Publicidad

Magacín

Domingo 20 DE ABRIL

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • Historia

     

     

     

    Mario Escobar Golderos

    John Wesley, el primer gran avivamiento moderno

    Avivamientos de la Historia (XVI)

     
    John Wesley, el primer gran avivamiento moderno
     

     En 1739 predicando Wesley a masas de mineros en grandes explanadas al aire libre comenzó un gran avivamiento en Inglaterra. 

    16 DE DICIEMBRE DE 2012

     
    La figura de John Wesley es fundamental para entender muchas de las realidades evangélicas actuales. Wesley y sus seguidores fueron los primeros en hacer grandes campañas evangelísticas, hablar de la necesidad del “nuevo nacimiento” y otros principios cristianos modernos.

    El joven Wesley fue el decimoquinto hijo de un pastor anglicano llamado Samuel y una dama llamada Susana. La madre de Wesley se esforzó en educar y cristianizar a su extensa familia.

    El siglo XVIII fue extremadamente conflictivo. A las grandes desigualdades sociales había que añadir el alejamiento progresivo de la sociedad a los valores cristianos.

    La necesidad espiritual de Wesley le llevó a crear un club cristiano durante su etapa de estudiante en Oxford. Su hermano y él fundaron el “Santo Club” y varios jóvenes se unieron a ellos, aunque la mayoría les veía como un extremista grupo de santurrones.

    Wesley impuso una severa disciplina para llevar la vida cristiana que él pensaba que era necesaria para agradar a Dios, pero esta estricta regla no le trajo la paz interior que esperaba.

    John y su hermano Charles viajaron a las colonias para intentar evangelizar a los indios, en el viaje coincidieron con varios hermanos moravos y John se quedó fascinado por la sencilla y práctica religión de sus compañeros de viaje.

    La misión en las colonias fue un absoluto fracaso y los hermanos Wesley regresaron a Inglaterra.

    Tras escuchar una predicación en una humilde iglesia morava, del pastor Pedro Boehler, comprendieron que el Evangelio era mucho más sencillo de lo que pensaban. El mensaje se centró en la Epístola de los Romanos, lo que ayudó a Juan comprender que la salvación era por medio de la fe y que nada podía hacer para agradar a Dios.

    Wesley viajó a Alemania para aprender más de los moravos, visitando su sede central en Herrnhut.

    Tras su regreso a Inglaterra creó varios clubs de cristianos seglares en los que los cultos sencillos y los himnos inspiradores pusieron la base del movimiento metodista moderno.

    La reacción de la Iglesia de Inglaterra a partir de 1738, fue la de prohibirle predicar en sus templos.

    Tras una invitación del predicador itinerante Whitefield en febrero de 1739, Juan accedió a predicar a las masas de mineros en grandes explanadas al aire libre. A partir de ese momento comenzó un gran avivamiento en Inglaterra.

    ¿Cuál fue el método empleado por Wesley para promover el avivamiento?

    El mismo explicó los cinco pasos que llevan al avivamiento.

    1. Oración ferviente.
    2. Predicación poderosa del Evangelio.
    3. Manifestaciones sobre naturales del Espíritu Santo.
    4. Conversión de la gente.
    5. Cambio social.
    6. Involucración de los creyentes en la predicación del Evangelio.

    El primer gran avivamiento de la historia moderna salió del corazón de un hombre apasionado por el poder de la oración y el deseo de servir a Dios con todas sus fuerzas.

     

     

     

     

    Comentarios (1)

     
    Id Autor/Fecha Comentario
    1

    Kharoll

    16/09/2013 01:29h

    ;)

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar