Publicidad

Tu Blog

 

España 

 

El cristiano disfrazado

 
El cristiano disfrazado
 
 Ramón Camacho Vinader 

13 DE AGOSTO DE 2013

En un principio iba a titular este artículo como "El Cristiano egocéntrico", pero hace unas horas decidí cambiarle el título por razones que más adelante expondré.

Cuántas veces habremos escuchado o leído Santiago 1:22-23:  “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos .Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural” .

Los que conocen la Palabra pero no la llevan a la práctica, antes o después son descubiertos, ya se encargará nuestro Señor, pues Él sabe de qué están llenos nuestro corazón y nuestra alma, nos conoce, sabe cómo realmente somos. Es por eso que los únicos engañados son tan solo ellos mismos.

Cualquiera puede aprenderse la Palabra, pero solamente los verdaderos hijos de Dios la llevan en su interior y consiguen ponerla en práctica, aunque eso no quita que a veces tengamos fallos. Todos los hemos tenido, tenemos y tendremos, pero al ser llenos del Espíritu tenemos al mejor aliado y el mejor guía, pues a veces nos corrige, otras nos hace ver lo mal hecho, y otras nos hace percatarnos de ellos antes de ni siquiera ser conscientes de hacerlos.

La primera acción que debemos realizar es ceder, todos lo sabemos; desplazar el yo para que el Espíritu ocupe ese lugar y empezar así la nueva vida en Cristo.

Pero, ¿qué pasa cuando no desplazamos ese Yo y ponemos a su lado solo la sabiduría de la Palabra sin el Espíritu? Que nos convertimos en personas que viven en un eterno carnaval, con un disfraz muy peculiar: el disfraz de cristiano.

Llegados aquí, el porqué del cambio de título: charlando por teléfono con un amado hermano en fe al cual tengo mucho aprecio, se interesó por el estudio que estaba haciendo y, después de conocer cuál era el tema y conocer de antemano el tipo de prédicas a las que estoy acostumbrado, me dio una referencia, diciéndome que escuchara tan solo el mensaje. Hasta aquí no la había utilizado, me ha sido de mucha utilidad para seguir con este estudio (gracias, hermano, el señor te siga bendiciendo).

Sigamos. Dice en 2ª Corintios 11:14-15:  “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia, cuyo fin será conforme a sus obras” . Se nos muestra que el mismísimo Satanás se disfraza de ángel de luz con el único fin de no ser reconocido, con un disfraz que oculta la realidad interior, un disfraz de luz escondido dentro de la autentica luz.

Para el disfrazado de  cristiano  solo hay un final y es la muerte. Se viste de bueno, de celestial, de bondadoso, de paciente, con el único fin de hechizar al verdadero cristiano. Sólo son amadores de sí mismos, absolutamente egocéntricos. Gracias a Dios existe una medicina eficaz y son las Escrituras, las mismas que estos hombres y mujeres usan, con la diferencia de que ellos no las practican. Donde hay justicia ven injusticia, donde hay verdad ven mentira, donde hay exhortación ven ataques personales; consciente o inconscientemente siguen hechizados maquillando lo carnal de piedad, amor y comprensión.

No es posible decir  “¡He aceptado al Señor, soy cristiano!”  y no cambiar, ya lo sabemos. Desde el momento que aceptamos el no dar la espalda a la Cruz, nuestras vidas cambian. Lo hemos experimentado, pues es un sinsentido aceptar al Salvador y no cambiar y seguir en la carne. Ellos siguen siendo amadores de sí mismos, del mundo, son egocéntricos, engañadores, manipuladores, chismosos. Muestran una oscuridad disfrazada de luz  (Lucas 1:33, “Nadie pone en oculto la luz encendida, ni debajo del almud, sino en el candelero, para que los que entran vean la luz”) . Ocultan su disfraz de luz y no lo exponen, porque todo lo que se expone queda a la vista y se examina, y si examinamos atentamente descubriremos su disfraz.
Es necesario que de nuevo mostremos que estamos nacidos en el Señor  (Lucas 6:46, “¿Por qué me llamáis ‘Señor, Señor’, y no hacéis lo que yo digo?”).  Una de las consecuencias la tenemos en Mateo 7:21:  “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hacen la voluntad de mi Padre que está en los cielos” . Hay quien se autojustifica diciendo  "soy salvo" , cuando realmente no es así, pues la exposición de sus actitudes demuestran lo contrario: orgullo, enojo, susceptibilidad, compasión sólo hacia ellos mismos, depresión, malhumor…

En Proverbios 14:30 se nos dice: “ El corazón apacible es vida de la carne; mas la envidia es carcoma de los huesos ”. La envidia, los celos por los demás o la codicia son actitudes desagradables ante Dios, y en Proverbios 3:7, dice:  “No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal” .

El termino  egocentrismo  está definido como:
“Egocentrismo es la característica que define a una persona que cree que sus propias opiniones e intereses son más importantes que las de los demás. Parte de la idea de hegemonía de sus pensamientos, opiniones, decisiones, creencias y razonamientos. Sus intereses son primero y más importantes que el resto. El mundo gira alrededor de su individualidad y lo que no se ajusta a él es rechazado y desvalorado por su opinión.
Egocentrismo es la exagerada exaltación de la propia personalidad, hasta considerarla centro de la atención y actividad generales.

Nunca puede un egocéntrico, con sus mentiras, llegar a ser  cristiano , por mucho que predique, por muchos que escuchen sus “verdades”, por mucho que cambie el mensaje de la Palabra para usarla en su provecho. Debe dejar su necedad y humildemente arrodillarse y pedir perdón; dejar de ocupar el lugar del Espíritu en su interior.

Recordemos y reflexionemos cómo llamaba Pablo a los creyentes de Corinto: ¡carnales!, pues estaban llenos de envidias, conflictos, seguían con borracheras y un sin fin de inmoralidades. Sí, habían recibido al Señor y los dones del Espíritu, pero con sus actitudes, ¿cómo osaban llamarse cristianos si seguían actuando conforme a la carne? No seamos los corintios del siglo XXI.


Ramón Camacho Vinader - España
 

Editado por: Protestante Digital 2014

 
 



 

 

Tu comentario

Deja aquí tu comentario

Normas de uso

> Esta es la opinión de los internautas, no de Protestantedigital.com

> No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

> Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Publicidad


MULTIMEDIA

Ver + MULTIMEDIA
 

'Siete palabras’ (Jesús en la cruz, S. Park)

Stuart Park, evangélico de rigurosa formación teológica y filológica acaba de publicar el breve libro “Siete Palabras” (Ed. Camino Viejo, Valladolid. Sigue la traducción RV60: “Padre, perdónalos, p...

El Dios de la ternura: Carlos Duarte (poemas)

Carles Duarte, poeta catalán de larga trayectoria y reconocimiento. Deleitó a los asistentes como rapsoda, con su altísima poesía de trasfondo bíblico, fil osófico y espiritual que leyó en traducci...

¡Que Jesús entre en la Iglesia! A. Sampedro

Entrevista al compositor y conferenciante Alex Sampedrol, recientemente nombrado nuevo director para Especialidades Juveniles España/Europa, sobre la realidad de la iglesia y los jóvenes, que ha re...

Santiago en carta y música: Samuel Arjona

Entrevista a Samuel Arjona sobre "A Cielo Abierto", lanzado el pasado otoño. se inspira en la carta de Santiago. Samuel Arjona se rodea de músicos de gran calidad y reconocidos colaboradores (Franc...

Cristianos en la radio y radios cristianas

Viviana Rivero, Roberto Velert y Julio Pérez. Debate con la la escritora Viviana Rivero, creyente con éxito en el mundo editorial que aparece con frecuencia y gran audiencia en medios de su país; R...

Jesús y el fin del sueño de Lennon: José de Segovia

Entrevista a José de Segovia sobre el libro de Foenkinos sobre la biografía de John Lennon "El sueño se acabó". ¿Quién fue realmente Lennon? es la pregunt a que intenta responder este libro. Sin du...

Escrito en piedra, Dios como autor: D. Jándula

Conferencias del escritor Daniel Jándula con el tema “Escrito en piedra”, en el encuentro de la Alianza de Escritores y Comunicadores Evangélicos (Adece) que celebró su encuentro anual el pasado 4 ...

'Soy egoista', libro de Edmundo Hernández

Entrevista a Edmundo Hernández, mexicano afincado en España, líder juvenil, músico, y autor del libro "Soy egosita". Una entrevista de Daniel Oval en Espacio Joven.

El Giralt-Miracle más íntimo y espiritual

El crítico de arte, historiador e impulsor cultural Daniel Giralt-Miracle recibió este pasado 4 de abril el premio Personalidad del Año, concedido por la Alianza de Escritores y Comunicadores Evang...

Entrevista a Daniel Giralt-Miracle

El crítico de arte, historiador e impulsor cultural Daniel Giralt-Miracle recibió este pasado 4 de abril el premio Personalidad del Año, de la Alianza de Esc ritores y Comunicadores Evangélicos. Le...

El camino espiritual de Los Beatles

El periodista y teólogo José de Segovia, nos habla del "Evangelio según los Beatles" al hilo del libro sobre John Lenon que ha escrito David Foenkinos en la biografía "El sueño se acabó". Una entre...

'Jesus on the web': Israel Montes

Los jóvenes de la Iglesia Evangélica de Ponferrada, han programado una interesante semana evangelística en las redes sociales creando “Jesus on the web”. Una entrevista a Israel Montes de Daniel Ov...

 

TÉRMINOS Y CONDICIONES

1.- Para poder ser publicadas, las Cartas se enviarán firmando con el nombre y los dos apellidos, y rellenando todos los campos marcados con asterisco.

2.- El contenido no podrá exceder un máximo de 1800 caracteres (~ 350 palabras, el gestor frena automáticamente una carta que se envíe con más caracteres). No se admitirá que una opinión más extensa se divida en varias cartas (sólo se publicará la primera de ellas)

3.- Si se publica, solo figurará el nombre y la firma del remitente, ningún otro dato personal.

4.- En las cartas que hagan alusiones personales o institucionales, sólo se admitirán aquellas que traten cuestiones o información del contenido publicado en Protestante Digital (nunca fuera de nuestro medio) y que tengan relación directa con el tema tratado en Protestante Digital.

5.- Dentro de las normas y la libertad de expresión, pedimos el máximo nivel de respeto y de educación en los términos y calificaciones, centrando las opiniones en las cuestiones ideológicas y el debate de posturas y dejando de lado aspectos personales o los juicios de valor.

6.- La publicación de la carta es independiente de que su contenido coincida o no con la Redacción de Protestante Digital.

7.- No se publicarán enlaces externos, direcciones de twitter o facebook, que se envíen como parte de la carta.

8.- Se valorará la calidad de la carta, especialmente una aportación diferente a las ya realizadas, de manera que no se publicarán cartas que reiteren exageradamente puntos de visto ya expuestos previamente, obvios, o de sobra conocidos. Se espera cierta creatividad, imaginación y originalidad en las aportaciones de los lectores.

9.- Se pide centrar los comentarios en el tema central de la noticia o el artículo. Las opiniones estilo "trolls" que desvían automáticamente el debate a temas conflictivos, creando tensión innecesaria no serán publicadas; y si esta actuación es reiterada estos autores serán bloqueados.

10.- La aceptación de las cartas no es automática, sino previa valoración por el equipo de la Redacción de Protestante Digital, que puede aprobar su contenido, extractarlo eliminando aquello que no cumpla las presentes normas, o denegando su publicación (en cuyo caso no aparecerán publicadas). Intentamos que este periodo sea en general inferior a las 24 horas, y en todo caso menos de 72 horas.

11.- No se mantendrá correspondencia con los autores.

12.- Enviar la Carta confirma la aceptación total de estos términos y condiciones.

13.- Evidentemente, muchos (no todos) de los aspectos mencionados en estas normas tienen un componente subjetivo inevitable. Estamos convencidos de no acertar siempre en nuestros criterios, pero podemos asegurar que sí intentamos ser objetivos, justos y ecuánimes hasta donde nos es posible y somos conscientes.

 

Si nuestra actuación no es correcta a juicio de algún lector, le transmitimos nuestro pesar y les animamos a no dejar de manifestar sus opiniones intentando ceñirse al máximo a los términos y condiciones presentes.

 

Muchas gracias.

 

 

Cerrar