Publicidad

Magacín

Domingo 20 DE JULIO

SUPLEMENTO DOMINICAL DE PROTESTANTE DIGITAL

  • Follas novas

     

     

     

    Beatriz Garrido

    Los renglones torcidos de Dios

     
    Los renglones torcidos de Dios
     

    Decía Teresa de Jesús o, ¿por qué no, santa Teresa de Jesús ?, me da lo mismo... a fin de cuentas todos los que somos hijos de Dios somos santos, y, creo que Teresa, ha dado buenas evidencias de ser hija de Dios, aunque -sé muy bien- que algunos no estáis de acuerdo conmigo..... Hay tanta distorsión en este sentido; pero, a veces, olvidamos que "no son todos los que están, ni están todos los que son”.

    27 DE MAYO DE 2007

     
    Retomando el tema, decía esta mujer de Dios, entre algunas de sus frases, que me parecen buenísimas, una que me gusta especialmente: "DIOS ESCRIBE DERECHO CON RENGLONES TORCIDOS". Es realmente buena esta frase, encierra tanto... y, es tan cierta...

    ¿Cuántas veces nos hemos preguntado, ante una situación o incluso- en ocasiones- toda una vida arrastrando una injusticia, por qué?

    Hay muchas personas que piensan que es pecado preguntarle a Dios el porqué de nuestras situaciones, pero...... Recordáis a Job?. En medio del torbellino profundo de su vida, no entendiendo absolutamente nada, le pregunta una y otra vez los porqués a su Señor; ya que no entiende absolutamente nada de lo que le está ocurriendo.

    ¿Recordáis a David?, una y otra vez, los salmos están llenos de porqués. Y, yo me pregunto, ¿porqué "queremos ser más papistas que el Papa?....y......ya puestos, ¿tan fanáticos qué, negamos a los que nos rodean la libertad de preguntarle a Dios- como un niño a su padre- "papá, ¿porqué, no entiendo nada?.......?

     La Biblia, recoge la historia de un hombre llamado Jabes, un hombre al que su madre le pone un nombre muy curioso: " Dolor”.  No sabemos la razón, ¿os podéis imaginar con que amargura debió nacer y crecer ese niño?: " Dolor vete a comprar"....." Dolor se obediente”..... “Dolor, a la cama".......

    La escritura solo recoge un trocito muy pequeño sobre la vida de Jabes, es decir: Dolor.

    "Jabes fue más ilustre que sus hermanos. Su madre le llamó Jabes diciendo: porque lo di a luz con dolor. Y Jabes invocó al Dios de Israel diciendo: ¡Oh, si realmente me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y tu mano estuviese conmigo, y me libraras del mal de modo que no tuviese dolor! Y Dios le concedió lo que le pidió".

    Hace algunos años, circuló por todo el mundo un librito, que muchos se creyeron a "pies juntillas", en donde, tomando esta oración como, digamos, una especie de "amuleto" llegaba a unas conclusiones bastante equivocadas con las que no estoy de acuerdo; pero, tomando la vida de Jabes y su oración sabiamente, e interpretándola a la luz de la Palabra de Dios,  podemos concluir, que este curioso y valiente hombre llamado Dolor, es una de esas personas en las que " Dios escribe derecho con renglones torcidos". 

    Hay muchas cosas en la vida de cada uno de nosotros, que nos parecen tan injustas,..... Incluso, nos parece que Dios se está equivocando y olvidamos que "A los que a Dios aman, todas las cosas ayudan a bien”. ¿Cómo?..... ¿Que esto que, literalmente, me está destruyendo, ayuda para bien?........ ¡¡¡¡Por favor, que alguien me lo explique!!!!!.

     Pues si, queridos, Dios no se equivoca, y- a veces- escribe, con la más absoluta exactitud, las líneas más torcidas o, incluso podríamos decir tortuosas .....pero siempre hay un por que. El versículo que Dios me ha dado durante los últimos meses, es: " El Señor cumplirá su propósito en mi" y, te aseguro que es bien cierto, aunque - a veces- nos cause dolor y..... ya puestos, volviendo a "Dolor", ¿os podéis imaginar que " maletita" llevaba tras sus espaldas llena de dolor, tristeza, amargura, incomprensión.....? Pero, no se quedó ahí, se dirigió a Dios, y, en absoluta confianza, le pidió en humildad, que cambiara para siempre su nombre y su vida, y..... concluye La Palabra de Dios: " Y el Señor le concedió lo que le pidió”.

     Sé muy bien, que, a veces, no ocurren las cosas así de fácil y se escucha un: "espera" o un "no”, o un " bástate mi gracia".....  Es cierto, pero, ¿acaso no es absolutamente real, que somos "cutres" orando o, diciéndolo claramente, tenemos poca fe?....¡¡¡¡caramba!!!!.....a las cosas hay que llamarlas por su nombre.

    ¿Recordáis la oración de Raquel? : " Dame hijos, o muero”.....o la hecha muchos siglos después: " Dame Escocia o muero”??? Esas si eran oraciones osadas!!!!, ¿ ambiciosas? ....... .no, simplemente llenas de fe

    ¿Eres tú una de esas personas que viven observando que, en su vida Dios está escribiendo, pareciera que con renglones torcidos?. Atrévete!!!!...... Lánzate!!! quizá escuches: "todavía te queda tiempo en el desierto", o quizá te está puliendo como el lapidario al diamante, quizá te está preparando para una obra increíble, yo no sé los porqués de mi vida, pero descanso en mi Dios, quién tiene propósito-para todo- en mi camino.

    Y,  ¡ojalá pudiera decir como Jabes: "Y el Señor me dio lo que le pedí" ; pero, sea como sea, procuro no olvidar que todo será para mi bien; porque amo a Dios con todo mi corazón, y....... .El siempre me ha sido fiel y nunca ha faltado a su palabra, además....... ¿por qué no?, me viene muy bien recordar esa frase estupenda de santa o no santa, como tú prefieras, Teresa de Jesús: "DIOS ESCRIBE DERECHO CON RENGLONES TORCIDO

    Autores: Beatriz Garrido


    ©Protestante Digital 2014

     
     



     

     

     

     

    Tu comentario

     
    Deja aquí tu comentario

    Normas de uso

    > Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

    > No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

    > Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar