La justicia obliga a Blackpool a pedir perdón a Franklin Graham y a pagar una multa por discriminación

El Ayuntamiento de la ciudad tendrá que compensar con más de 126.000 euros a los organizadores del Festival de la Esperanza de Lancashire por retirar la publicidad de los autobuses públicos.

Redacción PD

BLACKPOOL · 21 DE JULIO DE 2021 · 11:35

El presidente de la Asociación Evangelística Billy Graham, organizadora del Festival de la Esperanza de Lancashire en 2018, Franklin Graham. / Facebook Franklin Graham,
El presidente de la Asociación Evangelística Billy Graham, organizadora del Festival de la Esperanza de Lancashire en 2018, Franklin Graham. / Facebook Franklin Graham

Fin del caso sobre la publicidad del Festival de la Esperanza de Lancashire de 2018 en los autobuses públicos de Blackpool. La justicia ha obligado al Ayuntamiento de la ciudad a pedir perdón públicamente y también tendrá que pagar una multa de 126.189,86 euros (109.000 libras esterlinas) a los organizadores del evento en concepto de honorarios legales (97.201,86€) y como “satisfacción justa” (28.929,13€).

En su disculpa, disponible en su página web, el consistorio ha tenido que reconocer que los anuncios del festival “no eran ofensivos” y que “al eliminar los anuncios” no tomaron en cuenta “el hecho de que esto podría ofender a otros miembros del público” y que con su actitud sugirieron que “algunas voces no deben ser escuchadas”. Además, lamentan “no haberlo consultado con los organizadores antes de tomar la decisión”.

Discriminamos al Festival de la Esperanza de Lancashire debido a las creencias religiosas de Franklin Graham y, al hacerlo, interferimos con el derecho a la libertad de expresión del Festival de la Esperanza de Lancashire. Nos disculpamos sinceramente con los organizadores del evento por el malestar y las molestias causadas”, aseguran desde el Ayuntamiento de Blackpool.

Violación de la Ley de Derechos Humanos de Reino Unido de 1998

Cuando en 2018 la ciudad decidió retirar la publicidad del evento de los autobuses públicos, justificó la medida como necesaria a causa de la “tensión elevada” que se había generado después de que grupos LGTBI protestasen en las redes sociales contra la visión de la sexualidad defendida por Graham. “Es el resultado de haber escuchado y de haber actuado según la interacción con el público”, señalaron entonces desde la compañía municipal de transporte de Blackpool, asegurando también que la ciudad es “un orgulloso seguidor de los colectivos LGTBI”.

A pesar de no contar con los anuncios en los autobuses públicos, unas 200 iglesias de la zona promocionaron el Festival de la Esperanza de Lancashire y 9.000 personas acabaron asistiendo al evento, según la organización.

La justicia obliga a Blackpool a pedir perdón a Franklin Graham y a pagar una multa por discriminación

Imagen de uno de los anuncios del evento en un autobús de Blackpool, antes de ser retirados. / Archivo

Según la jueza del Tribunal del Condado de Manchester Claire Evans, que ha seguido el caso, Blackpool violó la Ley de Derechos Humanos del Reino Unido de 1998 y mostró “un desprecio total por la libertad de expresión”, dando “preferencia a los derechos y opiniones de una parte de la comunidad” sin tener en cuenta a los organizadores del festival ni a las personas que sí están de acuerdo con la visión de la sexualidad de Graham.

“Una sociedad pluralista tolerante permite la expresión de muchas creencias diferentes y, a veces, diametralmente opuestas”, ha señalado la jueza.

“Es un momento importante para la libertad religiosa en Reino Unido”

Desde la Asociación Evangelística Billy Graham han valorado de manera positiva el desenlace del proceso judicial en Blackpool. “Es un momento importante para la libertad religiosa en Reino Unido”, ha asegurado el presidente y director ejecutivo de la institución, Franklin Graham, en declaraciones a Christianity Today.

“Damos gracias a Dios por el resultado final de este caso y por lo que significará para las iglesias y los cristianos de todo el Reino Unido en los años venideros. Debe proclamarse la Buena Nueva de Jesucristo. Mi oración es que este caso anime a los cristianos a mantenerse firmes”, ha añadido.

El Ayuntamiento de Blackpool ha modificado su política de publicidad en los autobuses públicos. La nueva normativa advierte de que serán rechazados los anuncios “que puedan causar una ofensa generalizada o grave a los miembros del público”, pero también remarca que la ciudad está “plenamente comprometida con el cumplimiento de sus obligaciones en virtud de la Ley de Derechos Humanos de 1998”.

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Internacional - La justicia obliga a Blackpool a pedir perdón a Franklin Graham y a pagar una multa por discriminación