Publicidad

MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

 

 

Vida espiritual y corrupción

 
¿Cristiano y corrupto? ¿es posible? ¿por qué? Responde Jaume Llenas, pastor y secretario general de la Alianza Evangélica Española, en una entrevista de P. Tarquis.

 

Anterior   Siguiente
 



 

Comentarios (2)

 
Id Autor/Fecha Comentario
2

magda elisa díaz muraira

17/05/2012 23:43h

Hay que enfrentar al enemigo del cielo, al enemigo de la iglesia, al enemigo de nuestros hijos, hay que enfrentar con el bien al mal, hay que predicar con el ejemplo, que nuestros hijos vean en nosotros la verdad, que seamos integros, verídicos, porque la verdad es el único camino para el progreso de nuestro país.

1

Fredy Medrano

17/05/2012 15:26h

Me parece interesante sobre lo que se dice acerca de la corrupcion, puesto que los circulos evangelicos sobre todo en ONGs se han aceptado de manera pasiva el hecho de la corrupcion. Es alentador el hecho de decir que debemos influir en los ambitos de corrupcion, pensando que este hecho no esta excento de las instituciones cristianas, sino dentro del ser humano (Naturaleza pecaminosa), cuando fui consejero de carrera tuve que ver que realmente los cristianos no somos diferentes de otros seres humanos y que tenemos los mismos desafios de integridad.

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 

Publicidad


 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar