Publicidad

Sociedad

 

Para mantener viva su memoria 

 

Holocausto: jóvenes judíos `heredan´ el número familiar

 
Holocausto: jóvenes judíos `heredan´ el número familiar
Eli Sagir, nieta de Joseph Diamant, lleva tatuado en su brazo su número 157622 y el pequeño diamante que simboliza su apellido.
 
Hay decenas de casos en Israel, expuestos en "Numbered" (Numerados), en el que fotografían y graban a supervivientes hablando de su relación con el número que llevaron en el campo de concentración.

12 DE OCTUBRE DE 2012, JERUSALÉN

Alrededor de 4.000 supervivientes del Holocausto tienen aun en su brazo izquierdo los números con los que los nazis los marcaron como a animales. Para que la abominación no se olvide cuando desaparezcan, algunos de sus descendientes se tatúan hoy la misma cifra en su propia piel.

Jóvenes generaciones hacen suyo el tatuaje para no olvidar y, sobre todo, para que nadie olvide lo que pasaron sus ancestros.

POR SORPRESA
El brazo de Ayal Guelles se parece al que tenía su abuelo Abramo Najson hace casi siete décadas: se ha hecho un tatuaje idéntico, en el mismo lugar, con los mismos caracteres, el mismo número: A-15510, la leyenda con la que un alemán le marcó en el campo de exterminio de Auschwitz.

"Es un símbolo de mi fuerte conexión con mi abuelo, su herencia. Pero también tiene otro significado más abstracto: una denuncia de cómo convertimos a las personas en objetos", explica este joven de Tel Aviv de 28 años.

"Llevaba pensándolo mucho tiempo pero, un día, vi como marcaban una vaca y decidí hacérmelo", aseguró.

Cuando regresó a Israel le mostró a su abuelo su brazo. No le gustó, pero entendió que era su forma de impedir que se olvidase su historia.

Y CON PERMISO
El caso de Eli Sagir es diferente. Ella pidió permiso a su abuelo, Joseph Diamant, para copiar su número, el 157622, al que añadió un pequeño diamante que representa su apellido.

Su madre, hermano, tío y primo también se grabaron la cifra.

PERO SIEMPRE POR LA MEMORIA
"Cuando se lo mostré, mi abuelo lloró y me besó el brazo. Me preguntó por qué lo había hecho. Le dije que, cuando tenga hijos, me preguntarán qué es y yo les contaré. Y así ganaremos tiempo, prolongaremos su memoria", dijo a Efe esta joven de 21 años, que ahorra para pagarse estudios universitarios.

Su abuelo murió hace año y medio y la marca permanente en su brazo evita que se desdibuje su recuerdo.

Diamant estuvo dos años en Auschwitz, los últimos, fue uno de los pocos que sobrevivió hasta que los aliados liberaron el campo, pero perdió allí a sus padres y tres hermanos. Ella se tatuó después de visitar Auschwitz y Birkenau donde, siguiendo un mapa que le hizo su abuelo, encontró su litera.

Continuamente le preguntan por esos números y ella aprovecha para contar y asegurarse de que nadie olvide el genocidio perpetrado.

"NUMBERED" (NUMERADOS)
Aunque no es un fenómeno de masas, hay decenas de casos en Israel, algunos de los cuales han sido expuestos por Dana Doron y Uriel Sinai en su proyecto "Numbered" (Numerados), en el que han fotografiado y grabado a supervivientes hablando de su relación con el número.

Con "Numbered", Doron y Sinaí tratan de reflejar cómo los supervivientes se relacionaban con ese pedazo de Auschwitz incrustado en su brazo.

Cuando empezaron a fotografiarlos, en 2008, se calculaba que había unas 10.000 personas en el mundo con la marca nazi y hoy se estima que quedarán solo unos 4.000.

"Es un monumento vivo que está desapareciendo. Son personas que han tenido una experiencia única y han estado expuestos por el número toda la vida: todo el que lo ve sabe por lo que han pasado", dice Dorón.

Algunos, sobre todo en los años inmediatamente después del Holocausto, vivían el número como una vergüenza, lo escondían, nunca vestían manga corta.

Otros le cogieron cariño, era la prueba de su heroísmo, de su resistencia y fuerza, y algunos lo usan como contraseña de su caja fuerte.

Unos lo muestran con orgullo, incluso con arrogancia y disfrutan enseñándolo de forma provocadora cuando viajan a Alemania.

Controvertido y desgarrador, con su significado de supervivencia pero, también, de muerte, este potente símbolo ha empezado, sorprendentemente, a prolongar su vida en la piel de las nuevas generaciones.

GENERACIONES DE MEMORIAS CRUZADAS
Pero además de los supervivientes marcados y numerados, con este trabajo descubrieron cómo jóvenes generaciones hacen suyo el tatuaje para no olvidar y, sobre todo, para que nadie olvide lo que pasaron sus ancestros.

"Los motivos que les llevan a recordar así el trauma de sus antepasados son muy personales. Una, por ejemplo, decidió heredar la marca a los pocos días de morir su padre, con el que nunca había hablado del campo de concentración. Fue un último intento de que no se le escapase, de reforzar su conexión con él", explicó Dorón.

Un joven soñó con tatuarse y, a la mañana siguiente, lo hizo. Otro, sencillamente, quería hacerse un tatuaje y pensó que el número de su abuelo era lo único que le permitirían sus padres. Dos hermanas religiosas compraron brazaletes de oro con el número a sus diez hijos después de que uno pidiese permiso para tatuárselo, algo prohibido por el judaísmo.

"Para algunos es una forma de expresar ira, para otros una garantía de que nunca olvidarán y, para algunos, es un modo de establecer un fuerte lazo emocional con su pasado o de tratar de dar sentido a una historia horrible", añade la directora.

"Un superviviente nos contó cómo su nieto, de 16 años, le ha pedido extirpar el trozo de piel que tiene el número cuando su abuelo fallezca", explica Sinaí.
 

Fuentes: Efe

Editado por: Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Comentarios (4)

 
Id Autor/Fecha Comentario
4

Frank

11/11/2013 20:18h

´Valentía, dignidad, memoria.

3

Miguel Angel

13/10/2012 10:33h

Es una manera heroica de preservar la historia, porque solo los valientes llevarían consigo un número tatuado en su piel, con el cual unos foragidos pretendían identificar y exterminar al pueblo de Dios. Bendiciones a los hijos de Israel!!!!

2

sarogava

13/10/2012 10:33h

Muy bueno

1

Anónimo

13/10/2012 10:33h

gracias por la noticia

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

'Siete palabras’ (Jesús en la cruz, S. Park)

Stuart Park, evangélico de rigurosa formación teológica y filológica acaba de publicar el breve libro “Siete Palabras” (Ed. Camino Viejo, Valladolid. Sigue la traducción RV60: “Padre, perdónalos, p...

El Dios de la ternura: Carlos Duarte (poemas)

Carles Duarte, poeta catalán de larga trayectoria y reconocimiento. Deleitó a los asistentes como rapsoda, con su altísima poesía de trasfondo bíblico, fil osófico y espiritual que leyó en traducci...

¡Que Jesús entre en la Iglesia! A. Sampedro

Entrevista al compositor y conferenciante Alex Sampedrol, recientemente nombrado nuevo director para Especialidades Juveniles España/Europa, sobre la realidad de la iglesia y los jóvenes, que ha re...

Santiago en carta y música: Samuel Arjona

Entrevista a Samuel Arjona sobre "A Cielo Abierto", lanzado el pasado otoño. se inspira en la carta de Santiago. Samuel Arjona se rodea de músicos de gran calidad y reconocidos colaboradores (Franc...

Cristianos en la radio y radios cristianas

Viviana Rivero, Roberto Velert y Julio Pérez. Debate con la la escritora Viviana Rivero, creyente con éxito en el mundo editorial que aparece con frecuencia y gran audiencia en medios de su país; R...

Jesús y el fin del sueño de Lennon: José de Segovia

Entrevista a José de Segovia sobre el libro de Foenkinos sobre la biografía de John Lennon "El sueño se acabó". ¿Quién fue realmente Lennon? es la pregunt a que intenta responder este libro. Sin du...

Escrito en piedra, Dios como autor: D. Jándula

Conferencias del escritor Daniel Jándula con el tema “Escrito en piedra”, en el encuentro de la Alianza de Escritores y Comunicadores Evangélicos (Adece) que celebró su encuentro anual el pasado 4 ...

'Soy egoista', libro de Edmundo Hernández

Entrevista a Edmundo Hernández, mexicano afincado en España, líder juvenil, músico, y autor del libro "Soy egosita". Una entrevista de Daniel Oval en Espacio Joven.

El Giralt-Miracle más íntimo y espiritual

El crítico de arte, historiador e impulsor cultural Daniel Giralt-Miracle recibió este pasado 4 de abril el premio Personalidad del Año, concedido por la Alianza de Escritores y Comunicadores Evang...

Entrevista a Daniel Giralt-Miracle

El crítico de arte, historiador e impulsor cultural Daniel Giralt-Miracle recibió este pasado 4 de abril el premio Personalidad del Año, de la Alianza de Esc ritores y Comunicadores Evangélicos. Le...

El camino espiritual de Los Beatles

El periodista y teólogo José de Segovia, nos habla del "Evangelio según los Beatles" al hilo del libro sobre John Lenon que ha escrito David Foenkinos en la biografía "El sueño se acabó". Una entre...

'Jesus on the web': Israel Montes

Los jóvenes de la Iglesia Evangélica de Ponferrada, han programado una interesante semana evangelística en las redes sociales creando “Jesus on the web”. Una entrevista a Israel Montes de Daniel Ov...

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar