Publicidad

Magacín

Domingo 20 DE ABRIL

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • El espejo

     

     

     

    Lidia Martín Torralba

    No tenemos sueños baratos

     
    No tenemos sueños baratos
     

     Estamos tan necesitados de ilusión que estamos dispuestos a creernos que tenemos alguna posibilidad de conseguir lo que se nos vende: solución rápida, definitiva, y lo mejor de todo, sin dolor. 

    14 DE DICIEMBRE DE 2013

     
    En los últimos días vienen escuchándose con insistente frecuencia todo tipo de anuncios acerca de la ya casi infinita posibilidad de loterías, apuestas y juegos de azar que se han convertido, sin duda, desde hace muchos años en nuestro país, en una pieza igual de importante que otra cualquiera del ideario navideño.

    En un entorno sin esperanza, en que la gente no tiene ni la mínima sensación de que la cosa vaya a mejor, donde el desempleo sigue estrangulando a las familias, los embargos siguen siendo el pan nuestro de cada día y aparentemente, seguimos sin tener dinero (aunque los centros comerciales, qué duda cabe, están a rebosar, y no para comprar harina o arroz), hablar de sueños y de sueños que, además, no sean baratos, es muy atrayente.

    Al fin y al cabo, así funcionan estas cosas: la publicidad, las compras, la lotería, la Navidad tal y como el mundo sin Dios la entiende… nos sirven para mantener nuestra cabeza ocupada en elementos que nos distraigan de la dura realidad que tenemos delante. Pero que en ningún caso nos resuelven nada, porque la esperanza que aportan es absolutamente momentánea, efímera, escasa y, por qué no decirlo, engañosa.

    Si preguntáramos, de hecho, a todas las personas de este país que han jugado alguna vez a la lotería, encontraríamos un altísimo número de frustraciones al respecto y sólo unos cuantos satisfechos.“Pero la ilusión cuenta mucho”- dicen algunos. Sin embargo, esa ilusión, reconozcámoslo, sólo dura un tan escaso tiempo que nunca suple el nivel de esperanza que necesitaríamos tener cubierto para llevar adelante una vida en condiciones. Quizá, esto sigue recordándonos que nuestra esperanza no está en estas cosas.

    El anuncio al que me refiero, en que se habla de lo caros que son nuestros sueños, es digno de ser escuchado. No sólo porque es cierto, sino porque a poco que uno se ponga a analizarlo con detenimiento, rápidamente se da cuenta de que a uno lo tratan como si fuera tonto. Probablemente han buscado una voz lo suficientemente condescendiente como para tener este efecto.

    Y es que precisamente uno de los signos de hasta qué punto estamos necesitados de ilusión y de esperanza es que, con tal de tener aunque sea una brizna de ella, estamos dispuestos a aceptar, no sólo que se nos hable como a idiotas, sino que lleguemos a creernos que tenemos alguna posibilidad de conseguir lo que se nos vende: solución rápida, definitiva, y lo mejor de todo, sin dolor.

    Quienes no jugamos a la lotería no tenemos nuestra preocupación en si saldrá o no nuestro número premiado. Pero observamos con estupor alrededor nuestro cómo muchas personas se gastan cantidades de dinero ingentes (que prácticamente no tienen) para conseguir algo que la lotería nunca podrá darles. No sólo por lo ínfimas que son sus posibilidades de ganar, sino porque en muchas ocasiones un alud de dinero en la vida de uno lo único que hace es estropearla.

    Todos probablemente podemos pensar en personas que han visto cómo su vida se iba literalmente a pique a la llegada de unos cuantos millones. Porque el que no tiene dinero se preocupa de que no lo tiene, pero tiene poco que perder. Sin embargo, quien dispone de mucho dinero empieza rápidamente a descubrir que ha de preocuparse por mantenerlo, por hacerlo crecer, porque otros no se lo quiten, porque los que vienen detrás no lo dilapiden… En definitiva, el dinero es una fuente de preocupación permanente para muchísima gente, pero la fortuna de muy pocos. Escasamente llegan a disfrutarse esas fortunas, porque el nivel de preocupación y desgaste que generan siempre es menor que el nivel de bienestar.

    No tenemos sueños baratos, pero no soñamos a lo grande en el sentido magno de la palabra. Somos, de hecho, bastante mediocres soñando. En nuestros sueños se ponen de manifiesto nuestro hedonismo, superficialidad y materialismo. No soñamos el bien para otros, no soñamos con el contentamiento respecto a lo que tenemos. Aspiramos a MÁS, pero no aspiramos a MEJOR. Y en ese sentido no avanzamos, porque por más años que pasen, da igual cuántas veces se nos enseñe la misma lección, seguimos sin aprenderla.
    La felicidad no está en el dinero.

    La felicidad no está en nuestros sueños, por caros que sean.

    La felicidad está en darle sentido a la vida a través de una relación personal con el Niño de Belén. Ese regalo sí costó verdaderamente caro.

     

     

     

     

    Comentarios (1)

     
    Id Autor/Fecha Comentario
    1

    Adán Quintanar Vargas

    16/12/2013 00:04h

    Amén

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar