Publicidad

Magacín

Domingo 27 DE JULIO

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • Kairós y Cronos

     

     

     

    Carlos Martínez García

    Leer y escuchar

     
    Leer y escuchar
     

     John Stott acostumbraba referir que si el Señor nos dio una boca y dos oídos tal vez fue con la intención de que escucháramos el doble de lo que hablábamos. 

    15 DE JUNIO DE 2013

     
    Leer libros es una forma de escuchar. Mientras nuestros ojos recorren los renglones, decodifican palabras, desglosan el pensamiento de un autor o autora vertido en letras que forman frases y párrafos; en el cerebro un complejo mecanismo desmenuza lo que entra por el sentido de la vista.

    Una parte toral del Antiguo Testamento convoca al pueblo de Dios a escuchar.

    En Deuteronomio 6:4 leemos la expresión “Shema Israel” (escucha Israel). A partir de ahí el Señor llama al ejercicio continuo de escuchar y recordar lo escuchado, ponerlo en práctica y transmitirlo a las siguientes generaciones.

    De igual forma Jesús hizo advertencias sobre escuchar con atención.

    La conclusión del Sermón del Monte (Mateo 7:24-29) combina el oír cuidadosamente para hacer lo registrado por nuestros oídos. También Jesús con cierta ironía refirió la necedad de quienes teniendo intacta la capacidad física de oír simplemente se hicieron voluntariamente sordos al mensaje y la acción salvífica de Dios (Lucas 16:19-31).

    John Stott acostumbraba referir que si el Señor nos dio una boca y dos oídos tal vez fue con la intención de que escucháramos el doble de lo que hablábamos. También subrayaba que el cristiano debía escuchar por partida doble: a la Palabra y al mundo, con el fin de crear puentes entre aquella y éste.

    Una herramienta para escuchar la Revelación y tomarle el pulso al palpitar de nuestro contexto histórico/cultural es leer distintas traducciones de la Biblia, y libros de autores cristianos y no cristianos.

    En las semanas pasadas he tenido tiempo para leer libros con pausa y en un ambiente muy grato. Pronto me reincorporaré al agitado ritmo de vida que se lleva en la ciudad de México. En tanto que esto acontece dispuse de una última jornada para leer apaciblemente.

    El soneto de Francisco de Quevedo me acompañó como un recordatorio del significado que tiene el sencillo acto de leer cuando se hace para continuar con el aprendizaje de la vida.

     
    Por las imágenes es obvio que no estoy en un desierto, pero sí apartado y, a veces, observando a un conejo retozón que decidió hacerme compañía.

    En palabras de Quevedo:

     Retirado en la paz de estos desiertos,
    con pocos, pero doctos libros juntos,
    vivo en conversación con los difuntos,
    y escucho con mis ojos a los muertos.
     

     Si no siempre entendidos, siempre abiertos,
    o enmiendan, o fecundan mis asuntos;
    y en músicos callados contrapuntos
    al sueño de la vida hablan despiertos.

    Las grandes almas que la muerte ausenta,
    de injurias de los años vengadora,
    libra, ¡oh gran don Joseph!, docta la imprenta.

    En fuga irrevocable huye la hora;
    pero aquélla el mejor cálculo cuenta,
    que en la lección y estudios nos mejora.
     

     

     

     

     

    Comentarios (1)

     
    Id Autor/Fecha Comentario
    1

    Adán Quintanar Vargas

    18/06/2013 14:33h

    Una reflexión fresca, interesante y edificadora. Saludos cordiales y buen regreso

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar