Publicidad

Magacín

Domingo 20 DE JULIO

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • Follas novas

     

     

     

    Beatriz Garrido

    Estoy bien, estoy bien con mi Dios!

     
    Estoy bien, estoy bien con mi Dios!
     

     Dedicado al recuerdo de Eunice Woodford, una mujer de Dios hasta el límite, quien pasó a Su presencia a los 44 años 

    05 DE MAYO DE 2012

     
    De paz inundada mi alma ya esté,
    o cubra una mar de aflicción.
    Cualquiera que sea mi suerte diré:
    Estoy bien!, estoy bien con mi Dios!.

    Estoy bien!........ con mi Dios!......
    Estoy bien!, estoy bien con mi Dios!.

    Ya venga la prueba o me tiente Satán,
    no menguan mi fe ni mi amor;
    pues Cristo comprende mis luchas, mi afán,
    y Su sangre obrará en mi favor.
    ..............................................................
    La fe tornárase en feliz realidad
    al irse la niebla veloz.
    Desciende Jesús con Su gran majestad,
    Aleluya!, estoy bien con mi Dios!.

    El himno que encabeza este artículo, himno que me retrotrae a experiencias duras, conmovedoras y preciosas que rodearon mi adolescencia, viene dando vueltas y más vueltas a mi cabeza durante las últimas semanas.

    Este precioso y conocido himno fue cantado por primera vez en una reunión en Fairwell Hall, Chicago por P P Bliss quien compuso la música. Es una historia realmente conmovedora.

    En 1874, cuando el gran vapor francés “Ville de Havre” cruzaba el océano Atlántico en su viaje de regreso de América, se encontró con el desastre.

    A bordo del vapor estaba la Sra. Spafford con sus cuatro hijos. En medio del océano, el vapor colisionó con un barco grande; en media hora el Ville de Havre” se hundió y casi todos a bordo perecieron.

    Cuando tuvo lugar la colisión, la tremendamente angustiada madre, sacó a sus cuatro hijos de la cama y los subió a la cubierta. Dándose cuenta de que, en pocos minutos el barco se hundiría, la Sra Spafford se arrodilló con sus hijos pidiendo a Dios que fueran salvos o los hiciera dispuestos a morir si era Su voluntad.

    Cuando el barco se hundió, los niños se perdieron.

    La madre fue recogida por un marinero entre algunos restos flotantes, y diez días más tarde llegó a Cardiff.

    Desde el puerto, esta bendita mujer envió un cable a su marido, un abogado de Chicago, con el mensaje: “Salva, sola”. Su esposo, al recibir semejante noticia, salió inmediatamente para Inglaterra con el fin de traer a su mujer a Chicago.

    El Sr Spafford, un buen cristiano, enmarcó y colgó en su oficina el mensaje de su amada esposa.

    El reconocido Pastor Moody, que entonces estaba teniendo reuniones evangelísticas en Edimburgo, viajó a Liverpool para procurar consolar a los padres despojados de todos sus hijos y fue gratamente animado al encontrar que fueron capaces de decir: “ Está bien!, que se cumpla la voluntad de Dios”.

    Un hecho conmovedor en medio del triste evento fue que, en una reunión dirigida por Moody y Sankey, en Chicago, poco tiempo antes de su viaje a Europa, fue saber que los niños se habían convertido a Dios.

    Dos años más tarde, cuando Sankey paraba en casa de los Sres Spafford, durante una serie de reuniones evangelísticas en Chicago, el Sr Spafford escribió el himno puesto al comienzo de este artículo, en memoria de la muerte de sus hijos.

    Un hombre de negocios que había sufrido algunos fuertes reveses durante la crisis financiera y estaba en un profundo desaliento, al oír la historia del himno exclamó: “ Si Spafford pudo escribir tan hermoso himno de resignación, no volveré a quejarme nunca más”.

    Siendo un diligente estudioso de la Palabra de Dios, el Sr Spafford llegó a estar tan interesado en la segunda venida de Cristo, que él y su esposa decidieron ir a Jerusalén y esperar allí la venida del Señor. En la última estrofa del himno, el escritor da expresión sin límites a su aspiración y al deseo del corazón.

    No sé cuantos de vosotros ya conocíais la historia de este precioso himno; pero a mi me ha conmovido profundamente una vez más, en la medianidad de mi vida, después de haberlo conocido cuando era solamente una adolescente.

    Desconozco cuales son las circunstancias que rodean tu vida; pero sé muy bien cuáles son las que rodean la mía y hoy, nuevamente, a pesar de todo y de todos, puedo volver a exclamar con plena confianza y convicción: “ESTOY BIEN!, ESTOY BIEN CON MI DIOS!”.

     Dedicado al recuerdo de mi suegra, Eunice Woodford, una mujer de Dios hasta el límite, quien pasó a Su presencia a los 44 años, dejando solos a sus 8 hijos. Fue ella quien me enseñó este himno. 

    Autores: Beatriz Garrido


    ©Protestante Digital 2014

     
     



     

     

     

     

    Comentarios (2)

     
    Id Autor/Fecha Comentario
    2

    Mercedes G.S.

    13/05/2012 18:38h

    Hola Beatriz: Conocía sólo de nombre el Spafford Center de Jerusalen, pero ahora al leer la historia que está detrás de su fundación cobra muchísimo más sentido. Muchas gracias por habérnosla contado. Por cierto ¿ podrías, un día, contar la histoía de Doña Eunice Woodford?, porque por lo poco que nos has dicho suena muy inspiradora.

    1

    Jacqueline Alencar

    07/05/2012 19:11h

    Hola, Bea. También digo: Estoy bien; estoy bien con mi Dios. Me ha encantado la historia. Bello testimonio que nos refuerza la valentía para seguir...

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar