Publicidad

Tu Blog

 

Venezuela 

 

Características de los servidores

 
Características de los servidores
 
 Orlando Carmona 

18 DE ABRIL DE 2012

En el libro de los Hechos de los Apóstoles 6:1-7 se nos presenta un conflicto entre dos grupos sociales: los helenistas judíos de habla griega, que eran gente de paso o vueltos del extranjero, y los hebreos nacidos en Palestina y que hablaban el arameo.

De este conflicto el evangelista Lucas nos llena de muchas enseñanzas, sobre todo para aquel que quiera “servir”.

Los que propician el conflicto son los recién convertidos “helenistas”. Hacia adentro, el problema aparentemente parece trivial y sin mayor importancia: se quejan de la discriminación que sufren las viudas a la hora del reparto de la comida. En realidad el problema era mucho más de fondo, como se verá después. Esta queja provoca una reunión general. Los doce apóstoles proponen una solución que es aceptada por todos:  “La elección de siete servidores”  para que atendieran a las necesidades materiales de las viudas, porque los apóstoles tenían un ministerio más importante que hacer, como predicar la Palabra de Dios.

Para ello, estos siete servidores deberán contar con tres características para el inicio de su ministerio y del cual muchos de ellos se dedicaban también al anuncio de la Palabra como Esteban  (Hch. 6:8)  y Felipe  (Hch. 21:8) . Estas características, según los apóstoles, son:

  1. Buena Fama: No significa ser una persona reconocida, significa ser seguidora de Dios. Él no mira nuestro pasado, le interesa nuestro presente para caminar hacia un futuro donde podamos estar en su Reino compartiendo la gloria eterna. Dios nos dice: “Yo era quien por mi cuenta borraba tus crímenes y no me acordaba de tus pecados” (Is. 43:25). La fama que debemos tener es de ser aquella persona que busca cada día al Señor y que ese buscar sea motivo apara dejar atrás todo lo malo, lo que nos estorba en nuestra vida.
 
  2. Dotados de Espíritu: En hebreo significa Rûaj, que designa el soplo o el viento. Cada servidor debe estar habilitado por el Espíritu de Dios, que se une a Él para provocar el grito de la oración filial, para unirlo al Señor y formar con Él un solo Espíritu (1 Cor. 6:17), de esta forma quedará totalmente renovado. Los servidores, al igual que el grupo de los siete, renacieron por el Espíritu y de allí entonces pueden ofrecer el culto en Espíritu y verdad (Jn. 3:6).
 
  3. Sabiduría: La traducción al griego nos señala a una persona que es “prudente, sensata”. En la fuente de la sabiduría se encuentra el don divino que es el temor de Dios (Is. 11:2).
  Dios llamó, no a los sabios de este mundo, sino a los más pequeños (Mt. 11:28-30). Es por ello que ha condenado la sabiduría humana que pretende saberlo todo (1 Cor. 1:19 ss) y ofrece la salvación mediante la locura de la Cruz. Todo servidor puede de lo alto recibir la sabiduría (Ef. 1:8,17), puede por lo tanto gustar y comunicar las realidades espirituales y se comporta con moderación, prudencia y sensatez (Ef. 5:15; Col 4:5).
 
 
  Todo servidor, al igual que “los siete”, debe contar con estas tres características que lo distingue de los demás. Servir al Señor y servir a todos exige entrega de parte de nosotros, una entrega que muchas veces duele y puede llegar inclusive hasta la muerte. Nuestra Iglesia necesita de servidores que cada día busquen la conversión personal, que el Espíritu Santo esté con ellos, y que sean sabios en la proclamación de la Palabra de Dios, dando testimonio de ella.
 
 
 
  Orlando Carmona - Ministro de la Palabra y Catequista Católico – Venezuela
 
 
 
   Nota de la Redacción : como dicen las normas de “Tu blog”, esta sección está abierta a personas que no forman parte de la fe evangélica, siempre que su contenido no choque con aspectos esenciales de la identidad cristiana protestante de esta publicación; pero es importante recordar -como siempre hacemos con todos nuestros colaboradores- que el contenido de los artículos no refleja ni tiene que coincidir necesariamente con el punto de vista de la redacción de Protestante Digital.
 
 

Editado por: Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Comentarios (1)

 
Id Autor/Fecha Comentario
1

Rosa Jordán de Franco

25/04/2012 18:54h

Me parece que el cristiano servidor, debe tener el llamado y el don de servir. El llamado incluye, por supuesto, el ser lleno y guiado por el Espíritu Santo. El don de servir es un regalo especial, ya sea como don sobrenatural o natural. Pero todo cristiano debería servir de alguna manera, o, mejor dicho, de todas maneras, pues servir es sumamente satisfactorio. Como alguien dijo, 'el cristiano que no sirve, no sirve'. Pero es Dios quien da el querer y el hacer, para bien del prójimo y para Su gloria.

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

Amor y pareja (3): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Amor y pareja (2): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Amor y pareja (1): J.A. Monroy

Una serie de Juan Antonio Monroy (desde El Heraldo de la Verdad) en la que aborda desde todas sus perspectivas el hecho del amor en la pareja, hombre y mujer, noviazgo y matrimonio.

Cómo combatir la soledad (M.J. Núñez)

Dice la psicóloga María Jesús Núñez: "Las consultas de psicología están llenas de personas que se sienten solas, decepcionadas, que se resisten a romper una relación por miedo a la soledad posterio...

Heller Gzlez., de cura a pastor anglicano

Heller González Pena, responsable de la Iglesia anglicana El Renuevo en A Coruña (Galicia), es de nacionalidad cubana. Allí estudiaba para sacerdote católico, pero tuvo una experiencia que le llevó...

Soledad y soledades (Mª Jesús Núñez)

Una entrevista a María Jesús Núñez Dios psicóloga, y escritora, sobre la soledad en nuestro tiempo. ¿Qué es? ¿por qué se produce en el siglo de la comunicacióin? ¿hay diferentes tipos de soledad? ¿...

Cumbre iDeo, jóvenes y Dios: A. Sampedro

Por primera vez en España se celebra la Cumbre Ideo de Especialidades Juveniles (5-6 de septiembre, Madrid), un ministerio dedicado al ministerio juvenil, cuyo director regional en Europa es Alex S...

Johnny Cash, profeta de la Gracia (José de Segovia)

El cantatutor Johnny Cash, "el hombre de negro", en su última etapa, hace una reflexión profunda de la fe, la vida cristiana, el sentido de la iglesia como comunidad y en especial de la Gracia de D...

El tiempo perfecto de Dios (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la verdad", nos habla de la historia de Jesús y la higuera que no daba fruto, aplicando este relato del Evangelio al concepto de tiempo perfecto p...

Cash, el hijo pródigo (José de Segovia)

Seguimos hablando de Johnny Cash con José de Segovia, y en esta segunda entrevista nos encontramos con el Cash cuya fe atraviesa caminos oscuros y tortuosos, pero que siempre lucha de alguna forma ...

Tiempo imperfecto (J.A. Monroy)

Juan Antonio Monroy, en su programa "El Heraldo de la Verdad", nos habla sobre tiempo imperfecto y tiempo perfecto.

¿Por qué ser virgen hasta el matrimonio?

Dice Will Graham: "Imaginaos que estáis casados. Vuestro cónyuge os pregunta: “¿Por qué me eres tan fiel?” Y respondéis, “Bueno, cariño, porque no quiero contraer enfermedades sexuales, ni tener un...

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar