Publicidad

Magacín

Domingo 27 DE AGOSTO

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • El espejo

     

     

     

    Lidia Martín Torralba

    El milagro inesperado

     
    El milagro inesperado
     

     Él siempre puede, pero no siempre quiere. Y no porque sea mezquino con nosotros. 

    01 DE DICIEMBRE DE 2012

     
    Puede que a algunos de ustedes les haya ocurrido lo que, alguna vez, me ha sucedido a mí también: que ante alguna de las circunstancias que les estuvieran aconteciendo en la vida, hayan pedido un milagro.

    Nosotros, como cristianos, creemos que los milagros existen, que Dios puede hacerlos y, por tanto, clamamos a Él de tanto en tanto pidiéndole que realice alguno. Él los lleva a cabo todos los días, pero quizá, al no tener la forma de lo que nosotros consideraríamos estrictamente, se nos pasan por alto y no los sabemos ver. Pero ahí están, y no pueden negarse.

    Cuando pedimos, a pesar de que no sabemos bien cómo hacerlo, muchas veces reclamamos el milagro perfecto, es decir, ese que nosotros pensamos que nos resolvería la vida en todos los sentidos posibles.

    Si nosotros fuéramos todopoderosos y omnipotentes, escogeríamos resolver nuestras situaciones de una determinada manera y no de otra. Probablemente elegiríamos el camino de menor recorrido, o el de menor resistencia. Pero nos perderíamos otro gran milagro: el que Dios obra en nosotros a través del sufrimiento.

    El milagro que pedimos no siempre llega. Es más, podemos estar tiempo y tiempo reclamándolo esperando con convicción a que llegue… pero que ese extremo finalmente no se produzca. Esta es una realidad en el Evangelio. Él siempre puede, pero no siempre quiere. Y no porque sea mezquino con nosotros. Lejos de esto, es justamente el amor el que guía Sus acciones, aunque no nos lo parezca a nosotros.

    Reclamamos el milagro en una línea y no en otra porque pensamos que no hay otra posible manera en que puedan resolverse las situaciones que nos rodean. Pero los días pasan y el milagro no aparece. Y a raíz de esto, nuestra fe decae, tristemente. Pero Él no ha dejado de amarnos. Sólo mueve las piezas como es más conveniente para nosotros y para Sus propósitos.

    Lo verdaderamente sorprendente es que, sin darnos cuenta, mientras llega o no llega el que pedimos, Dios obra milagrosamente de otras muchas maneras y lo hace como parte de Su obra maestra en nosotros.

    Cuando se pide una acción sobrenatural del Señor sobre nuestras vidas lo hacemos casi siempre pidiendo un cambio sobre otros, o bien sobre las circunstancias. Solemos pensar que lo que no funciona está fuera. Y efectivamente, a veces puede ser así. Pero cuando Dios obra, lo hace a lo grande y no deja cabos sueltos. Ese concepto no existe para Él. Si Él quiere hacer el milagro de forma externa a nosotros, desde luego, puede hacerlo. Pero Él ha prometido trabajar en nosotros y no sólo en el entorno. Su milagro empieza dentro, continúa dentro y termina dentro, aunque su acción repercuta fuera.

    Incluso cuando los males que nos acechan y nos aprietan están ahí, en el exterior, Dios sigue queriendo hacer algo en nuestro interior. Es allí donde el Espíritu Santo tiene Su morada y donde se propone completar la obra que inició. Puede que el milagro que pedimos nunca llegue, pero Dios ya está trabajando en Su propio milagro, el que Él decide que es mejor para nosotros, el que nosotros quizá no pedimos, pero el que nos acerca más eficazmente a la imagen de Cristo que Él se ha propuesto crear en nosotros.

    No solemos contar con nuestro propio milagro, el que se produce en nosotros. No lo hacemos, simplemente, porque no es el que habíamos pedido. Por eso también, en cierto sentido, es un doble milagro. No está enturbiado por nuestra propia expectativa al respecto, ni viciado por lo que hemos rogado encarecidamente al Señor. Simplemente se da, ocurre, y no sabemos ni siquiera muy bien a qué se debe. Es más… podemos estar vehemente luchando porque algo no se produzca, pero si en la voluntad de Él está que ese algo ocurra, se dará, sin más, aun en contra de nuestros propios deseos. Sus milagros los establece Él y no nosotros, aunque a veces puedan coincidir en el tiempo ambas cosas.

    Esto es también una obra directa de la acción de Su gracia: no nos da siempre lo que le pedimos, ni nos concede siempre lo que creemos que necesitamos. Nos ama demasiado para ello. Pero obra Su mano en nosotros de una forma tal que, incluso cuando peleamos contra nosotros mismos o Su propia voluntad, la nuestra puede ser forzada en la dirección que Él quiere. El milagro en tantas ocasiones tiene que ver con que aceptemos lo que, de otra manera, jamás hubiéramos aceptado. Sucede cuando, a pesar de nuestros deseos humanamente hablando, hacemos aquello que Su voluntad nos dice que es bueno, aunque no nos apetezca. Ocurre cuando tenemos paz en medio de la adversidad y el sufrimiento, sabiendo que en nuestras propias fuerzas estaríamos desesperados, afligidos y prácticamente arruinados. Todo eso son milagros, Sus milagros.

    Este es el milagro que el creyente disfruta constantemente: la obra del Espíritu de Dios que consuela, trae paz, alivio y descanso al corazón afligido. Porque mientras pedimos un milagro, Dios cada día trae nuevas acciones sobrenaturales a nuestro camino, veámoslas o no, y obra Su propio milagro en nosotros: el milagro inesperado, el de resultados sorprendentes, fruto imprevisto, gloria a Su nombre.

     

     

     

     

    Comentarios (5)

     
    Id Autor/Fecha Comentario
    5

    Arlis

    10/12/2012 11:59h

    Me ha gustado mucho, intentaré aplicarlo a mi vida. 'La verdad os hará libres' Gracias por transmitirnos esta verdad.

    4

    Arlis

    10/12/2012 11:59h

    Guau !!

    3

    jorge humberto rendon

    06/12/2012 10:18h

    es hermosa esta reflexion, de verdad que me ha tocado mucho, le bendigo, no es facil encontrar personas con tanta sensibilidad para escribir de la manera en que escribes, eres una bendicion para los que navegamos en internet

    2

    Félix

    05/12/2012 23:07h

    Muchas gracias por este artículo Lidia, me está siendo de mucho provecho y ha hecho acordar el 'hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo'. El mejor milagro siempre es el de Su Voluntad.

    1

    ANA MARIA RAMIREZ DE ARELLANO RAYO

    03/12/2012 22:57h

    Que rida y estimada Lidia soy una gran lectora de tus articulos porque siempre sé que nos vas a traer algo fresco y profundo, sabes conectar con esa sensibilidad que todos tenemos pero que nos cuesta reconocer, se nota que tienes una comunión intima con el Señor y sabes plasmarla sobre tinta y papel, que el Señor siga derramando y multiplicando esa unción, lo autentico y genuino siempre se ve y se percibe, felicidades sinceras.

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar