artículo de primera categoría, debe hacernos reflexionar y calar profundo. Porque advierte de un serio problema que está trayendo el espíritu de Babel. El autor no desdeña la versión Reina-Valera de 1960, más bien la exalta al considerarl

    4

    Cristiana

    09/11/2011 22:33h

    mmmmm y me sigo preguntando en cuál versión creer, ya que cada uno tiene sus propios fundamentos a favor o en contra de diferentes versiones. También me pregunto qué es de aquellos que fundamentaron su vida cristiana en la versión incorrecta (según algunos) y no tuvieron el privilegio de leer esta última versión...porque ya murieron!???. Oh Dios! hay cosas que no logro entender!

    3

    Juan Antonio

    08/11/2011 09:30h

    Lamento diferir con don Frank Estevez Guerra, pero hay puntos fundamentales que, para considerar una traducción bíblica como fiel y confiable, automáticamente descalifican a la traducción 'Vida Abundante'; por ejemplo la Asociación Luis Palau es sinónimo de Ecumenismo y allí va la cosa mal, también sumemos el hecho de que se utilizó el método de 'Equivalencia Dinámica' que es un método con participación de la Iglesia Católica de la mano de Eugene Nida y, lo más terrible, sumemos el uso de textos hebreos y griegos que difieren (¿se podrá decir opuestos?) del Textus Receptus. Por lo que el conocimiento serio de métodos de traducción y de textos bíblicos, automáticamente descalifican a la versión 'Vida Abundante' como una traducción confiable y menos con la capacidad igualar mucho menos de superar a la Reina Valera 1960.

    2

    Ventura Soto

    08/11/2011 09:31h

    OTRA MAS> NO WAY

    1

    JRRiudoms

    07/11/2011 03:32h

    ¿Por qué se abandona la fonetización 'Jehová', aplicada al tetragrámaton YHWH? ¿Por qué desaparece, también, el tetragrámaton YHWH? ¿Tienen algun sentido Salmo 83:18 o Éxodo 6:3, sin el nombre de nuestro Dios? Cada uno de nosotros, además de ser 'el vecino del tercero' o 'la muchacha de la librería', tenemos un nombre que nos distingue de los demás. Este comentario no quiere poner en entredicho la traducción VA de la Biblia, pero encuentro excesivo poner en la picota a las demás versiones o traducciones (excepto la RV60) colgándoles diferentes sambenitos. A mi me han hablado muy bien de la RV77, pero ello no hace que se desaconseje todas las demás. En realidad, lo importante es escudriñar la palabra de Jehová, el Señor, y seguir sus mandatos... hasta allá donde sea posible. Atentamente

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar