Publicidad

Magacín

Domingo 27 DE AGOSTO

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • Opinión

     

     

     

    José Luis Fernández

    La higiene mental

     
    La higiene mental
     

    Dentro de la diversidad cultural e intelectual está el conjunto de personas que viven en lugares elevados y que no son capaces de contemplar la posibilidad, de mirar de vez en cuando la cara de los demás, para compartir y aprender algo de ellos. En este apartado están algunos especialistas que tratan temas de vital importancia para todos y que no llegan a los ciudadanos debido a la complejidad de la terminología empleada o a la distancia que imponen ellos mismos sin esgrimir más razones de peso.

    01 DE ABRIL DE 2007

     
    Éste es un valor del que pocas personas hablan, aunque se está empezando a introducir en algunos libros de valores para a convivencia, y lo que sorprende es que no se establezca como un valor prioritario, dada la importancia que supone tener una mente sana.

    •  Alcanzar los propósitos que tienes programados para a tu vida.
    •  
    •  Quererte mucho a ti mismo.
    •  
    •  Aceptar que las consecuencias vienen de las actuaciones propias.
    •  
    •  Estar bien contigo mismo.
    •  
      Una cosa son las consecuencias de una higiene mental y otra muy distinta será cuidar de que nuestra mente esté higienizada.
     Cada día tenemos que ducharnos, lavar la cara, lavar las manos varias veces y mantener una higiene corporal, con el fin de lograr un equilibrio en nuestro cuerpo y evitar, ademáis del olor, una serie de enfermedades y patologías específicas. Lo mismo ocurre con la higiene mental. Si no ejercemos este valor, corremos el riesgo de que en la etapa psicoevolutiva, podamos sufrir graves enfermedades.

    Según F. Massó  la higiene mental debe ser una actividad diaria que solamente puede realizar cada uno, y su buena práctica tiene como resultado positivo, la preservación y conservación de la salud mental.  Resulta paradójico que por una parte le concedamos mucha importancia al buen estado de nuestra mente y que por otra no nos ocupemos en que crezca sin impedimentos y con los cuidados apropiados.

    Cuando vemos y sufrimos la traición de las personas en las que teníamos confianza, o experimentamos que la valoración de los demás no es la que esperábamos, nuestra mente pone en funcionamiento unas defensas que muchas veces pueden ser perjudiciales en un futuro, si no las sabemos canalizar y las mantenemos en el tiempo. De ahí que el perdón produzca en nosotros excelentes resultados y nos ayude a superar traumas y amarguras.

     Los hábitos de higiene de la mente son por una parte internos y se centran en pensar positivamente y en expresarnos emocionalmente. Como consecuencia tendremos una estabilidad y un equilibrio interior.  Pero ¿qué es lo que equilibramos y a qué nos referimos con ese término tan genérico?. Me niego a aceptar que el equilibrio está en hacer cosas normales y ser normal. La búsqueda de la felicidad y de la paz interior pasa por afrontar los errores y los problemas, aceptar las responsabilidades y encontrar un sentido a la vida ( lo que nos introduce en un campo metafísico en el que las personas son reacias a entrar).

     Por otra parte existen los hábitos externos, en los que las relaciones humanas llevan el peso.  Queremos que se nos escuche y que pasen tiempo con nosotros, aunque no nos den siempre la razón. Si tenemos un proyecto importante, necesitamos compartirlo y obrar en consecuencia. Cada vez que un adolescente entra en un chat, corre el riesgo de querer expresar sus sentimientos y que algún espabilado quiera burlarse de él. Quizás sea la mayor ofensa o contaminación mental que una persona, en pleno desarrollo, pueda sufrir.

    Debemos evitar los pensamientos negativos y narcisistas. Existen personas que por trastornos bipolares precisan ser alabados, aunque hay que diferenciarlos de los que quieren ser famosos o tienen afán de protagonismo. Estas personas son altamente peligrosas y pueden llegar a hacer cualquier cosa por conseguir su propósito. Calumnian, mienten y difaman y pocos creen que eso esté sucediendo, porque actúan bajo un manto de pureza que solo se desvanece con el tiempo.

     El valor de la higiene mental es tan grande como el Universo y su carencia lo sufren mucho más los hombres que las mujeres.  Hoy que está casi todo al 50% y que algunos pensamos que debiera estar al 100% al 30% o al 80% según fuese necesario, exceptuando los derechos que tienen que ser los mismos para todos, tengo que destacar que según mi criterio, las mujeres gozan de una sensibilidad especial para sentir y para expresar las emociones. Llegados a este punto hay que decir que si entendemos las emociones y las aceptamos como una conducta inteligente, favorecerá a la higiene de nuestra mente y al afianzamiento de nuestra personalidad.

    Finalmente hay que destacar que a pesar de la tendencia natural del EGO a ser autosuficiente la realidad es que cada uno pasa por una dependencia de alguien en quien confiamos o por al menos en quien nos escucha y nos hace la catarsis. A través da Biblia, la Palabra de Dios, descubrimos que se nos dicen cosas como “…maldito el hombre que confía en el hombre..” y por otra parte que la confianza e Dios produce en nosotros una mente renovada, con la que tenemos felicidad, paz y sentido en esta vida.

     Por mucho que quieras limpiar tu mente día a día, si no tienes la seguridad de sentirte perdonado por Dios, llevarás una pesada carga de la que no te podrás liberar . El valor de la higiene mental no es exclusivo de los creyentes en Cristo Jesús (por desgracia hay algunos que viven una vida en amargura y rencor...), pero los que han sido redimidos por su sangre, los que han aceptado la Obra de la Cruz, arrepintiéndose de sus pecados, tienen la seguridad de una vida eterna con Cristo y de este modo la mente se renueva diariamente. Quien confunda estas frases con una religión, sea cual sea, deberá rechazar la contaminación que se nos impuso y ocuparse en el hábito diario de una buena higiene mental como valor personal y social.

    De todos modos no puedo acabar aquí sin decir algo que todo el mundo tiene que tener muy presente. Los profesionales de los que hablaba en el comienzo de mi disertación, médicos psiquiatras, están para que los consultemos cuando nos sea preciso. Existe, cada vez menos, la absurda teoría de que un fiel creyente no puede sufrir ninguna clase de trastorno mental, y francamente, el trastornado mental que hace esas afirmaciones debería ser el primero en ponerse en tratamiento debido al peligro social que supone que personas de buena fe le hagan caso.

    Autores: José Luis Fernández


    ©Protestante Digital 2014

     
     

    Tags:  higiene, mental


     

     

     

     

    Comentarios (2)

     
    Id Autor/Fecha Comentario
    2

    ignacio arroniz castillo.

    13/06/2012 11:31h

    he estudiado la higiene mental, y durante el transcurso de mi vida, me ha servido bastante en la recuperación de un stress de alto rango sufrido por mucho estudio y trabajo. La recomiendo por experiencia.

    1

    Carnelia Jachinta

    26/09/2011 19:24h

    ESTHO NO0 SIVE PARA ND

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar